El drama de los pacientes con trasplantes en Medellín

El drama de los pacientes con trasplantes en Medellín

Pacientes se quejan de los servicios de las EPS para acceder a medicamentos, citas y tratamientos. 

Pacientes

A las reuniones de la Personería asisten cada mes en promedio 25 personas. Es una población fluctuante que va en busca de apoyo para acceder a servicios de salud.

Foto:

Foto: Jaiver Nieto - EL TIEMPO

Por: Heidi Tamayo Ortiz
22 de agosto 2018 , 07:33 a.m.

Un doble mal aqueja a Cenia Vanegas, una mujer jubilada que hoy teme por su vida. Por un lado, tras ocho años de haber recibido un trasplante de corazón, no ha podido obtener de la EPS la orden para practicarse unos exámenes que revelen si su cuerpo está rechazando el nuevo órgano.

Por otro lado, en mayo le diagnosticaron cáncer de laringe y, aunque debe someterse a una cirugía, sigue esperando que se la programen. Su voz cada vez se apaga más y ella lucha para hablar fuerte y expresar que teme que el cáncer esté haciendo metástasis.

Su historia la cuenta con valentía y la repite el tercer martes de cada mes desde marzo pasado, cuando comenzó a asistir a la reunión ‘Momentos de verdad en salud’, que realiza hace siete años la Personería de Medellín y que está dirigida a pacientes con graves enfermedades que encuentran barreras de acceso a los servicios de salud, pese a que de ello dependen sus vidas.

El 21 de agosto, a las 8 de la mañana, 14 de ellos se encontraron para dar a conocer sus avances. Solo Rigoberto Zuleta expresa abiertamente que mejoró la puntualidad en la entrega de los medicamentos que requiere, tras 10 años de ser trasplantado de corazón. Sin embargo, la situación para él es buena hace solo un mes y medio, cuando logró que lo trasladaran a una EPS diferente.

Para los demás, las historias son menos alentadoras. Del total de asistentes, 12 son pacientes con trasplantes que dependen de la entrega de medicamentos, la cual muchas veces se convierte en una pesadilla. Largas filas de todo un día, idas y venidas a las EPS hasta cuatro o cinco veces a la semana, malos tratos de parte de los funcionarios de las mismas son su pan de cada día.

A lo que se suman las visitas a entidades como la Personería, la Defensoría, la Procuraduría y la Superintendencia de Salud, en busca de los mecanismos que les ayuden a obtener la atención que necesitan. Todos, sin excepción, han presentado derechos de petición, acciones de tutela e incidentes de desacato. En ocasiones ayudan, pero en otras no sirven de nada.

Tal es el caso de María Murillo, trasplantada de riñón hace 11 años, quien relata que desde junio del año pasado no le entregan los medicamentos a tiempo. “Tengo tutela, pero aun así la EPS se la pasa por encima. Eso me estresa mucho, lloro y me preocupo de perder el trasplante”, dice la mujer, quien también denuncia que a dicha incertidumbre se suma la pérdida de tiempo y pasajes a la que se ven sometidos por la gran cantidad de trámites que deben hacer, sin contar que casi todos son desempleados por su condición de salud.

Al respecto, Diana Guerra, coordinadora del Observatorio del Derecho Fundamental a la Salud de la Personería, explica que esta situación lleva a que no haya adherencia al tratamiento y que las enfermedades se compliquen, sumado a los efectos emocionales que ello ocasiona.

Hay unos pacientes que han fallecido a la espera de que les brinden los servicios de salud. Otros tienen complicaciones en sus enfermedades

Por ello, esta entidad del Ministerio Público recopila cada una de las historias de los pacientes y hace contactos directos con las EPS para que les brinden los servicios que requieren y que no pase como con muchos, que han fallecido esperando.

Ese es el temor de Ligia Inés Ramos, a quien le extirparon uno de sus senos en marzo pasado, por un cáncer de mama. “Me hicieron las primeras quimioterapias, me pararon el tratamiento porque la EPS no había pagado, después me siguieron otras dos quimioterapias, pero el 8 de agosto me tenían que hacer una nueva y esta es la hora que no me han dado la cita”, cuenta la mujer, con la tristeza reflejada en su rostro y la esperanza de que la reunión, a la que asistió por primera vez, surta efecto.

En vista de que comparten los mismos temores, padecimientos y necesidades, estos pacientes forman redes de apoyo para compartir entre ellos los medicamentos que las EPS no les dan a tiempo. Asimismo, cuentan con el acompañamiento de la Fundación Nacional de Trasplantados, que les brinda medicamentos, auxilios de transporte para que puedan asistir a las citas médicas. En Medellín, tienen afiliados 300 pacientes adultos y 60 niños.

Me hicieron las primeras quimioterapias, me pararon el tratamiento porque la EPS no había pagado, el 8 de agosto me tenían que hacer una nueva y esta es la hora que no me han dado la cita

Apoyo jurídico, emocional y red de apoyo

Las reuniones que realiza la Personería con los pacientes que tienen enfermedades graves buscan hacer seguimiento a cada caso para encontrar soluciones con las instituciones de salud.

Allí, además de la ayuda que reciben para redactar los mecanismos de protección del derecho fundamental a la salud, como las acciones de tutela y los incidentes de desacato, reciben orientación sobre el sistema de salud. Pero este espacio también se convierte en el lugar en el que encuentran voces de apoyo y otras personas con las cuales puede desahogar sus temores y tristezas.

Estos pacientes son solo el reflejo de la crisis de salud que vive el país. De hecho, el último informe de la Personería indica que en Medellín, entre el primero de enero y el 31 de julio de este año, las acciones de tutela se incrementaron en un 2,2 por ciento, respecto al mismo periodo de 2017, pasando de 6.727 a 6.877.

Sin embargo, preocupa que en ese mismo lapso, los incidentes de desacato pasaron de 2.186 en 2017 a 2.969 en 2018, lo que representa un aumento del 36 por ciento.

Para las personas trasplantadas y con enfermedades como cáncer y VIH, es desalentador ver cómo muchas veces solo por estos mecanismos logran la atención que requieren. Pero se sienten más desanimados aún al ver que pese a tocar todas las puertas posibles todavía siguen sin la garantía de salvar sus vidas.

Heidi Tamayo Ortíz
Redactora de EL TIEMPO
heitam@eltiempo.com@HeidiTamayo

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.