Calamidad pública en Murindó (Antioquia) por falta de agua

Calamidad pública en Murindó (Antioquia) por falta de agua

Las autoridades analizan la posibilidad de llevar motobombas y construir pozos subterráneos.

Murindó

Habitantes de Murindó están sin agua desde hace varios días. Piden soluciones urgentes.

Foto:

Cortesía Dapard Antioquia

Por: Medellín
09 de enero 2019 , 07:48 p.m.

Las autoridades locales de Murindó (Urabá antioqueño) declararon la calamidad pública en el municipio, donde nueve comunidades están afectadas por la falta de agua para sus animales y cultivos, así como para asearse y preparar alimentos.

Esta situación, que lleva dos semanas, tiene en la desesperación a 2.653 personas, según el último censo consolidado por una comisión técnica que estuvo en la zona y que estaba conformada por representantes de la autoridad ambiental Corpourabá, la administración municipal y el Departamento Administrativo del Sistema de Prevención, Atención y Recuperación de Desastres (Dapard).

El alcalde de Murindó, Jorge Eliécer Maturana, explicó que del total de comunidades afectadas hay cinco que están en grave situación, debido a que la escasez del agua es total.

El mandatario local añadió que en el casco urbano también tienen problemas porque el agua se recolecta de las lluvias y en las últimas semanas ha habido mucho verano. “Además, la única fuente de provisión de agua es el río Atrato, pero está contaminado con mercurio”, expresó Maturana.

Entre las soluciones que se han planteado para abastecer de agua a las personas están la construcción de pozos subterráneos, un proyecto a mediano plazo, y el uso de motobombas, contó Juliana Palacio, directora del Dapard, quien añadió que están gestionando con EPM para que preste dos de ellas para poder llevar el líquido vital al sector.

Además, la única fuente de provisión de agua es el río Atrato, pero está contaminado con mercurio

La funcionaria agregó que en días próximos enviarán a la zona ayudas humanitarias, principalmente con kits de alimentación, por solicitud de los habitantes. Para ello, solicitaron el apoyo de la Fuerza Aérea, ya que no se puede llegar a la localidad de manera terrestre ni fluvial.

Entre tanto, es Corpourabá la entidad encargada de hacer los estudios que definan las posibilidades de construir los pozos y tener agua potable para las comunidades, muchas de las cuales dependen del río.

Desviación, causada por sismo

Vale recordar que desde hace varios días, las personas denunciaron que la temporada seca terminó de agravar la situación del río por la desviación natural de su cauce, la cual se produjo como efecto colateral del sismo que ocurrió en el municipio en octubre de 1992.

Maturana explicó que por cuenta del sismo, el río Murindó se taponó durante tres días con materiales y que no ha logrado sacar el sedimento por sí solo. En estos días de verano, la situación se complicó y hoy el río parece una playa en más de 20 kilómetros de su extensión.

“Desde que me posesioné en la alcaldía he jalonado un proyecto de recuperación del río, el viernes (11 de enero) tenemos planeado firmar el acta de inicio de un contrato con la Universidad Nacional Sede Medellín para los estudios, el diseño y la formulación del proyecto para presentarlo a la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo y los ministerios de Transporte y Ambiente”, dijo el alcalde.

La idea es aunar esfuerzos y recursos para tratar de recuperar el cauce del río. Según Vanessa Paredes, directora de Corpourabá, desde 2012 la corporación ha hecho recomendaciones a las administraciones municipales para que tomen medidas como la limpieza del río para que pueda ser capaz de trabajar hidráulicamente solo y arrastre el sedimento de la zona.

Hasta el momento no han entregado un balance de las afectaciones a la fauna y la flora que esta desviación del cauce del afluente podría haber generado.
Para José Leonardo Domicó, consejero de gobierno y representante legal de la Organización Indígena de Antioquia (OIA), hay un poco de tranquilidad entre los habitantes ante las medidas anunciadas por los gobiernos departamental y local. Sin embargo, esperan una solución de raíz.

“Para la OIA y las comunidades indígenas de allá sigue la preocupación porque el problema es de trasfondo, porque alrededor de los resguardos se requiere la reforestación y una capacitación pedagógica para que cuiden más el territorio. Se requiere que el río corra por su proceso natural, drenarlo es muy importante”, puntualizó.

MEDELLÍN

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.