Bajo Cauca y Nordeste, los núcleos de la deforestación en Antioquia

Bajo Cauca y Nordeste, los núcleos de la deforestación en Antioquia

Cultivos de coca, minería ilegal y expansión de la frontera agrícola son motores de tala de árboles.

Deforestación en Antioquia

La expansión de la frontera agropecuaria es una de las principales causas de la deforestación en el Bajo Cauca antioquieño.

Foto:

Cortesía Joaquín Gómez Meneses

Por: Jacobo Betancur Peláez
06 de octubre 2019 , 11:44 a.m.

El área total de bosques talados durante 2018 en el departamento de Antioquia fue de 12.820 hectáreas, según datos del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam).

Un número equivalente a la suma de la superficie de los municipios de Envigado, Sabaneta y La Estrella.

Aunque para el Ideam el balance es positivo, puesto que comparado con el 2017 (cuando se talaron 20.592 hectáreas de bosques) el área deforestada se redujo en un 38 por ciento, para algunos expertos y las autoridades ambientales el problema es grave.

Según el Instituto, Antioquia es el quinto departamento con mayor número de hectáreas taladas en el ámbito nacional y el primero de toda la región andina.

Andres Avella, líder de la Línea de ecosistemas estratégicos del Instituto Von Humboldt, explica que a la hora de abordar el problema de la deforestación los investigadores estudian dos tipos de causas: las directas y las indirectas.

Las causas directas, añade el experto, son aquellas que detallan los problemas específicos de cada región en particular, como por ejemplo la expansión de la frontera agropecuaria o la minería ilegal.

Deforestación en Antioquia

El problema de la deforestación obedece también a la falta de compromiso de las personas con el cuidado del medioambiente.

Foto:

Esneyder Gutiérrez

Las causas indirectas son aquellas que subyacen detrás de las primeras, como por ejemplo el crecimiento de la población, el marco legal, la cultura, entre otras.

Según información del Ideam, las causas directas que más contribuyen a la deforestación en Antioquia son la minería ilegal, la expansión de los cultivos de coca y el acaparamiento de tierras para la industria agropecuaria.

Ana Ligia Mora, directora de la Corporación Autónoma Regional de Antioquia (Corantioquia), la autoridad ambiental más importante del departamento, detalla que los municipios más afectados por la deforestación se encuentran en subregiones del Bajo Cauca y el Nordeste.

Según datos de esa corporación, el área degradada de bosques a causa de la extracción ilícita de minerales oscila entre las 40.000 y las 45.000 hectáreas, la mayor parte en la subregión del Bajo Cauca.

Así mismo, explica que los municipios más afectados por la expansión de los cultivos de coca son: Ituango, Cáceres, El Bagre y Tarazá. Mientras que los más afectados por la expansión ganadera son:

Uno de los elementos que complejizan aún más el panorama, es que tanto el Nordeste comoel Bajo Cauca constituyen unas de la zonas con mayor presencia de grupos armados organizados, cuyas economías ilegales se relacionan de forma directa con las causas de la deforestación.

Según la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), tan solo en la subregión del Bajo Cauca al 31 de diciembre de 2018 había 12.055 hectáreas de coca sembradas, con el potencial de producir 49.379 toneladas de hoja de coca fresca.
En el caso de esta subregión, la estratégica ubicación que tiene la convierte en un corredor natural que conecta el Catatumbo con otras zonas como el Urabá antioqueño e incluso con la costa Pacífica.

Esto, sumado a su histórica riqueza en yacimientos de oro, la hacen un lugar muy apetecido para los grupos armados.

Bajo ese contexto, Mora añade que uno de los factores que ha impedido que el control de la autoridad ambiental pueda ejercerse en los puntos más álgidos es la presencia de estos grupos.

Según dice, a pesar del apoyo de la Fuerza Pública, en varios municipios del Bajo Cauca la Corporación se ha visto en la obligación de suspender visitas y controles para proteger la vida de sus funcionarios.

Con el objetivo de conocer cuáles eran los grupos criminales que el Departamento tenía identificados como partícipes de este problema, EL TIEMPO dirigió un requerimiento a la Secretaría de Gobierno de Antioquia.

