El arte de ser divas en la calle trans de Medellín

El arte de ser divas en la calle trans de Medellín

Divas es un bar y galería que lleva tres años en la calle Barbacoas, conocida por ser ´zona roja´.

Gallery at Divas

Divas ha sido, también, el escenario perfecto para el performance drag de Medellín.

Foto:

Cortesía Jose Vecino

Por: Mariana Posada Moreno
23 de marzo 2020 , 12:24 p.m.

A Divas es mejor llegar caminando por la calle Barbacoas, esto para lograr entender lo revolucionario que tiene abrir las puertas de una galería de arte en plena ebullición de la ‘zona roja’ del centro de Medellín.

Esta calle es una diagonal que conecta la avenida Oriental con la carrera Bolívar. Su historia, sus hitos, sus habitantes y sus dinámicas son el escenario propicio para que las trabajadoras sexuales trans, ofrezcan sus servicios. Es así como permanece este sector en el imaginario de los habitantes de la capital antioqueña.

Divas es un bar-galería que abrió sus puertas hace tres años y, desde entonces y con sumatorias de esfuerzos, ha transformado este territorio.

Miguel Ángel Gallardo
es un colombiano nacido en Andes, Antioquia, que desde muy joven migró a Norteamérica buscando una ayuda económica.

Como estaba ilegal, todo lo aprendió de manera empírica. Comenzó haciendo pequeños trabajos de electricista y ya en el 2017, cuando decidió devolverse para su país, estaba siendo el administrador de un negocio de paneles solares.

Este hombre, que antes vivía en New York, volvió a Colombia con una ilusión y era la de montar su propia empresa de paneles solares. Sin embargo, el mercado nacional no le presentó buenas posibilidades y tuvo que pensar en algo más.

Fue entonces, cuando alguien cercano le propuso invertir en un bar en el centro de Medellín. Yo no sabía que ese sector era el de las travestis y transgéneros, no me imaginé que ahí se viviera con esa intensidad. Yo nunca había visto a las chicas en las puertas de los hoteles, casi desnudas, prostituyéndose”, recuerda.

Los ahorros de Miguel estaban allí y él tenía que sacar el negocio adelante. El local comenzó como un bar donde las chicas cortejaban con sus clientes. Según Miguel, el ambiente se tornaba muy pesado.

Yo no sabía que ese sector era el de las travestis y transgéneros, no me imaginé que ahí se viviera con esa intensidad

Con el paso de los días, cuando las alternativas del negocio iban cuesta abajo, tras ser clausurado dos veces por las autoridades, llegó su amiga Luna, estudiante de Bellas Artes. Esta lo contactó con el maestro Jorge Alonso Zapata. Este artista llevaba más de 15 años trabajando con arte en los muros de esta calle, con ayuda de la comunidad de Barbacoas.

Lo anterior a través de una corporación que crearon con un grupo de amigos artistas y gestores culturales; ellos decidieron, con Miguel Gallardo, abrir una galería de arte, justo allí, en la calle de las trans del centro de Medellín.

A Miguel hoy le gusta pensar que Divas podría convertirse en el Stonewall paisa. Parecido a aquel bar neoyorkino donde, el 28 de 1969, se dio la primera protesta de la población Lgbtiq.

Quiere que en Medellín exista un lugar especial para congregarse, cuestionar y proponer desde la diversidad de pensamientos, identidades y orientaciones sexuales.
“Yo vi en las grandes ciudades, como New York, que la cultura cambia los sectores y los espacios marginados”. Este es su norte para Divas.

El bar-galería queda sobre la carrera Palacé, la carrera 50, en el mismo lugar donde anteriormente funcionaba el Teatro México.

Yo vi en las grandes ciudades, como New York, que la cultura cambia los sectores y los espacios marginados

Gallery at Divas

En sus tres años, The gallery at Divas ha tenido cerca de 25 exposiciones de arte.

Foto:

Cortesía Jose Vecino

The gallery at Divas

Divas tiene dos espacios, el primero es el que se nota desde la calle: un bar lounge, decorado por el detalle y gusto de Luana, la socia de Miguel. Aún en el andén y a manera de bienvenida está una corta fila de la silletería de Radio City, un teatro que terminó en la década de los noventa ofertando cine porno.

Al adentrase en el lugar, al costado derecho, se encuentra la barra. Aquí es habitual encontrar a Miguel ‘El gringo’, de barba potente, que se dirige a sus clientes con una mezcla de confianza y prudencia, quizá resultado de la mezcla de las culturas colombianas y estadounidense.

Con su acento gringo ofrece algo de tomar e invita a continuar al bar donde están las lámparas, espejos y los colores que transportan a quien entre, hacia una atmósfera muy distinta al trajín que se vive afuera, en la calle Barbacoas.

Ya adentro, y pasando dos puertitas batientes de cristal, está la galería. La iluminación hace que las obras de arte allí expuestas resalten ante las miradas de los espectadores.

Esta galería cumplió tres años el pasado 5 de marzo. Dice Miguel, que han sido años muy luchados, con dificultades económicas. Le gustaría poder contar con un apoyo para que este siga siendo el lugar de encuentro, apreciación, diálogo y propuestas de la población LGBTIQ de Medellín. “Lo que yo he ganado allí han sido amigos”, dice.

Corporación Ítaca

Hace 20 años, Teresita Rivera Ceballos, una gestora cultural, amante del centro de Medellín, se juntó con un grupo de profesionales y amigos, para intervenir con arte lo que entonces era conocido como el Bronx de Medellín y que hoy es la calle Barbacoas.

Ellos son Jorge Alonso Zapata y Omar Ruiz. Teresita narra que el primero de ellos se enamoró de la Medellín nocturna y comenzó a ganarse la confianza de la gente en el sector, a través de actividades y de hacer obras de arte en los muros de las inmediaciones de la calle Barbacoas.“Empezamos a pensar qué podíamos hacer, porque veíamos condiciones de vida muy duras, lo único que tenían los niños era salir a ver a sus papás prostituirse”, cuenta Teresita.

Corporación Ítaca

Muchas familias viven allí, en condiciones vulnerablas y con pocas oportunidades de educación y empleo.

Foto:

Cortesía José Vecino

Así surgió la Corporación Ítaca, con el propósito de acompañar a los más pequeños que con proyectos de vida, a través del arte, encuentran garantías de futuro diferentes a las que les ofrecía ese contexto.

Hace tres años, cuando este equipo se encontró con la idea de Miguel Gallardo, de abrir una galería en esta calle tan convulsa, no dudaron en brindarle el apoyo y acompañamiento que Miguel necesitaba y que ellos habían cultivado con la experiencia de más de 15 años en el sector, con las comunidades.

Fue por esto que la primera de las 25 exposiciones que han exhibido en esta galería fue la de Jorge Alonso Zapata. Además, ellos se han encargado de la curaduría y la logística de las exposiciones de arte.

En la medida en que ella aprende de este espacio, en esa medida también se transforma y potencia esta comunidad

Para Teresita, Barbacoas significa diversidad y amalgama de colores... “es toda mi vida”. Reconoce que, en la medida en que ella aprende de este espacio, en esa medida también se transforma y potencia esta comunidad.

MARIANA POSADA MORENO
Para EL TIEMPO @mariposada18
MEDELLÍN

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.