Secciones
Síguenos en:
Por no pagar arriendo en 1992, mujer afronta deuda de 56 millones
Arriendo

La mujer tiene esperanza en un recibo de paz y salvo de 1999. 

Foto:

Por no pagar arriendo en 1992, mujer afronta deuda de 56 millones

La mujer tiene esperanza en un recibo de paz y salvo de 1999. 

Julia Hoyos vive en Cali y asegura que quedó a paz y salvo con el dueño del lugar. 

Julia Hoyos, una mujer de 76 años, que actualmente vive en Cali, posee una deuda de arrendamiento desde 1992. Su esperanza la tiene en un recibo de 1999 que dice 'Paz y salvo'. 

La anciana tenía, en 1992, una deuda de 600 pesos por dos meses de arriendo en los que se atrasó, según contó a 'Noticias RCN'. De acuerdo con su versión, el dueño de la vivienda, ubicada en el centro de Cali, le dijo que estaba a paz y salvo y que no tenía deudas con él.

(Lea también: Trombosis y amputación: el drama de actor de 'La casa de las flores'). 

"Usted no me debe, hasta aquí no me debe y le creí", afirmó Hoyos.

La mujer narró que en esa época se había atrasado en el pago por dificultades en su trabajo como vendedora informal y aseadora de casas. En ese tiempo ella era el sustento para sus dos hijos. 

Julia le dijo al medio local que como garantía de respaldo para el arriendo, ella disponía de un pequeño lote en el barrio Mojica, ubicado al extremo oriente de Cali. El recibo que poseía como paz y salvo no la ayudó y su propiedad fue rematada en 2019 sin ser avisada y con una demanda por la deuda de los dos meses. 

(Siga leyendo: ¿Se anima? Pagan 270 millones de pesos por vivir en estas hermosas islas). 

Los candidatos hablaron de sus propuestas para dirimir el conflicto espacio público trabajo informal.

Foto:

Héctor Fabio Zamora / Archivo EL TIEMPO

"Nunca nos notificaron de los juzgados, el juzgado quinto municipal de Cali nunca notificó a mi mamá para que ella fuera a pelear su casa", aseguró Olga Chito, hija de Julia.

Actualmente, la deuda asciende a los 56 millones de pesos que la adulta mayor asegura no tiene cómo pagar.

“Yo de dónde voy a sacar, yo no trabajo, no hago nada, vivo de una ayudita que nos da el gobierno, pero no es mayor cosa”, le dijo al medio local. La mujer sufre de enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), hipertensión y obesidad y, además, vive con las ganancias que le deja la venta de arepas de su hija en la esquina de su casa.

Ellas están pidiendo que se revalúe su caso para que no se queden sin hogar.

Más noticias

Tendencias EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.