108 años cumplió la mujer más longeva que vive en Envigado

108 años cumplió la mujer más longeva que vive en Envigado

Su familia dice que la clave para vivir tantos años radica en sus buenos hábitos.

vieji

Entre sus hijos y nietos, rodearon a Teresa en su cumpleaños número 108 para celebrar por sus años de vida que la posicionan como una de las mujeres mas longevas de Envigado.

Foto:

Esneyder Gutérrez

Por: Esneyder Gutiérrez
01 de abril 2019 , 05:14 p.m.

Su cabello es blanco como algodón; sus ojos, cansados quizás por más de un siglo de vida, son claros y esquivos. Usa elegantes trajes de paño que acompaña con una pañoleta amarrada a su cuello; sus manos blancas reflejan su nobleza.

Así es Teresa Moncada de Ruiz, una matrona que vive en el municipio de Envigado y que celebró su cumpleaños 108 el pasado miércoles.

Y es que ser la mujer más longeva del valle de Aburrá y, posiblemente, de Antioquia, es una hazaña que no muchos cuentan. Por eso, para festejarlo, su familia y un grupo de líderes comunitarios contó con el apoyo de la administración municipal de Envigado para organizar una fiesta como homenaje para ella. Hubo flores, torta, una chirimía y una eucaristía.

Teresa Moncada de Ruiz nació en 1911 en Jericó, suroeste de Antioquia. Ella ha contado con la fortuna de gozar de buena salud: no toma pastillas y sus órganos están en perfecto estado.

No podíamos conseguir novio porque nos mandaba a vigilar, yo me gané una pela un día porque estaba hablando con un muchacho que me esperaba a la salida del colegio

Se casó de 19 años, tuvo 19 hijos, pero 5 de ellos perecieron en Jericó, antes de llegar a la capital de la montaña, en donde nacieron los cuatro menores.

Hoy, aún 12 de ellos están vivos, tiene 53 nietos, 40 bisnietos y 22 tataranietos.
“Vivir sano sirve, mi abuela nunca se trasnochó, no tomó licor, no fumó y siempre era muy puntual en las comidas y la hora de dormir, por eso ha durado tanto, digo yo”, manifestó la nieta, Angélica María Ruiz, de 55 años de edad.

Sin embargo, hace cuatro años padeció una neumonía que superó. Luego, debido a problemas en sus rodillas, ha venido desmejorando su salud y ahora se moviliza en silla de ruedas.

Su visión es escasa, además escucha muy poco. A pesar de esto, le encantan los piropos que le dicen al oído. Cuando le dicen uno sonríe como una niña.


Es una mujer típica antioqueña, católica de camándula en mano: su cuarto está adornado por cuadros de la virgen María, un crucifijo y, en el frente de su cama, hay un cuadro de tamaño generoso con la imagen del Sagrado Corazón de Jesús. Todos los días escucha la misa en la televisión.

Me da mucha felicidad que a la edad que uno tiene pueda tener la mamá viva, cuando estoy con mis amigas de la tercera edad y les digo que me debo ir, que voy para donde mi madre

Como si fuera poco, Teresa todavía le hace honor a su plato preferido, un pedazo de chicharrón, y los frijoles.

El haber criado a tantos hijos no fue fácil. Su nieta, Angélica, recuerda la historia de sus abuelos y su familia. Cuenta que sus abuelos vivieron de una tienda en la casa, vendían confites, cremas y paletas que hacía Teresa en compañía de su esposo Bernardo Ruiz, quien murió hace 30 años.

Con tantos años de vida hay muchas historias y anécdotas familiares. Una de las que más recuerdan sus hijas es la que siempre les contaba Teresa.

Esta les narraba lo sucedido en una noche nublada y de tormenta, cuando un rayo cayó en un árbol y este sobre su humilde vivienda que, de inmediato, se incendió. Se quedaron sin hogar.

Pero luego de esto, toda la comunidad, en solidaridad, les consiguió una casa nueva con todo lo que habían perdido. Esto tuvo lugar en el Alto de Marita, lugar que comunica a Jericó y Pueblo Rico.

vf

Una sonrisa regala la matrona a quien le dice piropos al oído.

Foto:

Esneyder Gutiérrez

Como madre fue muy celosa, cuidaba mucho a las mujeres y no las dejaba tener novio. Incluso, las seguía y reprendía a correa.

Otra de las enseñanzas que les ha dejado Teresa a sus hijos son las costumbres de Navidad, como hacer una natilla con una galleta en la mitad como ella siempre la hacía y en el Día de la Mujer, hacer un salpicón que, hasta el día de hoy, sus hijas hacen sin falta.

Pero una de las cosas que más recuerda y extraña la familia es que a la matrona cumpleañera le gustaba cantar canciones como Cielito lindo y Se va la lancha. Ahora ya no lo hace.

Néstor Zapata, un joven sacerdote de 27 años, fue quien ofreció la eucaristía del cumpleaños número 108. Él destaca la fuerza de mujeres como Teresa en su trabajo como madres. Según cree, este es un valor que se está perdiendo en las familias y se debe destacar.

Vivir sano sirve, mi abuela nunca se trasnochó, no tomó licor, no fumó y siempre era muy puntual en las comidas y la hora de dormir, por eso ha durado tanto, digo yo

Sin embargo, el mensaje que dejó a los asistentes fue que hay que vivir y disfrutar de lo que tenemos, del presente. Luego anexó: “Viendo a esta mujer tan vital, quisiera vivir muchos años yo también”.

Lucila Ruiz, con 70 años, es una de las hijas menores de Teresa; ella recuerda que su madre era muy especial, no sabía dónde poner a sus hijos, les enseñó a las mujeres los destinos de las casas y con los hombres también era rígida.

“No podíamos conseguir novio porque nos mandaba a vigilar, yo me gané una pela un día porque estaba hablando con un muchacho que me esperaba a la salida del colegio”, recordó con una sonrisa picaresca Lucila.

“Me da mucha felicidad que a la edad que uno tiene pueda tener la mamá viva, cuando estoy con mis amigas de la tercera edad y les digo que me debo ir, que voy para donde mi madre, todas creen que estoy charlando y se ríen, no pueden creer que con 70 años aún tenga a mi mamá viva”, cuenta.

ESNEYDER GUTIÉRREZ
Para EL TIEMPO
MEDELLÍN
En Twitter: @esneyderfoto

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.