A un lugar secreto son llevados los escombros del edificio Mónaco

A un lugar secreto son llevados los escombros del edificio Mónaco

A toda maquina trabajan para limpiar los restos del que fuera propiedad de Pablo Escobar.

Escombros del edificio Mónaco

El memorial Inflexión, que se construirá donde hoy quedaron las ruinas del Mónaco, hace parte de la campaña Medellín abraza su historia. 

Foto:

Esneyder Gutiérrez / ETCE

Por: Esneyder Gutiérrez
04 de marzo 2019 , 01:37 p.m.

Cuatro retroexcavadoras, tres de ellas dotadas con martillos hidráulicos para resquebrajar en piezas más pequeñas los grandes bloques de cemento y metal, y otra con una pala para recoger y depositar en volquetas doble troque los escombros que dejó la implosión del edificio Mónaco el pasado 22 de febrero, es parte del panorama que se vive en el barrio Santa María de Los Ángeles, en El Poblado.

A la maquinaria amarilla, la acompaña una cuadrilla de trabajadores entre los que se observan por los espacios de las rejas de la fachada, llenas de polvo, soldadores que con sopletes cortan entre una especie de montaña de hierro, los metales de las columnas y las vigas que sostenían el edificio.

También se advierten obreros, personal de Atila, la empresa que se encargó de la implosión, y otros hombres con cascos blancos y chalecos azules marcados por detrás con el nombre Excedentes San Fernando Demoliciones.

Escombros del edificio Mónaco

La empresa Atila fue la encargada de la demolición del edificio Mónaco, que se realizó el pasado 22 de febrero de 2019.

Foto:

Esneyder Gutiérrez / EL TIEMPO

La jornada de trabajo en el lugar, según los vecinos, es de 7 de la mañana a 4 de la tarde, cuando son silenciados los martillos y la maquinaria.

Pero una de las jornadas que no cesa en el lugar es la visita de propios y extranjeros que llegan a la fachada del edificio en pedazos para tomarse fotografías donde en el pasado fuera una de las extravagancias de lujo del capo narcotraficante Pablo Escobar Gaviria, dueño de dicha propiedad.

Algunos de ellos son los hermanos Arteaga que, luego de realizar un trabajo cerca del edificio, caminaron hasta allí para ver lo que quedaba del Mónaco y de paso sacarse “una foto para el recuerdo, este lugar es muy famoso y aun Pablito es muy recordado,” menciona Luis, uno de los Arteaga.

Todavía está rodando la plata de Pablo, del narcotráfico, solo hay que ver la gran cantidad de hierro que se ha sacado

Según la Empresa de Desarrollo Urbano de Medellín (EDU), entidad encargada y designada como vocera en el tema del Mónaco, hasta ayer sábado 2 de marzo los operarios habían logrado remover un 6,17 % de los escombros que están estimados en de 23.000 metros cúbicos de tierra y metales, producto del derribamiento controlado. Se espera que la disposición final de estos, termine a mediados de marzo.

Pero el tema de los escombros es mucho más complejo. Estos estarían siendo llevados a un lugar desconocido y secreto bajo una cláusula de confidencialidad. Las causas de tal decisión son atribuidas a que alrededor de la propiedad, como muchas otras del abatido capo, hay una especie de simbolismo y se quiere evitar que las personas lleguen a ese lugar para buscar entre los restos.

Escombros del edificio Mónaco

El edificio Mónaco estaba conformado por ocho pisos y estuvo avaluado en 5.000 millones de pesos, tenía 34 parqueaderos, 12 apartamentos, 2 piscinas y una cancha.

Foto:

Esneyder Gutiérrez / EL TIEMPO

“Todavía está rodando la plata de Pablo, del narcotráfico, solo hay que ver la gran cantidad de hierro que se ha sacado. Van como tres camiones que han salido cargados con 14 toneladas de hierro cada uno, y esto apenas comienza”, dice uno de los empleados de la obra, quien pidió que su nombre no fuera revelado para evitar sanciones en su compañía. Luego, agrega, que “según escuché, el metal va de inmediato a una metalúrgica que lo procesa de nuevo”.

Pero este es solo uno de los rumores que se escuchan en el lugar que es custodiado las 24 horas por la policía. Por allí no pasa una persona sin detenerse a mirar el edificio pulverizado.

Con respecto a los vecinos de los alrededores del Mónaco, que resultaron de alguna manera afectados por la implosión, la Administración Municipal aseguró que se están terminando de atender las afectaciones en daños de vidrios y otras de menor cuantía.

Escombros del edificio Mónaco

la demolición fue posible por la labor que en años pasados se empezó para que la Sociedad de Activos Especiales (SAE) permitiera que la propiedad pasara a manos de la Alcaldía de Medellín

Foto:

Esneyder Gutiérrez / EL TIEMPO

Una vez terminen las obras de remoción del material, se dará paso a la construcción del Memorial Inflexión en dicho terreno como materialización de la campaña ‘Medellín abraza su historia’, impulsada por la alcaldía de Medellín para honrar las víctimas que dejó la violencia y no a los que la causaron.

El proyecto fue diseñado a través de un conjunto de talleres de imaginarios en los que la ciudadanía opinaba sobre qué obra se debería hacer una vez desapareciera la estructura del Mónaco, luego de estar en pie por 33 años.

ESNEYDER GUTIÉRREZ
Redacción Medellín

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.