Casa Indígena, un bohío de cemento en la ladera de Medellín

Casa Indígena, un bohío de cemento en la ladera de Medellín

El lugar surgió tras la llegada de covid-19 a la ciudad para ayudar a las comunidades indígenas 

Casa Indígena, un bohío de cemento en la ladera de Medellín

Casa Indígena en la actualidad cuenta con 66 personas entre niños, jóvenes, adultos y adultos mayores, está ubicada en la comuna 3 (Manrique), en el sector conocido como el Raizal.

Foto:

Esneyder Gutiérrez Cardona

Por: ESNEYDER GUTIÉRREZ PARA EL TIEMPO
23 de junio 2020 , 08:32 p.m.

Como un espacio para la población indígena en situación de calle en Medellín, que de acuerdo a la Línea Base Indígena de 2019 y los censos de los cabildos, son casi 5.000 indígenas que habitan en la ciudad, en abril pasado nació ‘Casa Indígena’.

Este lugar surgió tras la llegada de covid-19 a la ciudad para brindarles a las comunidades indígenas más vulnerables ayuda para resguardarse durante el aislamiento obligatorio.

“Hemos brindado atención integral con enfoque diferencial a la población indígena más vulnerable en la ciudad. A través de la Unidad Móvil Indígena logramos identificar a familias en riesgo de calle, debido al desalojo de los inquilinatos”, asegura Mónica Alejandra Gómez, secretaria de Inclusión Social, Familia y Derechos Humanos.

Casa Indígena en la actualidad cuenta con 66 personas entre niños, jóvenes, adultos y adultos mayores, está ubicada en la comuna 3 (Manrique), en el sector conocido como el Raizal. Consta de dos pisos, siete habitaciones, dos cocinas y dos baños.

Las personas que llegaron al lugar lo hicieron producto de una caracterización donde se identificó que tenían condiciones vulnerables, específicamente en el hábitat, debido a que una gran mayoría de la población indígena que vive en la ciudad se hospedaban en inquilinatos de sectores como Niquitao, Robledo, Prado, entre otros lugares donde pueden pagar arriendo por día y donde les cobraban entre 10 mil y 20 mil pesos diarios. Al no poder pagar el valor de la habitación, fueron sacados o desplazados.
Ellos llegaron principalmente de comunidades indígenas Embera Katío de diferentes municipios del departamento de Chocó como Carmen de Atrato y Bagadó, o municipios como Pueblo Rico en el departamento de Risaralda.

Casa Indígena, un bohío de cemento en la ladera de Medellín

Los más jóvenes aprendieron a tocar la guitarra de manera autónoma y con la interpretación de algunas de sus canciones tradicionales, pasan los días en familia.

Foto:

Esneyder Gutiérrez Cardona

Uno de los que habita la vivienda es William Teque Queragama, quien reside con toda su familia compuesta de hermanos, hermanas, tíos, abuelos, entre otros, pertenece a la guardia indígena urbana y por tanto, es un líder en la Casa Indígena.
Teque, que además de estudiar almacenamiento en Comfenalco, es el encargado de poner orden en la casa.

“Somos indígenas y en mi comunidad están ‘llevados’, no hay salud, no hay puentes, no hay educación. Somos pobres y somos desplazados. Aquí en Medellín tenemos vivienda y estudio bueno para niños, allá no”, manifiesta Teque, alegre por la oportunidad de vivir en una casa y de tener alimentación suficiente. “Somos colombianos y tenemos derechos así no sea mi resguardo”, agrega el líder indígena.

La gran mayoría de los indígenas en la ciudad, sobrevive del producto de la elaboración, fabricación y comercialización de artesanías que vendían en las calles de la ciudad, por lo que con la llegada del confinamiento obligatorio en el país, no pudieron ejecutar su actividad económica para generar recursos.

La gran mayoría ya habían sido desplazados y ese precisamente fue uno de los motivos por los que llegaron a la ciudad, fueron sacados a la fuerza con sus familias de sus territorios, un poco porcentaje de ellos llegaron en busca de una mejor oportunidad de vida.

Casa Indígena, un bohío de cemento en la ladera de Medellín

La gran mayoría ya habían sido desplazados y ese precisamente fue uno de los motivos por los que llegaron a la ciudad, fueron sacados a la fuerza con sus familias de sus territorios.

Foto:

Esneyder Gutiérrez Cardona

Lorena García Tuave con 17 años, es una de las mujeres más destacada de la casa, llegó hace 7 meses a la ciudad y es una de las mujeres que ahora habla español, está aprendiendo a leer y escribir, su pronunciación es básica y lenta, pero lo que sí tiene claro es que vivir en una casa de muros de concreto le ha parecido mejor y ahora desea tener una vivienda como esa para su familia, "Comprar casita para nosotros, que nos ayuden, si me dan estudio yo estudio para salir adelante con mi hijo Juan Pablo" manifestó García.

En este momento los 66 indígenas cuentan con acompañamiento permanente de profesionales psicosociales que hablan en sus propias lenguas nativas, es decir que reciben una atención integral con enfoque diferencial étnico, aparte del techo, los servicios públicos y la alimentación que se les provee y en la cual se les ha prestado una mayor atención entendiendo que ellos tienen sus propias formas, costumbres y tradiciones de cocinar y preparar sus alimento. Por eso se les entregan los mercados con los productos y ellos los preparan en las cocinas de la casa.

Casa Indígena, un bohío de cemento en la ladera de Medellín

Se les provee los mercados con los productos y ellos preparan los alimentos en las cocinas de la casa y con sus costumbres gastronómicas.

Foto:

Esneyder Gutiérrez Cardona

La estrategia se ha venido fortaleciendo a través de fundaciones o particulares que hacen sus donaciones o aportan sus conocimientos en pro del fortalecimiento de estas poblaciones, donaciones de ropa y calzado; brigadas de salud para realizar chequeos temperatura y pruebas de Coronavirus para tener la seguridad que estén en buenas condiciones, también hay jornadas de recreación para niños y niñas, clases para los jóvenes y adultos en el área de español y matemáticas, entre otros, hacen parte del programa que lidera la Secretaria de Inclusión Social Familia y Derechos Humanos.

La idea es mantener la población indígena ocupada, principalmente ampliando su conocimiento, por eso se tiene pensado formar algunos hombres y mujeres en labores como peluquería para que tengan otras herramientas para sustentarse cada uno de manera autónoma.

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.