Secciones
Síguenos en:
El sueño de salir de un potrero de la comuna 13 a triunfar en Europa
Semillas de Vida y Paz- Comuna 13 de Medellín

En esta cancha de arena de El Salado empieza a hacerse realidad el ‘sueño del pibe’.

Foto:

Esneyder Gutiérrez

El sueño de salir de un potrero de la comuna 13 a triunfar en Europa

Jóvenes del noroccidente de Medellín se ilusiona desde el club Semillas de Vida y Paz con triunfar.

La práctica de fútbol, que comenzó como una especie de ruta de escape de la violencia que sufrían los niños y jóvenes de la comuna 13 de Medellín, hoy se ha convertido en una de las principales opciones y sueños de los mismos jóvenes de la zona.

Todo, gracias al trabajo incansable de líderes deportistas que han construido las ilusiones de los muchachos, prácticamente con las uñas. Ahora tienen una cantera con futbolistas de exportación.

Este es el caso de la escuela de fútbol Semillas de Vida y Paz. Una escuela de formación deportiva integral que se inició con cinco balones, seis platillos, cuatro conos y la ayuda de deportistas como el ‘Cunda’ Valencia que en su momento y en vida, apoyó la idea.

Esta manizaleño es recordado, además, por la historia que dejó en el Deportivo Cali y al final de su carrera en el Atlético Nacional.

(Le puede interesar: La reflexión de Luisito Comunica tras visitar la Comuna 13 de Medellín)

Semillas de Vida y Paz nació en el 2008, luego de que Willington Arley Cano Sarasola, un futbolista profesional, decidiera darlo todo para salvar a los jóvenes de la violencia que vivía la comuna 13, donde él había nacido y donde sentía que los jóvenes lo necesitaban.

Cano fue también jugador profesional y en 1995 hizo parte del Independiente Medellín. Luego, en el 2002, vistió la camiseta del Atlético Nacional. Igualmente, jugó en Centroamérica, hasta que comenzó su proyecto de vida: la escuela de fútbol en la comuna 13.

Fruto de este trabajo, y gracias al proceso de años, cinco jugadores han logrado viajar al exterior a mostrar su talento.

“Todos salieron del potrero, como le decimos a nuestra hermosa cancha de arena El Salado, conocida como La Bombonera de la comuna 13 de Medellín y donde hemos entrenado los pelados en todos los sentidos, como deportistas y personas”, asegura el entrenador Cano.

(Además: ¿Por qué borraron el mural de J Balvin en la comuna 13 de Medellín?)

Los nombres de ellos son: Kevin López Saldarriaga, uno de los referentes que están en este momento en el fútbol de Portugal donde lleva tres años y espera ansioso que su equipo pase a primera división de fútbol portugués.

El otro es Kevin Córdoba Chaverra, que hace parte del fútbol mexicano, de segunda división; Joe Barco Angulo y Juan Diego Tilano en la tercera división del fútbol ecuatoriano y Julián Muñoz en primera división del fútbol profesional de Perú.

Recientemente otro deportista adicional viajó en búsqueda del sueño de llegar a la profesional.

Se trata de Santiago Valencia, un niño de 15 años que va para el fútbol de Estados Unidos, made in comuna 13.

Cabe recordar que uno de los principales referentes que tiene la cantera de la 13 es Dairon Mosquera, campeón con Atlético Nacional en Copa Libertadores y varios títulos del fútbol profesional.

(Le recomendamos: El impacto en 420.000 personas del nuevo metrocable de Medellín)

Él es un fruto más de Semillas de Vida y paz, pero también figuras como Juan Fernando Asprilla que en este momento juega en el equipo profesional de Atlético Bucaramanga.
Por otro lado, otros cuatro jugadores ahora forman parte de la Sub 20 primera A del Independiente Medellín. Ellos son: Santiago Vásquez, Miguel Álvarez Oquendo, Daniel Palacio y Cristian Mateo Vanegas.

En total, hoy la cantera cuenta con aproximadamente 350 niños y jóvenes que “vienen a recibir, en primer lugar, cariño, respeto y motivación. Además de transmitirles el amor por la comuna y su gente, no solamente la de la 13, sino de toda Medellín, mi prioridad es ayudar a los niños de todas las comunas de la ciudad”, dice Cano.
Este forjador de talentos asegura que los clubes deportivos están pasando por una crisis económica y social sin precedentes.

