Secciones
Síguenos en:
Crisis sacude a los restaurantes de Medellín
Restaurante

A pesar de que el local fue cerrado, el restaurante continúa prestando servicio a través de cocinas ocultas.

Foto:

Esneyder Gutiérrez

Crisis sacude a los restaurantes de Medellín

El Trompo, un ejemplo de cómo la crisis económica por la pandemia obligó al cierre de este lugar.

Desde Fenalco Antioquia habían alertado que cerca de 704.000 empleos del sector comercial del área metropolitana estaban laborando en actividades de alto riesgo de afectación y proyectaba que se podrían perder entre 77.000 y 88.000 puestos de trabajo.

Sin embargo, a la fecha, esa cifra fue rebasada dramáticamente: en realidad se han perdido 244.000 empleos y de no darse una apertura segura, afirma el gremio, “tendremos un impacto mucho mayor en este importante indicador”.
Pero, concretamente en el sector gastronómico, la situación generada por la actual emergencia sanitaria es más crítica.

(Le puede interesar: En Medellín le dan alegría a los médicos que enfrentan al covid-19)

Para Luis Guillermo Orjuela, presidente de la Corporación Zona Rosa de Medellín, solo en la capital antioqueña ya se han cerrado definitivamente alrededor de 220 locales, pero cree que la cifra es más alta.

Y agrega que en el Área Metropolitana se pueden haber cerrado entre 800 y 850 establecimientos.

Un ejemplo de esta crisis por la que atraviesan es el restaurante El Trompo, propiedad de Fabio y Mateo Sierra Gutiérrez, dos hermanos jóvenes y emprendedores antioqueños, que estaban a punto de cumplir cinco años abierto y tuvo que cerrar sus puertas y solo prestar servicio a domicilio.por medio de cocinas ocultas.

Los hermanos llegaron a Medellín, procedentes de Maceo, municipio del Magdalena Medio de Antioquia, a un pequeño local desde donde rápidamente se fueron posicionando como uno de los mejores restaurantes del sector Provenza de El Poblado. Y es que, como asegura Orjuela, además de Provenza, en el parque Lleras y Vía Primavera, también en El Poblado, ya van más de 80 negocios con cierre total.

(También puede leer: 'A mí papá no lo mató el covid-19, sino la mala atención médica’)

El trompo

Así lucía este tradicional restaurante.

Foto:

Esneyder Gutiérrez

En el caso de El Trompo el motivo principal que los llevó al cierre fue por el no acuerdo para reducir el canon de arrendamiento con el propietario del local, mientras pasa la pandemia.

El canon era de 7.500.000 pesos más IVA. “Por el momento era insostenible el pago”, coinciden los hermanos.

Aguantaron tres meses, pero con el incierto panorama para este tipo de negocios no dejaban de pensar en lo que pasaría con la economía de su familia resistiendo más meses.

El contrato era por cinco años y los jóvenes emprendedores habían invertido una gran cuantía en las adecuaciones del que era su nuevo local, todo eso se perdió.
“Preferimos perder ese dinero ya, que estar perdiendo más dinero mes a mes, no nos podíamos llenar de ilusiones, luego era peor y por eso la decisión más sabia fue entregar el local”, dice Fabio, quien, además de socio, era el chef del lugar.

(Lea: En 117 municipios de Antioquia dan clases por radio)

21,6% es la tasa de desempleo en Medellín que alcanzó niveles récord

El 21 de julio de 2016 fue la fecha en la que abrieron las puertas de El Trompo, Maceo. Allí se vivía una bonanza y gran demanda de alimentación debido a la llegada y puesta en operación de una planta cementera y cientos de trabajadores, por lo que el inicio del restaurante fue un éxito hasta que fue cancelada la operación de dicha planta y decidieron traerlo a Medellín y probar suerte.

Eran muy buenos momentos para los jóvenes restauradores que de un local pequeño pasaron a otro de 200 metros cuadrados donde realizaron inversiones por más de 300 millones de pesos en adecuaciones. Todo se perdió en menos de cuatro meses con la llegada del covid-19 y el no acuerdo con los propietarios del local.

Sus platos se enfocaban en la cocina colombiana. Es decir, sus insumos eran los productos de campesinos locales y de algunas regiones del país con los que preparaban platos típicos basados en las tradiciones y técnicas ancestrales que iban hiladas con la investigación y el uso de los productos de Colombia.

(Le puede interesar: ‘Se viene lo más difícil para Bogotá, Medellín y Cali': Minsalud)

“Nuestro principal enfoque era apoyar el campo colombiano, los campesinos. Mostrar los productos colombianos y las técnicas ancestrales con las que los abuelos nos criaron, que no se perdiera nuestra cultura gastronómica”, cuenta Fabio.

Un poco más de 45 millones de pesos habían alcanzado a vender al mes en los nueve que alcanzaron a estar en la nueva sede. La idea era alcanzar un promedio de 90 millones mes, cuando el nuevo local fuera acreditado, llegar a otras ciudades con la marca e incluso a otros países como México y España.

Sin embargo, para sus clientes, la marca no acabó. Ahora se reinventaron y están ofreciendo sus mismos platos a través de internet y con servicio a domicilio gracias a una cocina oculta. Es decir, un establecimiento donde solo está la cocina y se preparan los alimentos empacados al vacío para que las personas lo consuman en sus casas.

Los menús dependen de la disponibilidad de productos que cosechan los agricultores de corregimientos como San Cristóbal y Santa Elena, entre otros lugare no solo de Antioquia, sino también del país.
“Solo quedaron los protocolos que diseñamos para atender a los clientes una vez nos dieran el aval para abrir”, manifiestan con pesar los jóvenes empresarios.

ESNEYDER GUTIÉRREZ
PARA EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.