Así fue la Navidad de los niños damnificados de Moravia

Así fue la Navidad de los niños damnificados de Moravia

Afectados por el incendio, registrado en el noroccidente de Medellín, recibieron aguinaldos.

Regalos a niños de Moravia

Al menos 1.000 niños se beneficiaron de los aguinaldos navideños, en el Centro de Desarrollo Cultural de Moravia de Medellín.

Foto:

Guillermo Ossa /EL TIEMPO

26 de diciembre 2017 , 11:29 a.m.

Los niños del barrio Moravia, en el nororiente de Medellín, se veían felices en esta Navidad, compartieron con payasos, magos y papá Noel, pese a que lo perdieron todo en un incendio, que consumió 108 viviendas de madera, en el sector El Oasis, el pasado 18 de agosto.

David Santiago, de 11 años, es uno de esos pequeños que quedó en la calle con su familia, tras esa emergencia que dejó 400 damnificados, entre ellos, 170 menores de edad.

Ese día, él estaba en la escuela y cuando llegó encontró su casa hecha cenizas, entonces corrió a buscar a su mamá y a su hermano menor, quienes sobrevivieron. Las llamas, aunque consumieron 8.000 metros cuadrados, no dejaron muertos.

El niño contó que el fuego desapareció todos sus juguetes, cuadernos y su viejo televisor, incluso, el árbol de Navidad que armó con su mamá en el 2016.

El pasado sábado, David Santiago estaba en el Centro de Desarrollo Cultural de Moravia con otros 1.000 niños pobres, a quienes la Alcaldía de Medellín les celebró la Navidad con piñatas, payasos, magos, dulces y aguinaldos. Desde las nueve de la mañana hasta el mediodía, funcionarios compartieron con ellos y les enseñaron sobre derechos humanos.

Natalia Naranjo López, experta en Ciencias Sociales de la Secretaría de Inclusión Social, quien estaba disfrazada de ‘La maga Pati’, dijo que la idea era compartir con los niños regalos de Navidad como muñecos, carritos, juegos de mesa y rompecabezas, y a la vez, enseñarles sobre autoprotección .

Regalos a niños de Moravia

La celebración de Navidad se realizó en el Centro de Desarrollo Cultural de Moravia.

Foto:

Guillermo Ossa /EL TIEMPO

“Celebramos con ternura, música y arte este fin de año para despertar ese niño interior que tenemos en el corazón y enseñarles a las familias sobre derechos humanos, asimismo, invitarlas a denunciar la violencia física, sexual y sicológica”, contó la experta.

Por ello, en el centro cultural había juegos tipo carrusel, donde los niños interactuaron y aprendieron sobre sus derechos, también hubo obras de teatro alusivas a los valores y magos que dejaron un mensaje sobre la importancia de compartir, ser responsables y respetuosos.

Durante la actividad, Papá Noel y una muñeca conocida como ‘Florecita’ hablaron sobre los riesgos de la explotación sexual y comercial infantil en los barrios. “Buscamos traer luz, color, diversión y malabares para compartir con los niños y mostrarles los riesgo que hay en la ciudad”, agregó Natalia.

Maria Elda Zapata, la madre de David Santiago, contó que esa celebración fue muy agradable para él y su hermanito de 5 años, quienes llevan cuatro meses sin tener una cama para dormir. “Fueron unas horitas de distracción para nosotros que lo perdimos todo y estamos durmiendo hasta en el piso de una bomba de gasolina, a la espera de un subsidio de arriendo para empezar de nuevo, para tener una casita”, contó la madre.

Luis Bernardo Vélez, secretario de Inclusión Social y Familia de Medellín, explicó que históricamente Moravia ha sido uno de los barrios más afectados por la pobreza, donde hay muy pocas oportunidades.

Regalos a niños de Moravia

El secretario de Inclusión Social, Luis Bernardo Vélez, entregó los regalos a los niños damnificados por el incendio de Moravia.

Foto:

Guillermo Ossa /EL TIEMPO

El secretario dijo que este evento se hizo con regalos donados por muchas personas y entidades para que los niños de escasos recursos tuvieran una feliz Navidad y no salieran a la Autopista a arriesgar sus vidas en busca de juguetes.

El funcionario aseguró que año tras año, las familias piden aguinaldos en las vías y que la idea es empezar a cambiar esa tradición para entregar regalos de manera ordenada, digna y segura.

“Estuvimos reunidos en un evento recreativo y lúdico, con música y artistas sin poner a los niños ni a sus madres en riesgo. Incluso, en otras navidades, la gente tiraba regalos desde los carros para que ellos los recogieran. Es un gesto que podría ser de generosidad, pero que hacía mucho daño, aumentaba los accidentes de tránsito”, añadió Vélez.

Frente a los damnificados, dijo que ya no hay ninguna familia viviendo debajo del puente de la Madre Laura, hay personas en auto albergues y otras con arriendos temporales. “Buscamos oportunidades para que los damnificados tengan una mejor calidad de vida”, concluyó.

Mientras tanto, la madre de David Santiago espera tener un hogar para ofrecerle a sus dos hijos. Cuatro meses después del incendio, ella asegura que lo pedió todo y que duerme en la calle.

DEICY JOHANA PAREJA M.
Redactora de EL TIEMPO
En Twitter: @johapareja

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.