‘Blockchain’ para vigilar las licitaciones públicas

‘Blockchain’ para vigilar las licitaciones públicas

Centro para Cuarta Revolución Industrial tiene proyectos anticorrupción e inteligencia artificial.

Centro para la cuarta Revolución

El Centro para la Cuarta Revolución Industrial fue inaugurado el pasado 30 de abril y tiene su sede en el edificio de Ruta N.

Foto:

Jaiver Nieto / EL TIEMPO

Por: Jacobo Betancur Peláez
26 de octubre 2019 , 10:03 p.m.

Según la Contraloría General de la República, entre 2016 y 2018, en Colombia se firmaron al menos cinco millones y medio de contratos públicos que suman un valor aproximado de 545 billones de pesos. De ese total, cerca de 51,9 billones corresponden a licitaciones públicas, la segunda modalidad de contratación más utilizada en el país.

Sumergirse en ese mar de documentos, empresas y funcionarios públicos, de tal manera que puedan detectarse a tiempo las irregularidades y evitar que firmen procesos amañados, constituye una tarea que desborda las capacidades actuales de organismos de control como la Procuraría o la Contraloría.

Todo esto teniendo en cuenta que Colombia hay una alta percepción de corrupción, como lo muestra Transparencia Internacional cuando, en el último Índice de Percepción de Corrupción, ubicó a Colombia en el puesto 99 entre 180 países observados.

Con este problema en mente, un equipo de investigadores del Centro para la Cuarta Revolución Industrial (C4IR) en Colombia iniciaron un proyecto que pretende usar el poder del blockchain para crear una herramienta que ayude a los organismos de control, observatorios, periodistas y a la ciudadanía en general a rastrear y emitir alertas sobre casos de corrupción, incluso antes de que estos se consumen.

Mauricio Tovar, líder de blockchain del C4IR en Colombia, explica que la idea nació en la búsqueda de una herramienta que permitiera a la Procuraría General de la Nación tener más ojos para vigilar los procesos de contratación pública y así combatir la corrupción.

La tecnología blockchain podría definirse como un sistema de información que permite mayor transparencia en diversas transacciones, gracias a un gran conjunto de bloques de datos que están interconectados entre sí. Este sistema es por lo general comparado con un libro abierto, ya que al modificar uno de los bloques de información que componen la red, todos los participantes de la misma pueden darse cuenta de ello y tienen el poder de validar esas modificaciones.

Aunque el blockchain ha sido utilizado principalmente para hacer posible el uso de criptomonedas como el bitcóin, en diversos lugares del mundo desde hace algún tiempo viene implementándose en otros procesos como, por ejemplo, las licitaciones públicas.

En este caso, explica Tovar, lo revolucionario de la idea sería que bajo un sistema de datos con esta arquitectura sería casi imposible que las condiciones de las licitaciones fueran modificadas para favorecer a un contratista. Además, los ciudadanos con acceso a esa red podrían vigilar de forma activa los procesos contractuales y alertar en caso de encontrar irregularidades.

“Los procesos de contratación pública constituyen una de las actividades de gobierno con mayor vulnerabilidad a la corrupción. Blockchain es una tecnología que nos permite depositar la confianza que históricamente hemos entregado a instituciones y empresas para acceder a productos y servicios, muchas veces con mejores eficiencia, seguridad y transparencia”, agrega Tovar.

El proyecto es desarrollado en conjunto con el Foro Económico Mundial, la Procuraduría General de la Nación, Colombia Compra Eficiente, la Alcaldía de Medellín, la Universidad Nacional, la Universidad de California y una compañía estadounidense que desarrolla herramientas de seguridad para blockchain llamada Quantstampo.

‘Blockchain’ para vigilar licitaciones

El ‘blokchain’ sirve para crear herramientas que ayuden a rastrear y emitir alertas sobre casos de corrupción.

Foto:

Jáiver Nieto / EL TIEMPO

Esta idea es tan solo un abrebocas del paquete de proyectos que ya comenzaron a andar gracias al Centro para la Cuarta Revolución Industrial en Colombia.

“Durante los primeros dos meses de funcionamiento nos dedicamos a planear muy bien cuáles deberían ser los focos de acción para este año. Esto significa identificar las oportunidades de impacto, las tendencias y ser capaces de entender los retos. Terminada esa tarea definimos los proyectos priorizados y los pusimos en marcha”, explica Agostinho Almeida, director del Centro para la Cuarta Revolución Industrial en Colombia.