Esto, afirma, en gran parte es por ausencia estatal para la atención de tantos jóvenes sin oportunidades, problemática que ha empeorado con la pandemia.

Cano, forjador de talentos, aspira a que otros chicos como Kevin, a su lado, puedan llegar al profesionalismo.

Foto:

Esneyder Gutiérrez

El proceso ha sido complejo porque es el sueño de muchos jugadores, pero hay que entrenar, hay que insistir, persistir y nunca desistir. El fútbol no es fácil y no todos podemos llegar.

Sin embargo, cientos de jóvenes siguen luchando por llegar a ser futbolistas profesionales.

(Además lea: Avenida de Greiff en Medellín, cerrada por estragos de las lluvias)

Es el caso de Kevin López Saldarriaga, un jugador que se inició cuando tenía 14 años y que tenía condiciones de jugador longilíneo, alto, flaco y con una berraquera increíble.

El mismo que no madrugaba a entrenar y que hoy es uno de los más disciplinados, gracias al trabajo que realizó en la escuela y el acompañamiento permanente de Cano.

Este que, además de llamar a los deportistas que no llegan a entrenar, va y los busca personalmente hasta sus casas y los lleva hasta las canchas hasta que aprendan a ser responsables.

“El proceso ha sido complejo porque es el sueño de muchos jugadores, pero hay que entrenar, hay que insistir, persistir y nunca desistir. El fútbol no es fácil y no todos podemos llegar a ser profesionales, por eso hay que entrenar día a día, es lo único que marca la diferencia”, explica López, quien está por estos días de vacaciones con su familia en Medellín.

(También: Grave accidente en vía al aeropuerto de Rionegro deja cinco muertos)

López en la actualidad juega en el Gil Vicente, un equipo en el que espera, tras su reintegro en los próximos días, realizar la pretemporada con el equipo profesional y, por fin, realizar su sueño de debutar con dicho equipo como profesional.

El resultado de 13 años de entrenamientos de niños que, en su mayoría, hoy son adultos de bien y que aportan a la sociedad, de gastar dinero, de invertir por un sueño, el de ser campeones.

En esta cancha de arena de El Salado empieza a hacerse realidad el ‘sueño del pibe’.

Foto:

Esneyder Gutiérrez

Y lo han logrado con contundencia. En el 2017 fueron por primera vez campeones de la Liga Antioqueña de Fútbol y en la categoría sub 17, recientemente, salieron campeones con la juvenil A, sub 19.

Todos jóvenes nacidos en el 2001, descritos por su entrenador como muchachos de barrio, antioqueños y paisas de pura cepa y verracos que son las nuevas semillas de vida y paz y quienes se enfrentaron a equipos con mucha estructura y recursos como los son Ferro válvulas, Sol de oriente, Real santuario, entre otros que participan de la Liga y a los cuales les ganaron.

Sin embargo, no todo es alegría. Con el reciente triunfo muchos jugadores de Semillas de Vida y Paz, querían llegar a la selección Antioquia.

(Le puede interesar: En Colombia, más de 3.000 niños y niñas venezolanos están en el ICBF)

Pero, según Cano, ninguno de esos jugadores fue seleccionado a pesar de haber salido campeones, por lo que temen que haya discriminación hacia los jugadores del equipo o que la corrupción y selección de los jugadores, se esté dando por intereses particulares y no por el verdadero talento y trabajo de los deportistas.

“¿Por qué no se tiene en cuenta a mis jugadores?, si son los campeones es porque son los mejores y nadie les regaló el título. Eso ocasionó que, por ejemplo, uno de los mejores volantes en la ciudad, categoría sub 19, hoy esté trabajando en obras de construcción o re buscándose la vida en las calles por falta de oportunidades, ¿es justo eso?”, puntualizó Cano.

John Bernardo Ochoa, presidente de la Liga Antioqueña de Fútbol, dijo, al respecto que “es normal que los deportistas, padres de familia o los entrenadores, se molesten porque no fueron seleccionados, eso pasa en todo el mundo, es natural en el fútbol”.
Agregó que no hay un solo reglamento que indique que, si un equipo sale campeón, sus jugadores deberán salir seleccionados para jugar en una mejor liga o en una etapa superior.

*ESNEYDER GUTIÉRREZ
PARA EL TIEMPO
MEDELLÍN

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.