El tejo, deporte que busca arraigarse en Antioquia

El tejo, deporte que busca arraigarse en Antioquia

El juego ancestral de tradición boyacense tiene en el departamento 24 clubes y 50 canchas.

Tejo en Antioquia

Aunque tienen rituales distintos antes de lanzar, casi todos los jugadores lo hacen con la misma técnica: un paso corto hacia adelante, al tiempo que balancean su brazo hacia atrás.

Foto:

Ricardo Velásquez Restrepo

Por: Ricardo Velásquez Restrepo
05 de noviembre 2019 , 06:30 a.m.

Oscar Jaramillo se prepara para lanzar el tejo. Balancea su brazo derecho hacia atrás y adelante seis veces. Se detiene, lo pone frente a su nariz y lo mira fijamente por dos segundos. Lleva otra vez su brazo completamente estirado hacia atrás, al tiempo que avanza un paso con el pie izquierdo.

Luego, hace lo mismo con el pie derecho a la vez que balancea su brazo hacia al frente y, como si fuera arrastrado por el peso del tejo, se desprende unos centímetros del suelo, dando un salto como una bailarina de ballet.

El disco metálico vuela por los aires hasta llegar al lado opuesto e incrustarse en la greda. “¡Eso hp!”, grita emocionado porque el tejo cayó dentro del objetivo. Sus compañeros también aplauden y gritan. Pero todavía no cantan victoria.

Ansiosos, esperan a que el juez revise que el disco haya quedado en la posición correcta. El juez se agacha, observa detenidamente mientras hace las medidas correspondientes. Se levanta, mira a los jugadores y con su mano marca los seis puntos que vale ese lanzamiento. Los compañeros de Oscar corren a abrazarlo.

(También le puede interesar, Así fue la primera vez de exguerrilleros en un estadio de fútbol)

En la Unidad Deportiva de Barbosa, 18 equipos disputan desde las 8:30 de la mañana el Torneo Intermunicipal de Tejo, organizado por la Liga Antioqueña. Clubes de El Retiro, La Ceja, Rionegro, Medellín, Envigado, Itagüí, Bello, Copacabana y Barbosa son los que compiten.

Al ritmo de música carranguera, vallenato, tangos y boleros los jugadores calientan sus lanzamientos. Mientras tanto, los espectadores comen buñuelo, arepa con chorizo o simplemente se toman un periquito.

El año pasado el deporte del tejo o turmequé, como se llamó originalmente, fue proclamado Patrimonio Cultural e Inmaterial de la Nación gracias a un proyecto de Ley aprobado por la Cámara de Representantes.

Tejo en Antioquia

El tejo, que los indígenas jugaban en el pasado con discos de oro, pasó a ser de metal.

Foto:

Ricardo Velásquez Restrepo

Según Aldemar Monroy, quien juega tejo desde que tenía 11 años y lo sigue jugando a los 78, “es importante que se haya proclamado patrimonio Nacional porque es algo que tenemos. Es una cosa noble, que no ha sido importada, sino que nació aquí en Colombia. Nuestros ancestros disfrutaban de su ejercicio físico que se llamó Turmequé y que lo jugaban con discos de oro”.

El tejo es un deporte autóctono que tiene sus orígenes en Turmequé, un municipio del departamento de Boyacá. Un pueblo que existe desde la época prehispánica y que en su plaza central tiene un monumento hecho de cobre de un cacique indígena lanzando un tejo.

El tejo es un deporte autóctono que tiene sus orígenes en Turmequé, un municipio del departamento de Boyacá

En 1954 este fue incluido en los Juego Nacionales. Así pasaría de ser una actividad recreativa a un deporte competitivo. Ese mismo año se crearía la Liga de Tejo de Cundinamarca, que sería la primera del país y daría paso a la Federación Nacional.

En Antioquia, afirma Gustavo López, presidente de la Liga Antioqueña de Tejo, existen 24 clubes. Cada uno tiene entre 20 y 25 integrantes. Y hay alrededor de 50 canchas en el departamento.

En el 2017 la Liga Antioqueña cumplió 50 años

López, en Antioquia hay un buen nivel de tejo, especialmente en Itagüí, Bello y todo el Oriente. Pero a pesar de tener unos excelentes tejistas no hay tan buen nivel como en otras partes del país.

