Indígenas: juicio a Belalcázar y lo hallaron culpable de delitos

Indígenas: juicio a Belalcázar y lo hallaron culpable de delitos

Al conquistador lo sentenciaron por genocidio, violaciones, despojo de tierras y desapariciones. 

Así quedó el monumento.

Así quedó el monumento en lo alto del cerro. Algunos dicen que es el cerro del Morro y otros que es el cerro de

Foto:

Archivo particular

Por: Cali y Popayáni
17 de septiembre 2020 , 12:02 p. m.

Los misak repudian los actos cometidos por Sebastián de Belalcázar, fundador de Cali y Popayán, y le endilgan delitos, como genocidio, desaparición forzada, despojo y acaparamiento de tierras que eran parte de la Confederación Pubenence, en la época de La Conquista, región donde están Cauca y Popayán. Le hicieron juicio y la sentencia fue 'decapitar' la imagen y derribar el monumento. 

También lo señalan que Belalcázar ejerció torturas por medio de técnicas de empalamiento y ataques con perros asesinos a los "fuertes guerreros pubenences y asesinatos del taita Payán, Taita Calambas y Taita Yasguén". 

Inclusive, se refieren al conquistador como Sebastián Moyano y Cabrera, alias Sebastián de Belalcázar. 

Se refieren al conquistador como Sebastián Moyano y Cabrera, alias Sebastián de Belalcázar

También lo señalan y lo juzgaron, así esté muerto, de hurto del patrimonio cultural y económico de la herencia pubenence con repartición arbitraria de tierras, además de esclavitud por medio de la institución de encomiendas.

La escultura con la imagen del conquistador Belalcázar quedó sin cabeza.

La escultura con la imagen del conquistador Belalcázar quedó sin cabeza.

Foto:

Archivo particular

(Lea también: Nueva polémica por declaraciones del Arzobispo de Cali sobre protestas)

El conquistador español también fue señalado de despojo forzado del Nupiro, como el gran territorio pubenence, así como violación de mujeres. 

Por todos estos hechos, según los misak del Movimiento de Autoridades Indígenas del Suroccidente, un monumento de Sebastián de Belalcázar, cerca del centro histórico de Popayán, fue derribado. 

(Lea también: La confesión de Alexis Viera cinco años después de ser herido a bala)

El hecho ha generado opiniones encontradas. Indígenas señalan que este juicio no fue producto de un "impulso de locura". Todo lo contrario. Se tomó conciencia de lo ocurrido hace cuatro siglos y por eso, después del desplome hubo muestras de satisfacción entre algunos nativos y ciudadanos que conceden la razón de que los conquistadores españoles fueron responsables de genocidios en el continente americano.

"Saludo Kuta Inti- Pirámide del Sol en Popayán, casa ceremonial de los Indígenas Pubenences desde tiempos milenarios", dijo Dolly Enríquez. "Sólo que la academia y los colonizadores en su afán por ganar reconocimientos, con sus obras y registros mezquinos de arqueología occidental, no tiene en cuenta la esencia indígena", anotó la periodista y poeta que explicó que el cerro del Morro donde estaba el monumento en pie no es del Morro, sino Kuta Inti".

"Kuta Inti está salpicado por el sanguinario español que en él se posa, montado en un caballo. Este espacio de gran poder de conexión directa con Taita Inti, nos recuerda los ancestros", dijo Enríquez. "En esta era del Pachakuty, descolonizamos el nombre occidental del morro y lo reafirmamos como Kuta Inti, así es que se llama desde hace miles de años".

"Seguimos caminando la palabra, por nuestros usos y costumbres, y en Popayán, convocamos los Espíritus, las hijas del Kacique Payán Samanka, Molanka y Machankara, rastros vivos del Kichua, dialecto propio que se habló en estas tierras, restableciendo a la capital del Gran Kauca, donde se come Karantanta que significa piel de pan. Kara: piel; Tanta: Pan, caminando por el barrio la Pamba que en lengua nativa dice valle-plano, una clara evidencia de la Cosmovisión Indígena", agregó la poeta. "La karantanta que tantas veces disfrutamos en las galerías de la Esmeralda y Bolívar, además un hotel lleva su nombre en la llamada ciudad blanca. "Desde el fogón, desde la tulpa, valoramos y retornamos al tejido, al camino trazado por las abuelas, abuelos, sabedoras y sabedores quienes ya estaban aquí, en Abya Yala, antes de la invasión de 1492". 

Sin embargo, hay ciudadanos payaneses que manifestaron su rechazo a lo que consideran daño a un bien público, como lo es un monumento. La pregunta que surge es si la Alcaldía reemplazará la estatua o si hará un acercamiento con los indígenas. 

Los indígenas dicen que las fuentes que les permitieron reunir evidencias contra el conquistador español fueron crónicas, relatos historiográficos, reconstrucciones, expedientes del Archivo Central del Cauca, así como del Archivo Central de la Nación. 

En una declaración, los nativos dicen: "Nosotros, Piurek, hijos e hijas del agua, del sueño, la palabra y el arco iris, de los que no pudiste matar ni torturar, nos encontramos hoy aquí, después de 485 años, reclamando justicia por la memoria de la resistencia y reexistencia de nuestros taitas Payán, Yasguén, Calambas y Petecuy, y Mama Machagara, de los miles de nativos que combatieron en las guerras sanguinarias ". 

(Lea también: En Cali hay dudas por regreso a clases y alternancia)

Anotaron que todo esto fue un juicio a Belalcázar. "Dentro de un compromiso que tenemos frente a la memoria colectiva de nuestra sangre". 

Este el cerro del Morro, donde estaba el monumento de Sebastián de Belalcázar.

Este el cerro del Morro, donde estaba el monumento de Sebastián de Belalcázar.

Foto:

Archivo particular

Este juicio particular se cumplió en la zona de La María de Piendamó, en el norte caucano, desde donde se emitió la sentencia del desplome.

Los misak exigen al Estado colombiano "la reparación histórica en tiempos de racismo, discriminación, feminicidios, corrupción y asesinatos de líderes sociales".  

CALI 

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.