El difícil momento de Batuta Meta

El difícil momento de Batuta Meta

Profesores denuncian que no tienen instrumentos suficientes para trabajar y los acosan laboralmente.

Corno francés de Batuta Meta remendado

El corno francés de Batuta Meta que se encuentra remendado con cinta, en la sede e Ciudad Porfía, para que los niños puedan utilizarlo.

Foto:

Hernando Herrera/EL TIEMPO

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
07 de noviembre 2018 , 02:09 p.m.

Los arcos de los instrumentos de cuerda -como el violín- deshilachados, el corno francés pegado con cinta en lugar de soldadura y los atriles remedados con bolsas plásticas hacen parte de los instrumentos musicales con que niños del centro de formación musical de Batuta Meta en Ciudad Porfía, en Villavicencio, reciben sus clases.

Así encontró algunos instrumentos musicales, este miércoles, EL TIEMPO en ese centro donde reciben clases los estudiantes de la institución educativa La Palmas, tras el pronunciamiento público realizado en un comunicado por docentes de Batuta Meta en el que expresan que “La reconocida Corporación Batuta Meta, que ha deleitado los corazones y los oídos de los metenses por más de 20 años, se derrumba. No sólo en su infraestructura física sino también en la humana”.

En la sede de Ciudad Porfía hay un solo baño que no tiene puerta y es utilizado por los estudiantes y profesores, hombres y mujeres. “En el sector de La Reliquia, que no ofrece las garantías de seguridad, tenemos que dar la clase en la calle”, sostiene Samanta Ordóñez, estudiante fundadora de Batuta Meta, hace 21 años, y actual docente.

En el comunicado se expresa que “la infraestructura física de las diferentes sedes de la Corporación se ha venido deteriorando crecientemente, tornándose cada vez más insalubre y desfavorable para un propicio ambiente de aprendizaje”.

Baño de la sede de Batuta Meta en Ciudad Porfía

El único baño de la sede de Batuta Meta en Ciudad Porfía no tiene puerta y lo deben usar profesores y estudiantes, hombres y mujeres.

Foto:

Hernando Herrera/EL TIEMPO

La docente Samanta Ordóñez expresa que Batuta Meta “ha tenido gran declive en los procesos musicales porque ya no tenemos una cobertura de horas e intensidad grande de clase”.

Ella es profesora de corno francés y dice en algunos centros de enseñanza “solo hay dos instrumentos que están remendados con cinta” y eso lo tiene que vivir también otros profesores con el oboe y el fago y en las diferentes áreas musicales.

A esto se suma el acoso laboral por parte de la administración que “nos están constantemente amenazando con echarnos porque no tenemos la cobertura de la clase, porque no tomamos una foto de registro de la clase y por cosas irrelevantes”, agrega la docente.

En el comunicado de los profesores destacan la labor cumplida por la exgerente de Batuta Meta: “Los docentes de esta Corporación ven con pesar que a partir del cambio de administración tras la renuncia de la doctora Marilyn Monroy de Vanegas, fundadora de la institución y por 15 años su gerente, Batuta se vino abajo”.

Y hacen señalamientos directo al actual gerente de Batuta, que está en el cargo desde marzo de 2011: “El constante acoso laboral por parte del actual gerente, Isaac Tacha Niño, usando amenazas, presiones y otros tantos gestos de irrespeto hacia los profesores, ha llevado a la renuncia de muchos de ellos”.

Los arcos de los violenes deshilachados.

Los arcos de los instrumentos de cuerda están deshilachados en el centro de enseñanza de Batuta Meta en Ciudad Porfía.

Foto:

Hernando Herrera/EL TIEMPO

Uno de ellos fue Camilo Bustamante, uno de los más reconocidos, “cuando Batuta Meta estuvo en los primeros puestos del país y cuando llegó a atender unos cinco mil niños y tenía muchos programas que ahora ya no existen”, agrega la docente Samanta.

Los profesores sostienen que en reuniones y en oficios le han hecho saber a la administración de Batuta Meta de las dificultades que tienen para desarrollar sus clases, pero no pasa nada.

Otro docente consultado señala que hay un grupo importante de profesores que participó de la redacción del comunicado, hay otro que apoya la iniciativa pero no quiere que sus nombres aparezcan, otros desconocen cómo se trabajaba antes en Batuta y unos más apenas hace pocas semanas los contrataron.

También hay retrasos en el pago de los salarios. “Aún no nos han pagado los de octubre y es probable que nos paguen al final de noviembre y así hemos estado todo el año”, dice Samanta.

El gerente de Batuta, Isaac Tacha, expresó que este jueves a las 9:00 de la mañana ofrecerá una rueda de prensa para responder al inconformismo de los profesores.

Mientras que la docente Samanta concluye que “desde mi postura como músico es muy difícil sacar un proyecto musical en esas condiciones, nosotros queremos salvar a Batuta y que vuelva a renacer”.

NELSON ARDILA ARIAS
Corresponsal de EL TIEMPO
Villavicencio
@nelard1

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.