Médicos que salvan vidas a distancia y con ayuda digital

Médicos que salvan vidas a distancia y con ayuda digital

Telemedicina de la Valle del Lili trabaja con comunidades. Instituto de Niños Ciegos con programa. 

Medicos digital

Telemedicina de la Valle del Lili también funciona en Buga y se espera en Jamundí, Buenaventura, El Charco y Tumaco, estos dos en Nariño.

Foto:

Archivo particular

Por: Cali
26 de abril 2020 , 04:00 p.m.

Jénnifer cayó desplomada al suelo. Cuando despertó en el hospital de Francisco de Paula Santander, de Santander de Quilichao, en Cauca, donde trabaja como auxiliar de enfermería, allí le dijeron que había sufrido un daño cardiovascular hemorrágico.

De acuerdo con expertos, el sistema cardiovascular es comparado con un transformador de energía. Cuando hay un daño hemorrágico hay una alteración en el flujo energético entre el sistema venoso y la bomba cardíaca.

Ante el complejo diagnóstico, los médicos del centro asistencial de este municipio en el norte de ese departamento temían no solo por la vida de la joven, sino por la de su bebé que ya estaba a punto de nacer, porque ya se habían completado las 36 semanas, es decir, los nueve meses de embarazo.

De hecho había que intervenirla para inducir el parto por los riesgos con el niño y al tiempo, para que no hubiera ningún daño mayor para Jénnifer.

No obstante, como era un procedimiento tan delicado y el hospital de Santander de Quilichao atiende a pacientes de mediana complejidad no había tiempo para trasladarla a Cali, en el vecino departamento del Valle del Cauca y el riesgo era igual de alto con el desplazamiento.

Así que de inmediato se activó el programa de Telemedicina con la Fundación Valle del Lili, en la capital vallecaucana, una iniciativa de esta clínica privada que empezó con ginecobstetricia, pero se tiene previsto incursionar en otras áreas, como neurología, trauma, pediatría y cirugía para este año.

El caso de Jénnifer es uno de los cientos que se han venido interviniendo, con el fin de acortar distancias y dar una rápida respuesta que permita salvar el mayor número de vidas, y ese fue el caso de la auxiliar de enfermería y su bebé, hace un año. Ahora, la atención aumentó con este servicio que se volvió más indispensable en estos tiempos del letal coronavirus. Ese propósito lo han reforzado en el Fundación Valle del Lili para brindar servicios, debido a los riesgos de contagio por los desplazamientos durante la cuarentena.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la telemedicina como el acto médico sin contacto físico, en el cual, los profesionales por medio de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), sin importar la distancia, hacen diagnósticos, previenen y tratan las enfermedades.

María Fernanda Escobar, quien es especialista en Medicina Crítica y Cuidado Intensivo, es la líder de la iniciativa Telemedicina en la Fundación Valle del Lili. La médica explica que la herramienta es utilizada desde hace año y medio en la Fundación y nació, en un principio, por la necesidad de brindarles apoyo y asistencia médica a poblaciones de municipios del norte del Cauca. Es así que Telemedicina de la Valle del Lili funciona conectada con hospitales de Santander de Quilichao, Buenos Aires, Suárez, Caloto, Corinto, Miranda, Guachené, Puerto Tejada, Villa Rica y Padilla, en Cauca. También se ha extendido al oriente, a Inzá, Jambaló, Silvia y Toribío. El pasado 9 de febrero se arrancó en Guapi, Timbiquí y López de Micay, en la zona occidental del Cauca, o sea en el litoral. El programa se ha extendido, además, a comunidades indígenas y afrocolombianas de este departamento del suroccidente colombiano.

“Esta región siempre ha tenido una problemática social grave, de desarrollo, de seguridad, y estando la Fundación Valle del Lili, ubicada a menos de una hora de este departamento, decidimos apostarle a este trabajo, respondiendo a las necesidades de salud de estas poblaciones. El primer aliado nuestro fue el hospital Francisco de Paula Santander, en Santander de Quilichao en 2018, cuando iniciamos con mortalidad materna”, dice la especialista.

Indica que en los procedimientos médicos se trabaja con una plataforma digital.