“Es que en diferentes lugares es casi obligatorio jugar tejo, lo enseñan en las instituciones educativas. En cambio, aquí hay que pelear para que nos dejen llevar esta disciplina a los colegios”, agrega.

En el 2017 la Liga Antioqueña cumplió 50 años. Fue condecorada por la Gobernación con la medalla Mariscal Robledo Grado Oro y por el Concejo de Medellín con la Juan del Corral, tabién Grado Oro.En el mismo año, la selección del departamento logró ser campeona juvenil, sub-25 y de mayores. Algo que nunca se había alcanzado en los 58 años de historia que tiene los Juegos Nacionales.

Los olímpicos del tejo

En el coliseo de tejo de la Unidad Deportiva de Barbosa se escucha la pólvora explotar. Son las 11 de la mañana y los equipos se disputan el pase a las semifinales.

“¡Buena, marrano!”, “¡hágale papito!”, “¡dale compa!”, es lo que se gritan entre los jugadores mientras los discos de metal son lanzados de un lado a otro. Algunos chocan con las mechas, otros solo quedan incrustados en el barro.


Para López el torneo que realizan son los ‘olímpicos del tejo’, aunque en realidad se trata del torneo intermunicipal en el que compiten diferentes municipios de Antioquia.

Los otros certámenes son los Juegos Departamentales, organizados por Indeportes Antioquia; los Juegos Nacionales y los Juegos Nacionales Interclubes.

El tejo es un estilo de vida, es un deporte integral. Uno utiliza desde el cerebro hasta la punta del pie izquierdo que es la última parte que uno mueve jugando tejo

Para muchas personas el tejo consiste solamente en tirar un disco de metal. Pero, para Aldemar “el tejo es un estilo de vida, es un deporte integral. Uno utiliza desde el cerebro hasta la punta del pie izquierdo que es la última parte que uno mueve jugando tejo”.

Karina Gallo balancea su brazo derecho atrás y adelante cuatro veces. Luego lo deja arriba completamente recto sosteniéndolo con su mano izquierda como si fuese un rifle y cierra uno de sus ojos para apuntar, igual que una francotiradora. Su técnica funciona.

Lanza el tejo y con gran precisión hace una moñona. “¡Vamos!”, grita Karina mientras aprieta el puño. Ella tiene 22 años, es de Barbosa y hace parte del equipo de la Liga Antioqueña de Tejo. Karina ve en él una oportunidad y las experiencias más bonitas que ha tenido en sus 22 años. Gracias a este deporte ha podido viajar, conocer diferentes lugares del país y preparase deportivamente. La primera vez que estuvo en unos Juegos Nacionales fue en 2008.

El día empieza a oscurecer. El ambiente en el coliseo de Barbosa se pone más alegre. Los jugadores que entre juego y juego se tomaron una cerveza ya están un poco “prendos”. Entre los espectadores toman aguardiente y ron. La música sigue sonando. La bebida siempre está presente en los juegos de tejo, ya sean de recreación u oficiales. En los juegos oficiales no se puede beber mientras están dentro de la cancha.

La relación del tejo y la bebida tiene que ver con los estados alterados de conciencia. Sobre todo cuando se llega a la ternura. Por eso en tejo se vive a media caña

Gustavo considera que a la comunidad del tejo se le ha estigmatizado. Se les tacha de alcohólicos y borrachines. Pero, la relación del tejo con la bebida va más allá de una simple borrachera. “Donde hay beba existe la posibilidad de crear más unión”, dice.

Después de una larga jornada en la que 12 equipos se disputaron el pase a la final, Barbosa y Copacabana llegaron a ella.

Es el turno de Oscar para lanzar. Él está un poco prendo por las cervezas que se ha tomado durante el día. Pero no es nada nuevo para él jugando al tejo.
Con el disco frente a su nariz, apunta bien al objetivo. Lanza. "¡Eso hp!", grita. Al parecer logró una embocinada.

El juez va hacia la cancha, revisa el tejo con el calibrador y el bocinómetro. Se da cuenta de que el disco cayó correctamente y da el lanzamiento como válido.
Son 6 puntos para Barbosa que logra 26 y se hace inalcanzable. Oscar se abraza con sus compañeros y los espectadores celebran que Barbosa haya quedado campeón.

Ricardo Velásquez Restrepo
Para EL TIEMPO
MEDELLÍN

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.