Secciones
Síguenos en:
El milagro del joven LGBT que estuvo 23 días en coma por una golpiza
Mauricio Montilla y su mamá María Eugenia Cuasapud

Mauricio Montilla dice que su mamá María Eugenia Cuasapud es su ángel que le ha vuelto a enseñar desde cero cómo hablar y caminar.

Foto:

Archivo familiar

El milagro del joven LGBT que estuvo 23 días en coma por una golpiza

no es hora de callar
No es hora de callar patrocinado

Mauricio Montilla cuenta que quedó sin memoria, debió aprender a hablar y tiene movilidad limitada.

"Soy un milagro", son las palabras de Mauricio Montilla, quien hace un año sufrió una agresión brutal que lo dejó 23 días en coma y ahora -con 25 años y como un sobreviviente- mantiene la esperanza de recuperar su movilidad de antaño para volver a ser independiente como estilista en el Valle del Cauca.

La familia, que debió dejar su casa en el municipio de Florida, no tiene recursos para tratamientos especializados. Pero la mamá, con apoyo de otros dos hijos y familiares, ayudaron a Mauricio para que aprendiera a a hablar y caminar de nuevo.

De los atacantes nadie sabe nada, ni siquiera él como víctima, pues perdió la memoria debido a los traumatismos que sufrió.

(Le recomendamos leer: 'Me arrastró dos kilómetros un arroyo y terminé en el río Magdalena')

En la memoria de Mauricio Montilla Cuasapud, un joven estilista, no queda un solo destello de los 23 días en cuidados intensivos. También, está borrada la noche cuando un ataque brutal, en el que fue golpeado con piedras y abusado, lo dejó al borde de la muerte.

El ultraje fue tal que perdió la voz y no podía siquiera levantarse de la cama. Lo único que no ha perdido es el abrazo de la familia, el cual le ha servido para prenderse del hilo de vida que le quedó.

(Además: Mujer asesinó a su pareja frente a su hija en medio de una discusión)

La pesadilla para Mauricio empezó cuando estaba trabajando en su proyecto de vida. Hasta el 2 de noviembre de 2019, el joven empezaba a ser reconocido por su habilidad como estilista profesional. Venía de una infancia rodeado de amor, pero vivía con un secreto que temía revelar.

Fue a los 14 años cuando decidió que no podía callar más. Le contó a su hermana y confidente, Ana María Cuasapud, casi lágrimas, que necesitaba salir del closet, pero que le asustaba lo que fueran a decir sus familiares, el vecindario y hasta en el colegio Nuestra Señora de la Candelaria, en Florida, sur del Valle del Cauca.

Un amor inquebrantable de mamá e hijo

Un amor inquebrantable de mamá e hijo.

Foto:

Ana María Cuasapud

Ana María tomó la iniciativa de contarle a su mamá, María Eugenia, sobre los sentimientos del adolescente. La confesión causó sorpresas, pero se convirtió en un motivo de unión y respeto en casa.

Afuera el camino no fue sencillo, no faltaron los comentarios y hasta ofensas en la calles o el colegio. Sin embargo, Mauricio mantuvo sus convicciones y se volvió rumbero.

(Le puede interesar: Cárcel a pastor evangélico por abuso sexual de niñas de 12 y 13 años)

El grado de Mauricio Montilla

El grado de bachiller de Mauricio Montilla.

Foto:

Archivo familiar

Por esos días, siguió un curso de estilista en el Sena. Demostraba habilidades y consiguió un trabajo en el vecino municipio de Palmira, empleo que le servía para ayudar en los gastos de su hogar.

(Lea también: Apertura de frontera a Ecuador causa diferencias entre Nariño y Carchi)

La noche fatal

Así llegó el dos de noviembre de 2019, Mauricio, a sus 24 años, estaba en su casa del barrio San Jorge, en Florida. Al atardecer, le dijo a su mamá que iría a una velatón en el centro Florida para rechazar los crímenes de líderes sociales e indígenas. "No recuerdo eso, me lo han contado", dice el joven.

No está claro si llegó al plantón. Algún testimonio indicaría que él habría estado allí y tomó camino de regreso pasada la medianoche. Pero el ataque que dejó a Mauricio en agonía fue en una cancha, de iluminación precaria, al lado del polideportivo del barrio San Jorge, a dos cuadras de su casa.

(Vea el video: Momento de terror: fue a buscar su carro y se encontró con una babilla)

Lo que las autoridades recogieron entonces es que serían dos agresores. La víctima fue arrastrada y luchó, evidencia de esto fue que sus manos, codos y rodillas sufrieron laceraciones. Los golpes que lo pusieron en coma habrían sido con una piedra.