Un intercambio de saberes
Mamá Dominga es una institución prestadora de salud (IPS) para población indígena de la vereda Las Delicias, en Guambía, corregimiento de Silvia (Cauca). Allí también llegó Telemedicina, pero no fue una tarea sencilla, combinar la medicina de los indígenas con la que ellos llaman occidental.

“Para poder acceder a este hospital, yo tuve que ir a sustentarle al cabildo que esto era una política de respeto total. Entonces nos citaron un sábado, a las 6 de la mañana, a menos de 4 grados centígrados y tuvimos que pasar por una serie de ceremonias”, explica la médica Escobar. Casos similares se registraron en municipios, como Jambaló y Toribio. “Los citamos un martes. Allí nos hicieron un ritual con aguardiente, comimos alimentos ue ellos escogieron. Luego de acceder a todo el proceso, ellos nos permitieron intercambiar saberes. Hoy en día, ellos comprenden que todos como humanos tenemos una limitación, y de que cuando alguien no pueda hacer algo, tiene que tener a un equipo”, añade Escobar.

“La idea es expandirnos y habilitarnos en otras especialidades”, dice, por su parte, la doctora Hilda Vásquez, médicoadministrativa de Telemedicina de la Fundación Valle del Lili y una de las coordinadoras del programa. El equipo lo conforman, además, Paola Echavarría, Javier Carvajal, Juan Manuel Burgos, Álvaro Nieto y Adriana Mesa, así como un grupo de enfermeras y profesionales que han hecho posible que esta tecnología sea una realidad y se esté expandiendo.

En cuanto a las consultas funcionan por videollamadas, en dos modalidades: sincrónica y programada. En la consulta sincrónica, el médico del hospital se contacta con la Fundación Valle del Lili, a través de la aplicación ‘Lili Connect’. Es para pacientes de urgencias que necesitan una atención especializada inmediata. En la programada o asincrónica, el médico revisa al paciente, luego de una cita previa. Es para quienes no están en estado de urgencia.

Telemedicina funciona durante las 24 horas, de lunes a domingo, en la Fundación Valle de Lili con especialistas que, además, son bilingües. Se trabaja con la plataforma tecnológica ‘Lili connect’, en la que se da autorización para el acceso.

Atención, en el suroccidente con Telemedicina

El Instituto para Niños Ciegos y Sordos del Valle del Cauca se reinventa para atender a la comunidad, desde su propósito, salud visual y auditiva, ofreciendo el servicio de Telemedicina. Lo hará a partir de mayo.

De acuerdo con Pedro Pablo Perea, director general de este estamento, con la innovación tecnológica surge la Telemedicina para llegar a pacientes en lugares distantes y remotos con servicios de salud, promoción, prevención, diagnóstico, tratamiento y rehabilitación.

Los servicios médicos y clínicos que ofrece el Instituto para Niños Ciegos y Sordos, a través de la Clínica Visual y Auditiva, incluye a jóvenes, adultos y adultos mayores que requieran el servicio, ya sean residentes en Cali o en cualquier región del suroccidente colombiano.

Explicó que es una actividad realizada por profesionales de la salud con el apoyo de tecnologías de la información y comunicación, que permiten intercambiar datos, entre médico y paciente, y así, facilitar la atención y la valoración médica.

Resaltó que es una forma efectiva de atender a quienes tienen dificultad de movilización por distancias y recursos y, en este momento, por el riesgo de contagio de coronavirus, que ha ocasionado el aislamiento preventivo obligatorio en el país.
“Este es un tema que ya el Instituto venía trabajando para tratar a los niños ubicados en sitios apartados, como zonas rurales y algunos municipios del Valle del Cauca, donde los centros asistenciales de nivel 1 y 2, no tienen el servicio de especialistas”, sostuvo el médico Perea.

Considera, también, que las consultas de este tipo van a ser de gran impacto, “ya sea en casos de emergencia o programadas, gracias a los últimos avances tecnológicos que se están implementando”.

Se brindará atención por tele-experticia o valoración presencial del paciente para consulta prioritaria en oftalmología con dos profesionales de la salud; uno atiende presencialmente al paciente y otro da apoyo a distancia. También habrá teleorientación, es decir, el profesional médico atiende al paciente, a través de videollamada en una plataforma segura. 

CALI

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.