Secciones
Síguenos en:
Habla la familia del joven Santiago Ochoa, decapitado en Tuluá
Santiago Ochoa, joven asesinado en Tuluá.

Santiago Ochoa, joven asesinado en Tuluá.

Foto:

Archivo particular

Habla la familia del joven Santiago Ochoa, decapitado en Tuluá

Familia del joven dice que no era de primera línea en paro. No aparece resto del cuerpo.

El hallazgo de una cabeza, arrojada desde una motocicleta en un callejón en la periferia de Tuluá, causó asombro y horror en la tarde del domingo entre los habitantes del centro del Valle del Cauca.

Después de más de 12 horas de investigaciones, se determinó que la cabeza pertenecía a Santiago Ochoa, un joven de 23 años. Su familia pide que el crimen no quede impune.

(Lea en contexto: A $ 110 millones sube recompensa por crimen de decapitado en el Valle)

Hacia las 5 de la tarde del domingo 20 de junio, el ocupante de una motocicleta arrojó una bolsa negra en un antejardín en el callejón El Delirio, en el corregimiento de Aguaclara, zona plana de Tuluá, municipio a hora y media de Cali.

Al anochecer, esta bolsa llamó la atención de varias personas hasta cuando una de ellas decidió abrirla y cayó la cabeza de un joven al piso.

Como país nos duele la muerte de todo colombiano, pero el atroz crimen del joven Santiago Ochoa, en la ciudad de Tuluá, merece todo nuestro rechazo

La información corrió por redes sociales. Los allegados de Santiago Ochoa vieron las imágenes y les entró la angustia porque los rasgos corresponderían a su familiar, de quien no sabían nada desde el sábado, cuando salió de su hogar.

Entonces, el domingo se encaminaron a la morgue del Instituto de Medicina Legal, donde accedieron al reconocimiento, en medio de su tristeza. Era lo que temían, se trataba de Santiago.

(Además: Nos molesta que digan que era de primera línea: tía de Santiago Ochoa)

Los allegados dicen que era un muchacho reservado, tenía pocos amigos, pero con ellos compartía sus momentos. De resto, estaba dedicado a su trabajo y a su casa.

Y desde el mismo momento que se conoció su identidad surgieron varias versiones. Mientras unos apuntaban que era un manifestante de la primera línea desaparecido por el Esmad, otros decían que podría tratarse de un lío por drogas. 

Martha Ochoa, tía de la víctima, sostiene que el joven no pertenecía a la primera línea, que había salido al mediodía del sábado 19 de junio a realizar una vuelta y no volvió. "La mamá mantenía pendiente y él era un muchacho de casa", comentó.

El joven salió en una bicicleta y la idea era que regresara pronto porque debía trabajar en una ferretería. "Mi sobrino era juicioso. La mamá estaba pendiente y él era un muchacho de casa", anotó la tía.

(Lea también: Un muerto en Puerto Rellena tras choques de Esmad y manifestantes)

Los allegados cuentan que no era una persona conflictiva ni tenía amenazas. Era trabajador y responsable, insisten.

La familia desmiente las versiones sobre que habría sido detenido por el Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad). Los allegados no tienen precisión sobre lo que ocurrió cuando el joven salió de su vivienda en el sector de La Paz, cerca de San Francisco.

(Además: 'Como país nos duele', dice Duque sobre muerte de Santiago Ochoa)

En redes, el ministro de Defensa, Diego Molano, calificó de "irresponsables a quienes intentan vincular al Esmad".

"Como país nos duele la muerte de todo colombiano, pero el atroz crimen del joven Santiago Ochoa, en la ciudad de Tuluá, merece todo nuestro rechazo. Las autoridades avanzan en la investigación para dar con el paradero de los responsables y que sean juzgados con determinación", escribió el presidente Iván Duque.

Santiago era juicioso. La mamá estaba pendiente y él era un muchacho de casa, de pocos amigos, sin amenazas ni conflictos

El crimen dejó asombrados a los tulueños. De Ochoa no se conoce el paradero del resto de su cuerpo. Tampoco se ha localizado su bicicleta, ni sus documentos ni su celular.

Pero organismos de seguridad investigan los móviles y la procedencia de quienes le dieron una brutal muerte, porque no correspondería a un hurto. La familia teme que haya podido ser confundido con otro joven.

El alcalde de Tuluá, Jhon Jairo Gómez, expresó condolencias a la familia y pidió no realizar conjeturas sobre el crimen porque generan riesgos para el orden ciudadano.

Según las autoridades, solo tiene en el pasado una anotación, pero no cuentan con elementos suficientes para determinar por qué fue asesinado.

(Le puede interesar: Conmoción en el municipio de Yumbo por el asesinato de joven DJ)

El crimen está rodeado de interrogantes. La Policía anunció una recompensa de 10 millones de pesos y la Gobernación aportó otros 100 millones para dar con información que permita establecer la autoría del crimen.

En redes hay quienes señalan que Ochoa estuvo en alguna de las manifestaciones en Tuluá, pero no era integrante de los grupos que protestan.

El coronel Jorge Urquijo Sandoval, comandante de la Policía del Valle, desmintió algunas versiones sobre una posible vinculación de miembros del Esmad con este crimen. Aseguró que se han destinado todas las capacidades para dar con la captura de los autores materiales e intelectuales.

Lea más noticias de Colombia

El sueño cumplido de familia barranquillera que se volvió pesadilla

Restaurante en Santa Marta dice que el Flaco Solórzano miente

Aulas esperan a más alumnos en alternancia en el Valle y Cali

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.