Almeida agrega que son varias las iniciativas en las que trabaja el equipo investigador, de las cuales destaca dos:

La primera de ellas consiste en la vinculación del país a un proyecto liderado por el grupo del G20 en el cual se pretende formular una hoja de ruta para la creación de políticas públicas y marcos regulatorios que permitan implementar tecnologías asociadas al concepto de ciudades inteligentes. Tecnologías que abarcan temas como la movilidad, seguridad, acceso al agua o el uso de los datos para mejorar la calidad de vida de las personas.

Según Almeida, el rol del centro colombiano en este proyecto es el de unir esfuerzos de otras ciudades latinoamericanas para que desde el contexto y las necesidades de la región pueda pensarse cuáles son los caminos para el desarrollo de ciudades inteligentes a escala global.

La segunda iniciativa, explica, consiste en preparar el terreno para el uso de la inteligencia artificial en las entidades públicas.

En este proyecto, el equipo investigador del centro trabaja con varias instituciones nacionales y locales para definir recomendaciones y criterios que guíen al sector público cuando vaya a utilizar la inteligencia artificial en su trabajo, de tal forma que ese uso se haga de manera responsable y transparente.

No obstante, Almeida agrega que, más allá de estos proyectos específicos, la máxima aspiración del centro es la de lograr comprender las implicaciones de la cuarta revolución industrial, de tal forma que puedan maximizarse sus beneficios y disminuirse los riesgos.

El Centro para la Cuarta Revolución Industrial fue inaugurado el pasado 30 de abril de este año, en un evento encabezado por el presidente Iván Duque y el alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, con el objetivo de impulsar el uso de las tecnologías de la cuarta revolución industrial.

La cuarta revolución industrial es una teoría propuesta por Klaus Schwab, fundador del Foro Económico Mundial (FEM), que parte de la idea de que tecnologías y herramientas como la inteligencia artificial, internet de las cosas, el blockchain y, en general, todos los desarrollos que están naciendo gracias al gran universo de datos que forjó la humanidad desde la aparición de los sistemas informáticos e internet, están transformando profundamente el mundo.

Este conjunto de cambios dan forma al concepto de la industria 4.0, que en términos generales podría definirse como la materialización económica de esos nuevos desarrollos.

La automatización de los procesos productivos, el ahorro de recursos y energía o el refinamiento de las tecnologías de procesamiento de datos son tan solo algunas de las posibilidades que los expertos vaticinan pueden comienzan a aparecer con el uso de estas tecnologías.

Con ello en mente, el FEM unió fuerzas con varios gobiernos del mundo y decenas de compañías multinacionales para generar espacios en donde se estudiaran esas transformaciones y se formularan soluciones para maximizar los beneficios del cambio.

En ese contexto, el Gobierno colombiano y la Alcaldía de Medellín se sumaron al programa y fundaron en Medellín el primer C4RI de Latinoamérica.

Paula Andrea Zapata, secretaria de Desarrollo Económico de Medellín, cree que el principal reto que plantea la cuarta revolución industrial es cómo la ciudad y el país pueden estar a la altura de ese proceso de transformación que atraviesa el mundo y puede generar un sistema educativo que responda a la demanda de talento que comienza a presentar la industria 4.0.

“El Centro para la Cuarta Revolución Industrial es el resultado de un proceso de ciudad. Un proceso que pudo lograrse gracias a la unión del Estado, las universidades, el sector privado y el ciudadano. El principal reto que tenemos es cómo convertir esa cuarta revolución industrial en una revolución del talento”, plantea Zapata.

¿Qué es la cuarta revolución industrial?

Aunque para muchos académicos hablar de una cuarta revolución industrial es aún prematuro, Klaus Schwab, fundador del Foro Económico Mundial, argumenta que a causa de la velocidad, profundidad e impacto de los cambios que están sucediendo, el mundo debe prepararse para aprovechar las oportunidades que estos plantean y anticiparse a los problemas que pueden surgir.

Este economista y empresario alemán propone que la primera revolución industrial, desatada entre 1760 y 1840, comprende la invención de la máquina de vapor y la consolidación del ferrocarril como medio de transporte. La segunda revolución, presentada a comienzos del siglo XX, consiste en la aparición de la producción en masa, gracias al desarrollo de la cadena de montaje y la electricidad. La tercera, también denominada revolución digital, fue posible gracias al
desarrollo de la computación, desencadenado en la década de 1960.

En ese contexto, la cuarta revolución industrial consiste en cómo las nuevas tecnologías, desarrolladas gracias a la revolución digital, están fusionando los “dominios físicos, digitales y biológicos del mundo”, dice Schwab.

JACOBO BETANCUR PELÁEZ
PARA EL TIEMPO @JacoboBetancur

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.