Hacia las 5:30 de la madrugada del 3 de noviembre, a doña María Eugenia le dijeron que pasaba algo grave con Mauricio. Ella, con unos allegados, cruzó las dos cuadras. Su hijo estaba bocabajo, no respondía a los llamados y tenía sangre en la cabeza. Los pantalones e interiores a sus pies. Al lado había una roca con sangre.

En la angustia, la mamá lloraba e insistía que estaba vivo. La Policía ya había llegado y luego la ambulancia de los Bomberos que lo llevó a una clínica local, donde lo intubaron, le pusieron una sonda vesical y lo remitieron como un urgencia vital a la clínica Versalles, en Cali, a más de una hora en carro.

(Le puede interesar: Mujer intentó apuñalar y atacó con ácido a una niña de 14 años)

En urgencias les dijeron que tenía trauma craneoencefálico severo. "Recibió unos golpes mortales en la cabeza", dijo entonces su hermana Ana María. La familia y los colectivos de comunidades sociales lo pusieron en cadena de oración.

Luis Romo, quien era el enlace Lgbtiq en Florida, advirtió que ya se han presentado casos de transfobia y "uno tiene miedo porque le gritan cosas, pero lo que pasó con el joven llegó a un nivel impresionante. Por eso repudiamos este tipo de agresiones".

(Más contenido de su interés: ¿Por qué continúa la alerta roja por camas UCI en Antioquia?)

Uno tiene miedo porque le gritan cosas, pero lo que pasó con el joven llegó a un nivel impresionante

La exdiputada Gessica Vallejo Valencia hizo un llamado para evitar la impunidad. La Secretaría de Mujer, Equidad de Género y Diversidad Sexual puso el caso en Ruta de Atención de Víctima de Violencia. La familia fue al Sisbén y acudió a una tutela porque Mauricio trabajaba por servicios prestados.

En cuanto al día del hecho, la Policía no ha determinado si Mauricio llegó a la velatón. Un fiscal hizo una última diligencia en enero, desde allí no se ha vuelto a saber más del caso. "En el barrio él se llevaba bien con todo el mundo. Esto parece un caso de homofobia", aseguran allegados.

La historia fue quedando en el olvido, mientras su familia rogaba por su recuperación. El joven fue sometido a una traqueotomía, un orificio en el cuello para permitir la respiración, y tenía sonda para alimentación.

(Lea también: Coletazo del Huracán ETA dejó 26 barrios inundados en Cartagena)

El 25 de noviembre de 2019 apareció la esperanza cuando Mauricio abrió los ojos. Fue una alegría en casa tras miles de desvelos. En cuidados intensivos les dijeron que era increíble, pero que faltaba su recuperación.

Finalmente, el 6 de diciembre salió de la clínica y llegó cargado a su vivienda, la que luego tuvieron que dejar para alejarse de los recuerdos y temores. Estuvo sin poder pararse de la cama durante unos cinco meses. Hoy, camina dentro de su casa, pero le da miedo salir solo a la calle. No ha recobrado su habilidad de estilista, por ahora le ayuda en la bisutería a una tía.

(Le recomendamos leer: A campesinos de Boyacá les tocó vender la papa en la carretera)

La familia rodea a Mauricio Montilla

La familia rodea a Mauricio Montilla en su lucha por recuperarse de ataque de hace un año.

Foto:

Archivo familiar

La evolución ha sorprendido a todos después de verlo postrado, cuenta Ana María. En la clínica Versalles le ayudaron a recuperar el habla antes de finalizar el año. El tratamiento con neurólogo y terapias siguieron en casa. Todavía le falta camino, en especial en la movilidad. Debían seguían tratamientos en Cali, a más de una hora, pero los gastos desbordan las posibilidades.

Ana María le habla a Mauricio de todo el esfuerzo de su mamá: "Ella ha sido tu más fiel compañía, tu apoyo incondicional. No le importó empezar de cero contigo, no le importa volver a enseñarte a hacer todo lo que ya habías aprendido y sacrificar su vida a cambio de que la tuya vuelva a ser la de antes... y aunque tu memoria falle y a veces te sientas extraño, sabes que ella siempre ha estado y estará allí, que nunca estarás solo, que eres un milagro de Dios en nuestras vidas y que renaciste para ser ejemplo para otros. Eres un Guerrero digno de admirar".

(Le puede interesar: Susto por aparición de presuntos ovnis en cielos de Valle del Cauca)

Ahora Mauricio dice que ya no sufre de pesadillas, hay tristeza, pero no odio. Le preocupa no tener cómo desplazarse para el tratamiento ni para sus gastos familiares. El sueño es recuperarse y volver a ser independiente como antes. Y repite: "Volví a nacer. Así que si hay incrédulos, yo soy un vivo testimonio de que delante de Dios no hay nada ni nadie".

CALI

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.