Secciones
Síguenos en:
La crisis migratoria y una ciudad que crece en pobreza
Barrio Las Delicias, Cúcuta

El barrio Las Delicias, en Cúcuta, es una de las zonas con alto índice de población desplazada.

Foto:

El Tiempo

La crisis migratoria y una ciudad que crece en pobreza

Al menos 7 de cada 10 personas tiene un empleo informal en Cúcuta, según datos del Dane.

De acuerdo con los datos de la Cámara de Comercio de Cúcuta, casi el 80 por ciento del tejido empresarial de la ciudad es comprendido por microempresas.

Según el Dane, Cúcuta tiene la tasa de informalidad más alta del país (72,4 %). Al menos 7 de cada 10 personas tiene un empleo informal en la capital nortesantandereana.

(Ingrese al especial Pobreza: el azote que crece en pandemia)

Así lo manifiesta el comerciante Carlos Amaya, quien dice que el panorama en el centro de Cúcuta no varía desde hace dos décadas. Centenares de vendedores ambulantes laboran en las calles de la ciudad. Aunque varias administraciones locales han intentado ‘poner orden’, no se ha logrado mejorar la situación económica de los trabajadores.

“Yo llevo 15 años trabajando aquí y ya tengo mi clientela, es un trabajo honesto, pero a veces uno se desespera, y más en los últimos porque las ventas no son las mismas. Yo antes hacía dinero, pero ahora con la pandemia hay días en que me voy para la casa con 10 mil pesos en el bolsillo”, aseguró el comerciante.

Lo mismo ocurre en algunos barrios de la ciudad, donde se centra la mayor población de desplazados del conflicto armado provenientes de la subregión del Catatumbo y migrantes venezolanos.

Así lo manifiesta Graciela Rojas, madre de cabeza de familia, quien vive en el barrio Brisas del Mirador, ubicado en la comuna 8 de Cúcuta, una de las zonas con mayor índice de pobreza en Cúcuta.

No hay oportunidades de trabajo y me gano la vida en trabajos pequeños donde me pagan por horas o por voluntad de la persona. Con eso hago lo de mi comida y la de mis tres hijos”, afirmó Rojas.

('En Barranquilla estamos pasando hambre')

Así se ven la comuna 7 y 8, dos de las más pobres en Cúcuta, Norte de Santander.

Foto:

El Tiempo

La poca industria que existe no genera un empleo digno, por eso
hay tanta informalidad
y miseria

Según ella, las condiciones en que vivía antes eran deplorables, no contaba con agua potable, la luz eléctrica era débil y eran constantes los daños en los aparatos electrónicos. Aunque ahora cuenta con los servicios básicos, se le dificulta pagar los recibos.

Por otra parte, la inseguridad es otro factor vinculado a los niveles de pobreza. Ante la difícil situación económica, algunos jóvenes desertan del colegio y son pretendidos por bandas criminales para cometer delitos relacionados con el microtráfico y el sicariato.

Entre enero y agosto de 2020, se presentaron 160 homicidios, incluyendo una menor de edad. Sólo en el mes de julio se presentaron 36 asesinatos.

Aunque la violencia ha afectado la zona rural, se ha sentido con más fuerza en los barrios de la capital nortesantandereana y en inmediaciones del corregimiento La Parada, en Villa del Rosario, frontera con Venezuela.

Walter Granados, habitante en la frontera, asegura que el intercambio comercial con Venezuela sostenía la economía cucuteña y ante las afugias por dinero, algunas personas ahora se dedican a actividades ilícitas.

(Lea: en 2020, la pobreza monetaria extrema fue de 15,1% en Colombia, según el Dane)

“El Estado colombiano se acostumbró a que nosotros fuéramos el hijo mantenido del vecino país. Nunca se crearon empresas para generar empleo. La poca industria que existe no genera un empleo digno, por eso hay tanta informalidad y miseria”, sentenció Granados.

El cierre de los pasos fronterizos sacó a la luz la realidad de cientos de familias binacionales y migrantes, que viven en la extrema pobreza y sobreviven gracias a la asistencia de agencias internacionales y a la caridad de los vecinos.

ANDRÉS CARVAJAL
Para EL TIEMPO

Conozca otras historias:

ACCEDE A CONTENIDO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

No te quedes solo con esta información.
Lee, explora y profundiza más.
¡Suscríbete ya!

COP $ 900 / MES *
Ya soy suscriptor digital

Si ya eres suscriptor del impreso, actívate

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.