Agüeros de fin de año que se resisten a desaparecer en Colombia

Agüeros de fin de año que se resisten a desaparecer en Colombia

Para esta época se acrecientan los ritos por ahuyentar las malas energías y atraer la prosperidad.

Agüeros

El Kuco-suerte de color amarillo es uno de los agüeros más tradicionales utilizado por las familias colombianas para recibir hoy el nuevo año.

Foto:

Esneyder Gutiérrez. Para EL TIEMPO

Por: James Estiven Alzate
31 de diciembre 2018 , 11:01 a.m.

Prendas de color amarillo y rojo, velas, velones, sahumerios, plantas medicinales y artículos de superstición se ven en las calles de la ciudad. Al parecer, los agüeros de fin de año no son cosa del pasado. Por el contrario, los vendedores ofrecen nuevas maneras de hacer ritos para la suerte, el amor, los viajes, el trabajo… o tan solo una limpieza de energías.

Eduardo Vera, un joven de 25 años, llega al puesto de Álvaro Ordóñez Yepes, quien hace 40 años trabaja en la Placita de Flórez vendiendo eucalipto, manzanilla, cola de caballo y otras plantas para curar enfermedades, combatir brujerías y, por supuesto, realizar rituales decembrinos.

Vera busca algún ungüento o menjurje que le ayude a quitarse “las malas energías” que siente que lo rodean. “Yo casi no creo en la maldad, porque para las personas buenas todos son buenos. Pero sí creo en los baños; me haré uno de la prosperidad y limpiaré mi casa con estas plantas”, comenta.

Sin embargo, Ordóñez dice que no es común encontrarse a los jóvenes por su local: “Acá los muchachos vienen para otras cosas, pero para comprar el ramo de la prosperidad o la abundancia, no. La mayoría de personas son adultas. Estos ritos funcionan según la fe de cada persona”, dice este hombre mientras poda un eucalipto para armar un ramo de la prosperidad.

Yo casi no creo en la maldad, porque para las personas buenas todos son buenos. Pero sí creo en los baños; me haré uno de la prosperidad y limpiaré mi casa con estas plantas

Carlos Páramo, magister en antropología y doctor en historia, asegura que tener ritos y agüeros es natural en todos los seres humanos.

“Consciente o inconscientemente, las personas tenemos cábalas y creemos que con una camisa o un perfume nos va mejor que con el otro. El gran diferenciador en diciembre es que practicamos ciertos rituales, pero somos conscientes de ellos y creemos que por hacerlos nos va a ir mejor en una u otra cosa”, explica Páramo.

En el caso de los adolescentes, dice Páramo, los agüeros navideños no son tan comunes ya que “los jóvenes se encuentran en una etapa de cambio, donde por rebeldía rechazan todo lo que ven hacer a sus padres. De por sí, este tipo de prácticas son más arraigadas en personas adultas”, agrega.

Con la postura del antropólogo Páramo está de acuerdo Gloria Valencia, quien lleva 24 años trabajando en las tiendas de la Feria del Brasier y Solo Kukos.

Ella dice que son los padres quienes compran los calzones amarillos y rojos para sus hijos, pero que no es común que los adolescentes le tengan fe a este tipo de tradiciones de fin de año.

Agüeros

Inciensos, espigas y pequeños altares con granos de la canasta básica simbolizan que en el transcurso del año no les falten los alimentos en las mesas.

Foto:

Esneyder Gutiérrez. Para EL TIEMPO

Sin embargo, Elena Patricia Ricardo, de 18 años y vendedora en el mismo almacén de Valencia, dice que ella sí utiliza ropa interior de color amarillo para la prosperidad porque es una tradición que no solo se vive en su familia sino en todos los círculos sociales en los que se mueve.

En ese mismo sentido, Orladis Marín Giraldo, quien vende velas, esencias, velones y sahumerios en la Placita de Flórez, cuenta que los jóvenes están llegando a comprar este tipo de cosas porque viven una espiritualidad más amplia; pero no solo el 24 y el 31, sino todo el año. “En este tiempo he visto a muchos de ellos comprando cuarzos, piedras y jardines zen para la protección, la salud, la armonía y el amor”, menciona.
Vendedores, compradores y expertos coinciden en que si bien no existen estudios que muestren una relación directa entre el agüero y sus resultados, estos siguen vigentes por razones de fe y protección.

Entre los agüeros más tradicionales están salir con las maletas a darle la vuelta al barrio, comerse 12 uvas, bañarse en champaña o con algunas platas medicinales y aromáticas; ponerse ropa interior amarilla, prender la vela de los siete colores y hacer una limpieza de toda la casa.

Sin embargo, la cultura occidental ha tomado prestado de Oriente algunos rituales budistas para realizar hoy como los jardines zen, meditaciones, mantras y otros que van ligados a sentir una protección durante el año que viene.

JAMES ESTIVEN ALZATE
Para EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.