Abriaquí, donde ni la violencia ni el virus han tenido cabida

Abriaquí, donde ni la violencia ni el virus han tenido cabida

Ubicado en el Occidente, se ha destacado por su tranquilidad. La covid-19 está fuera del territorio.

Abriaquí

Las dos tabernas que había se convirtieron en revuelterías; las misas se escuchan a través de los parlantes que ubican en el parque.

Foto:

CORTESÍA CANAL TELEREGIÓN

Por: Medellín
10 de julio 2020 , 06:45 a.m.

En medio de dos gigantescas montañas y bañado por el río Herradura está Abriaquí, municipio antioqueño donde ni la violencia ni el coronavirus han podido entrar.

A cuatro horas y media de la capital de la montaña, el nombre de la localidad, dice la tradición oral, tiene su origen en María Centeno, una reconocida empresaria minera de la época de la colonia quien le dijo a unos esclavos: “Abrí aquí un hueco”. Allí enterraron un cargamento de oro que tenía como destino Urabá.

‘Pesebre de Antioquia’, como también le llaman sus habitantes, tiene dividido su casco urbano en solo cuatro barrios donde de lunes a viernes es muy poca la gente que se ve caminar. La mayoría de sus moradores se la pasan en las parcelas trabajando la tierra. Los fines de semana, la dinámica cambia un poco.

Héctor William Urrego Quirós, su alcalde, resume la tranquilidad del municipio en que hace 14 años no se presenta una muerte violenta y el único hecho que ha alterado la tranquilidad entre sus habitantes, se presentó el 1 de mayo de 2015. Ese día, quien era el comandante de la Policía dejó por el piso el nombre de la Institución.

(Le puede interesar: Alcaldes de Urabá piden adelantar recursos PDET en proyectos no covid)

“El comandante se emborrachó y armó el desorden. Nunca se me va a olvidar ese día”, dice el mandatario a quien le tocó ver en primera fila tan bochornosa actuación oficial.

Para Urrego, la tolerancia, el que todos los habitantes se conozcan y sean como una familia, son las razones para que en la localidad se respire la tranquilidad que en otras es imposible.

Adrián Antonio Alcaraz Sepúlveda, sacerdote del templo Santa Cruz de Abriaquí, quien asegura sentirse muy a gusto en el municipio donde solo lleva 6 meses como párroco, asevera que la situación se debe a la piedad de sus moradores. “La gente es muy piadosa, muy religiosa. El municipio es muy tranquilo. Acá uno deja las puertas abiertas de par en par y no se pierde nada”, acota Alcaraz.

Abriaquí

El casco urbano solo tiene cuatro barrios. Es muy pequeño.

Foto:

CORTESÍA CANAL TELEREGIÓN

La paz en este poblado llega al punto de tener solo siete policías que “no tienen nada que hacer”, dice el religioso, pero que es bueno que estén porque “uno no sabe”. Sus labores entonces son de patrullaje y actividades de prevención.

Este municipio, donde abunda la leche, la curuba y el aguacate Hass, del cual hace poco enviaron 12 toneladas a Holanda, sus autoridades han logrado mantener, desde el comienzo de la pandemia, la covid-19 lejos de la población.

(Le recomendamos leer: En la comuna 13, hay 435 posibles víctimas de desaparición forzada)

El secreto, manifiestan sus habitantes, está en los puestos de control que ubicaron desde marzo en las vías de acceso (Abriaquí-Frontino y Abriaquí-Cañasgordas) y que solo un coterráneo sea el encargado de llevar hasta allí los víveres que compra en Medellín. Nadie más lo puede hacer.

Nos conocemos prácticamente todos y nos hemos familiarizado con mantener la calma
y la tranquilidad. Entre todos
evitamos la violencia

En los controles, la misma comunidad se ha tomado muy en serio la vigilancia y no permite que foráneos lleguen a dañar lo que durante los últimos tres meses han protegido con mucho celo.

En esas carreteras a más de un habitante de los municipios vecinos los han sorprendido intentado llegar hasta el pueblo con excusas baratas, pero de inmediato les solicitan que se regresen a sus casas. “Les hemos manifestado que los tiempos de pasear vendrán más adelante”, concluyó el alcalde.

Los únicos que pueden entrar son quienes previamente tramitan un permiso a través de un correo institucional. Allí deben informar origen-destino y motivo del viaje. No a todos se les permite el ingreso.

Aunque Abriaquí hace parte del selecto grupo de municipios libres de la enfermedad, sus lugareños no bajan la guardia y por eso los corrillos que se armaban en la plaza principal para tomar tinto o escuchar música de cuerda, se aplazaron.

LAURA ROSA JIMÉNEZ VALENCIA
Para EL TIEMPO @Laura_Rossa
Medellín

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.