Debate por la calidad del aire de Medellín, a los estrados judiciales

Debate por la calidad del aire de Medellín, a los estrados judiciales

Autoridades apelaron el fallo que les ordena mantener los niveles moderados de contaminación.

Calidad del aire en el Valle de Aburrá

Un posible Fenómeno del Niño preocupa por su nubosidad de baja altura, que favorece la acumulación de contaminantes.

Foto:

Jaiver Nieto

21 de agosto 2018 , 01:21 p.m.

Mientras la semana pasada se conmemoró el Día Interamericano de la Calidad del Aire, EL TIEMPO conoció que la alcaldía de Medellín y el Área Metropolitana apelaron las medidas cautelares con las que el Tribunal Administrativo de Antioquia les ordenó tomar medidas preventivas para proteger la calidad del aire en la ciudad, específicamente para que ninguna de las estaciones de monitoreo en el Valle de Aburrá exceda –en ningún momento del año– los niveles de contaminación moderada (color amarillo en los reportes de las estaciones).

En esta apelación, radicada el pasado 19 de julio, los abogados de la Alcaldía y del Área afirman que “la decisión de la honorable sala a todas luces, y a pesar de presentar un supuesto sustento técnico, obedeció más a la percepción que aún (sic) criterio técnico”. En el documento enumeran las acciones que realizan ambas entidades para atender la situación (entre ellas el Plan Integral de Gestión de la Calidad del Aire –Pigeca–) y solicitan al Consejo de Estado que revoque las medidas cautelares.

Nos parece falta de compromiso por parte de la Alcaldía y del Área. Con la apelación buscan no tener obligaciones frente al Tribunal

“Nos parece falta de compromiso por parte de la Alcaldía y del Área. Con la apelación buscan no tener obligaciones frente al Tribunal, pues en caso de incumplimiento puede iniciarse un incidente de desacato. Lo que les ha dicho el magistrado es que, si bien han tomado medidas, estas no son suficientes y tiene que haber medidas eficaces”, afirma el abogado Lucas Andrés Quintero Velásquez, uno de los líderes de la acción popular interpuesta en marzo pasado y quien pide al Tribunal Administrativo de Antioquia una mayor celeridad.

Según Quintero, en este proceso también han sido vinculados los otros nueve municipios del Área Metropolitana, los ministerios de Medio Ambiente, Minas y Transporte, y Ecopetrol.

Por su parte, otros colectivos ciudadanos solicitaron la vinculación de Corantioquia, encargada de la vigilancia ambiental de muchas de las ladrilleras que están en las zonas rurales del valle de Aburrá.

En el escrito de apelación, la Alcaldía y el Área Metropolitana reconocen que no se han cumplido las metas de disminución de contaminantes, las cuales incluso han “llegado niveles (sic) superiores a los que se tenían en el 2011, cuando fue adoptado el Plan (de Descontaminación del Aire para nuestro valle)”.

Sin embargo, en otro aparte del documento manifiestan su optimismo frente a las medidas implementadas que “permiten dilucidar un mejor comportamiento de la calidad del aire en el valle de Aburrá, sin afectar negativamente la actividad productiva de los diversos sectores económicos y la cotidianidad de los habitantes de la región”, dice el documento de apelación.

Atentos a un posible Fenómeno del Niño

Los grupos de climatólogos del mundo están atentos a las temperaturas actuales del Océano Pacífico, para determinar la probabilidad de que se presente el Fenómeno del Niño entre finales del 2018 y mediados de 2019.

El Fenómeno del Niño es un cambio en las condiciones atmosféricas y oceánicas típicas en la zona ecuatorial del Océano Pacífico, que aumenta su temperatura por encima del promedio, lo cual trae como consecuencia en Colombia periodos secos más prolongados y escasez de lluvias.

El Ideam, en Comunicado especial de julio del 2018, afirmó que según los diferentes modelos internacionales de pronóstico (Estados Unidos, Australia, Centro Europeo, entre otros), existe una probabilidad entre el 60 y el 70 por ciento de que en el último trimestre del año se presenten condiciones oceánicas y atmosféricas favorables para un episodio de El Niño y que “de acuerdo con la evolución reciente y tendencia actual, esa probabilidad podría incrementarse en las próximas semanas”.

Eliana Molina, ingeniera y profesional de proyectos del Grupo de Investigaciones Ambientales de la UPB, explicó que si bien el Fenómeno del Niño no es el único factor que influye en los episodios críticos de calidad del aire, sí tiene una alta incidencia en la transición de temporada de lluvias a temporada seca, lo que hace que haya una nubosidad de baja altura que favorece la acumulación de contaminantes.

El último Fenómeno del Niño se dio entre finales del 2015 y mediados del 2016. En ese año, durante el episodio crítico de contaminación atmosférica se presentaron 27 días de alerta roja –la cifra más alta en los episodios de los últimos cuatro años– frente a 10 que se presentaron en el 2015, y 3 en el 2018.

“Otro aspecto a tener en cuenta es que para el 2016 estaba en proceso el Plan operacional para enfrentar episodios críticos de contaminación atmosférica (Poeca) y las medidas que se aplicaron tal vez no fueron las más eficientes en su momento” dijo Óscar Arcos, del Grupo de Investigaciones Ambientales de la UPB.

Carlos Mario Cano Restrepo
Para EL TIEMPO@carlosmariocano

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.