Pese a presiones, el gerente del Hospital General no va a renunciar

Pese a presiones, el gerente del Hospital General no va a renunciar

La petición de que deje su cargo la volvió a hacer el alcalde Federico Gutiérrez.

El Hospital General cierra servicios a pacientes de Coomeva

La cartera del Hospital General de Medellín asciende a 187.000 millones de pesos, cifra similar a su presupuesto para 2017.

Foto:

Archivo / EL TIEMPO

13 de enero 2018 , 04:27 p.m.

Apesar de los múltiples pedidos para que deje su cargo, Jesús Eugenio Bustamante, gerente del Hospital General de Medellín (HGM) no da un paso al costado. No valen las misivas de la Junta Directiva ni los llamados públicos del alcalde Federico Gutiérrez ni las súplicas de algunos empleados.

De hecho, ante la última petición que le hizo el pasado jueves el mandatario local al gerente para que dimita, este respondió que como se lo permite la ley por ser un funcionario de periodo, seguirá al frente de la gerencia. También defendió que su nombramiento se dio por medio de concurso público de méritos.

Sin embargo, está en juego el futuro de la acreditación de Icontec para la institución de salud, una de las más importantes de la ciudad, que atendió en 2017 a 80.842 usuarios, especialmente a ciudadanos de menos recursos económicos de Medellín y otros municipios de Antioquia.

Dicha certificación se declaró condicionada desde mediados del año pasado. Una razón que dio en su momento el director de acreditación en salud, son los efectos que caen sobre la reputación del hospital por las denuncias hechas a la gestión de Bustamante, entre las cuales está el decomiso, en febrero de 2017, de unidades de osteosíntesis (material utilizado en intervenciones ortopédicas), por no cumplir con requisitos de adquisición, como facturas, protocolos de compra y claridad en el responsable de su ingreso.

“El hospital presenta una crisis de gobernabilidad dadas las evidentes diferencias entre la junta y la administración y la no sujeción de esta última a algunos de los procesos y procedimientos establecidos”, dijo el año pasado el director.

Sobre este punto, el gerente del HGM manifestó que la acreditación condicionada es un factor preponderante en el ejercicio asistencial de la institución y que “el cuestionamiento sobre la misma ha sido fruto de una controversia mediática que lesiona de manera directa la percepción de la marca corporativa”.

Entre tanto, Gutiérrez reiteró que es preocupante que en la calificación del Icontec, la gerencia del Hospital pasó de 3.8 en 2016 a 2.9, en 2017.
También ve como un problema que en el informe de revisión fiscal se estableció que “la crisis se debe a procesos de investigación en curso por parte de entidades de vigilancia y control, incremento significativo en litigios y demandas, vacancia prolongada de cargos directivos, controversias en contratación y retiros de personal y altos niveles de rotación de directivos claves como la dirección financiera”.

El plan de mejoramiento debe estar listo antes del 24 de marzo, de lo contrario, la entidad ya no tendría dicha acreditación.

La crisis se debe a procesos de investigación en curso por parte de entidades de vigilancia y control, incremento significativo en litigios y demandas

Por su lado, el gerente le respondió al alcalde que los logros del HGM son notables, como el reconocimiento por los procesos de innovación, por ser el primer hospital público de América Latina y el único público del país que cuenta con un laboratorio de cocreacion en salud, en asocio con universidades.

Aun así, para Martha Pulgarín, presidente del sindicato del HGM, estos grandes logros se deben principalmente al trabajo que por años han hecho los empleados. También expresó que lo más sano para el hospital es que el gerente renuncie.

“Como sindicato le hacemos un llamado al gerente y les pedimos a los entes de control para que nos den un diagnóstico, para saber si hay irregularidades”, dijo la líder sindical, quien añadió que en el caso de las condiciones laborales no se presentan atrasos en pagos ni otros incumplimientos, pero que es fundamental que haya confianza en el gerente.

Para Gutiérrez, es muy importante cumplir con el relevo gerencial para que quede en firme la acreditación, pues si no sucede, la IPS perdería la condición de Hospital Universitario y por lo tanto la posibilidad de formar a futuros profesionales, pero también estaría en riesgo la categoría que ha ganado a lo largo de su historia de ser uno de los mejores hospitales públicos en Colombia, América Latina y el continente.

Resultados de la auditoría especial de la contraloría

En diciembre pasado, la contraloría general de Medellín presentó los resultados de la auditoría especial de gestión, facturación y recaudo de efectivo del HGM en el periodo del primero de mayo de 2015, al 31 de mayo de 2017.

De acuerdo con el concepto de la dependencia, dicha gestión fue desfavorable y no cumple con los principios de eficiencia y eficacia, pues obtuvo un puntaje de 56 puntos, “por cuanto se presenta falta de controles y seguimiento a la gestión de los procedimientos de facturación y recaudo de efectivo”.

Para obtener un concepto favorable se necesita una calificación de 80 o más puntos.
Entre algunos hallazgos que hizo la el ente de control están la inexistencia de actos administrativos mediante los cuales el gerente aplica las tarifas para la venta de servicios de salud para cada vigencia, así como un débil seguimiento a este proceso.

Asimismo, la contraloría estableció que entre enero y mayo del año pasado, 25.454 millones de pesos corresponden a facturas sin radicar ante la entidad responsable del pago, lo que atribuye a la falta de estrategias de control y seguimiento.

Junta Directiva del Hospital General Medellín

La misma Junta Directiva le ha reiterado varias veces el pedido al gerente para que renuncie a su cargo.

Foto:

Cortesía Alcaldía de Medellín

“En la entidad se presenta un alto volumen de anulación de facturas, con un índice aproximado del 25 por ciento, en relación directa a los riesgos: incorrecta identificación del pagador e incorrecta operación de los aplicativos para facturación del sistema SAP”, indicó el ente de control en su informe.

Entre tanto, otro de los hallazgos es que en las primeras quincenas de agosto de 2015, diciembre de 2016 y enero de 2017, se evidenció ausencia de control en los cierres de caja diarios que deben realizar los funcionarios asignados para recaudo de efectivo al terminar el turno de trabajo.

En esas mismas quincenas también se evidenció la elaboración de recibos de caja de forma manual por parte de los funcionarios, sin el debido ingreso en la caja del sistema SAP y sin la generación del recibo de caja en el sistema al cierre diario.
En total, la contraloría hizo 18 hallazgos durante la evaluación.

HEIDI TAMAYO ORTIZ
Redactora de EL TIEMPO
@HeidiTamayo
Medellín

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.