Así se hace la recolección del café en tiempos de coronavirus

Así se hace la recolección del café en tiempos de coronavirus

El tapabocas, el nuevo elemento en las fincas. En el Eje hay mano de obra suficiente en la cosecha.

Café

Desde que se inició la cuarentena estos recolectores no salen de la finca. Buscan proteger a sus familias y sus empleos.

Foto:

Alexis Múnera

Por: PEREIRA
24 de mayo 2020 , 06:05 a.m.

Desde muy temprano comienza la recolección de café en las fincas cafeteras. Sin embargo por estos días, las jornadas inician un poco más temprano pues lo recolectores deben dotarse de los elementos de bioseguridad necesarios y tener todos los cuidados posibles para ubicarse a una distancia de dos metros, cada uno.

Saúl Lizcano lleva casi una década recolectando café. Algunos de esos años los ha pasado en la hacienda Génova en la vía a la variante Condina, en Risaralda. Aunque para él lo más difícil es estar lejos de su familia, sabe que debe protegerlos. “Tenemos que cuidarnos, y hay muchos mayores de 40 años aquí, por eso nos han recomendado no salir y la idea es conservar el trabajo”.

Relató que no se siente muy cómodo con el tapabocas, deben llevarlo todo el tiempo durante las labores en los cafetales e incluso en la finca. “Es muy maluquito lo del tapabocas y desinfectarnos todo el tiempo, pero nos vamos acostumbrando y es por la salud de todos”.

En Risaralda, para esta cosecha de ‘Mitaca’ se necesitan unas 40 mil personas (incluyendo otros trabajadores de las fincas) y en la mayoría de los municipios del departamento se ha contado con la mano de obra necesaria.

“Debemos mantenernos a metro y medio o dos metros cada uno, en los cafetales. Debemos llevar siempre el tapabocas y usar gel antibacterial cuando terminamos. Al final metemos las botas en agua con jabón”, dijo Álvaro Arcila, uno de los encargados de la finca.

También relató que si alguno de los recolectores sale de la finca “ya no vuelve a entrar, no se le permite volver, por todo el tema de la epidemia”.

En Santuario y Apia se presentó un caso atípico. En estos municipios hay grandes extensiones de tierra y se necesitaban cientos de recolectores que tradicionalmente llegaban de los resguardos indígenas del vecino municipio de Pueblo Rico. Pero este año con la propagación del coronavirus, las autoridades de estas comunidades no permitieron la salida de recolectores, en su mayoría pertenecientes a la etnia embera Chami.

De ahí que en cada municipio se tomaron todas las medidas de bioseguridad para evitar la propagación del contagio.

Leonardo Escobar, administrador de la hacienda Génova, contó que los trabajadores que tiene alojados en la finca “los tengo separados, a dos metros entre cada camarote, cada uno con su tapabocas, gel antibacterial, y lavamos, estopas y canecas. En las tardes estamos tratando de controlar lo mejor que se pueda, la gente no debe ir al pueblo”.

También narró que afortunadamente cada palo de café está sembrado a un metro de distancia del otro “y tampoco arrancan todos juntos, van regaditos todos de a poquito. Y aquí no permitimos el ingreso a nadie más. Hasta la Alcaldía me llamó para traer unas personas, pero no recibimos a nadie ni visitas para evitar contagios”, dijo Escobar.

Otro de los cambios que han tenido es a la hora de almorzar pues antes compartían ese tiempo entre todos los recolectores pero ahora deben ubicarse con la distancia indicada. “Debemos mantener el espacio el uno del otro, antes almorzábamos juntos pero ahora debemos ubicarnos cada uno a dos metros del otro”, relató Claudia Lorena Marulanda, recolectora de café.

A diferencia de Apia y Santuario, en los demás municipios se presentó normalidad pues la mano de obra que anteriormente llegaba de Cauca, Huila y Nariño y que este año no llegó, fue subsanada con las personas de estas poblaciones que tuvieron que abandonar sus actividades informales como el mototaxismo, las ventas ambulantes, entre otras, o las personas que perdieron sus empleos formales en Pereira y tuvieron que regresar a sus localidades de origen.

“Esas personas se involucraron en la recolección de la cosecha casi que en la mayoría de municipios e incluso hubo sobreoferta de mano de obra en el caso de Pereira”, afirmó el director ejecutivo del Comité de Cafeteros de Risaralda, Jorge Humberto Echeverri.

Por ahora en Risaralda no se registran contagios entre los recolectores de café. Sin embargo en Quindío ya se presentó el primero. Se trata de un joven de 18 años que provenía de otro departamento y que estuvo trabajando en la recolección del grano en una finca del municipio de Córdoba, Quindío. El joven presentaba síntomas respiratorios por lo que fue aislado y se le practicó la prueba para su diagnóstico en su vivienda, ubicada en una vereda de la localidad.

El director ejecutivo del Comité de Cafeteros del Quindío, José Martín Vásquez, señaló que “están haciendo un acompañamiento de esta situación. Es importante que los recolectores sean conscientes del riesgo que puede tener el contagio y tener las prevenciones del caso y manifestar cuando se tenga algún síntoma, no deben tener miedo de dar aviso”.

Café

Los recolectores usan elementos de bioseguridad como guantes, tapabocas y gel antibacterial.

Foto:

Alexis Múnera

LAURA SEPÚLVEDA HINCAPIÉ
PARA EL TIEMPO PEREIRA

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.