Sin embargo, antes del cierre de esta edición esa dependencia aseguró no tener información sobre el tema.

La ‘joya de la corona’

Dentro de este panorama, el ecosistema que más preocupa a las autoridades ambientales, expertos y ambientalistas es la serranía de San Lucas, uno de los nueve núcleos en donde se concentra la deforestación a nivel nacional.

Esta zona, a pesar de su importancia ecológica, aún está por fuera del Sistema Nacional de Áreas Protegidas.

En términos geográficos, la serranía de San Lucas es definida como un sistema de montañas ubicado al extremo norte de la cordillera central, entre los límites de Antioquia y Bolívar.

Según información de Parques Nacionales, tiene un área aproximada de 484.000 hectáreas, que abarca 12 municipios de ambos departamentos.

Según explica Andrés Avella, del Instituto Von Humboldt, esta serranía cumple una función clave en materia de regulación climática, ya que aloja bosques inundables, tropicales, húmedos tropicales, andinos, subandinos, entre otros.

“En términos de la conservación de la biodiversidad la serranía de San Lucas puede ser considerada como la ‘joya de la corona’. Desde hace muchos años es una de las prioridades de Parques Nacionales para declararla como área protegida, pero todavía no se ha logrado”, agrega Avella.

Carolina Jarro Fajardo, subdirectora de Gestión y manejo de áreas protegidas de Parques Nacionales, explica que aunque algunas de la serranía están contempladas como áreas protegidas, la entidad aún adelanta estudios para delimitar una zona más amplia e incluirla en el Sistema Nacional de Áreas Protegidas.

En términos de la conservación de la biodiversidad la serranía de San Lucas puede ser considerada como la ‘joya de la corona’

Esto, con el objetivo de darle mayores herramientas al Estado para ejercer control ambiental.

Jarro detalla que en la parte baja de la serranía, que comprende los municipios de Nechí, El Bagre y Segovia es donde mayores niveles de deforestación se registran.

¿Cómo frenar la deforestación?

Frente a este panorama, Ana Ligia Mora, directora de Corantioquia, considera que más allá de impulsar estrategias punitivas contra los deforestadores, la entidad trabaja en un enfoque de prevención y de sensibilización cultural.

Por ello, puntualiza que la entidad busca adelantar trabajos de la mano con quienes explotan el bosque, para que se formalicen y acojan a prácticas sostenibles que reduzcan sus impactos.

Así mismo, la funcionaria añade que la Corporación trabaja en la implementación de un esquema de pago por servicios ambientales, que ofrece incentivos económicos a los propietarios de tierras que protegen los ecosistemas que hay en ellas.

Bajo esa estrategia, la institución ha ejecutado 54 convenios.

“Hay un principio de economía que se llama el principio de escasez, que significa que si tengo muy poco de un recurso, este tiende a volverse más valioso. Eso pasa con los ecosistemas que estamos perdiendo. Las perdidas que genera la deforestación van mucho más allá de hectáreas de árboles. Significa perdida de especies, desperdicios ecosistemas, pérdida de bienestar, pero sobre todo es pérdida de lo poco que nos queda”, reflexiona Avella.

El ranquin de la deforestación

Los municipios con mayor número de hectáreas deforestadas durante el 2018, según el último informe del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam), se ubican principalmente en el norte de Antioquia, en las subregiones del Nordeste y el Bajo Cauca.

Según el Ideam, el municipio en donde se dio el mayor número de hectáreas de bosques taladas fue Remedios, seguido por Yolombó y Urrao, este último ubicado en la subregión del suroeste antioqueño.

En cuarto lugar aparece el municipio de Mutatá y en quinto Turbo, ambos de la subregión de Urabá. En esta última zona, el Instituto precisa que las principales causas de la pérdida de bosques se deben al “crecimiento de las áreas de pastizales con fines de acaparamiento de tierras o expansión de la ganadería”.

JACOBO BETANCUR PELÁEZ
Para EL TIEMPO
Medellín

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.