Así se llegó a los presuntos autores de la masacre de 5 niños en Cali

Así se llegó a los presuntos autores de la masacre de 5 niños en Cali

Un equipo de 60 funcionarios de Fiscalía, Policía y Medicina Legal lidera la investigación.

Escena dolorosa del sepelio de los cinco menores, masacrados el 11 de agosto, en LLano Verde.

La masacre de Llano Verde generó indignación en Cali y el país. Ciudadanos rechazaron el crimen y exigen justicia para las familias de las víctimas.

Foto:

Juan Pablo Rueda. EL TIEMPO

Por: Óscar Murillo Mojica
06 de septiembre 2020 , 04:51 p. m.

Al mediodía del pasado martes 11 de agosto, en Cali estaba haciendo un solazo. Después de jugar un rato por los lados del corregimiento de Navarro, que colinda con el barrio Llano Verde, en el oriente de la ciudad, Álvaro José Caicedo, Josmar Jean Paul Cruz, Luis Fernando Montaño y Léider Cárdenas fueron a bañarse a un charco que hay detrás de un colegio.

A ese lugar llegaron otros cuatro jóvenes, y el primer grupo invitó al segundo a comer caña. Solo uno de ellos, Jair Cortés, aceptó la invitación. Los demás se fueron a sus casas a almorzar.

Los jóvenes, todos amigos, menores de edad e inocentes, tenían identificado un cañaduzal –el único alto que había en la zona por esos días porque acababa de pasar la cosecha– en un sector de una hacienda llamada Las Flores, detrás de un lugar conocido como Casa Blanca.

(Además: Reconstrucción paso a paso de masacre de Llano Verde, según Fiscalía)

La siembra estaba un poco alejada del charco y, justo cuando llegaron a comer, fueron abordados por tres hombres, dos guardas de seguridad de la zona y un maquinista, que ya habían expulsado en días anteriores de manera brusca a los muchachos.

Esto lo afirma uno de los investigadores que hace parte del equipo de 60 funcionarios, integrado por seis fiscales, morfólogos, criminólogos, agentes especializados en homicidios, entre otros, de la Fiscalía, la Sijín y la Dijín de la Policía Nacional y Medicina Legal, que desde la misma noche de los hechos se conformó para capturar a los asesinos.

El miércoles 12 de agosto, en pleno pico de la pandemia, llegó a Cali desde Bogotá un grupo de 15 personas del Centro Estratégico de Valoración Probatoria (Cevap) del CTI que se encargaría de analizar y encontrar una relación entre lo hallado en la escena del crimen y los resultados de las muestras practicadas por Medicina Legal a los cuerpos de las víctimas. El fiscal general, Francisco Barbosa, priorizó el caso y ordenó cómo proceder.

(Le recomendamos: ¿Qué implican para el país las masacres de Cali y Samaniego, en las que asesinaron a 13 jóvenes en menos de una semana?)

Se trataba de un episodio complejo. No había cámaras de seguridad ni testigos. La comunidad exigía y exige a gritos justicia y saber qué pasó exactamente. Versiones surgían todo el tiempo en medios de comunicación y redes sociales. Al margen de esto, la investigación comenzó a partir de lo hallado en el lugar del múltiple asesinato.

(Lea también: Se revelan detalles inéditos del prófugo de la masacre de Llano Verde)

“Lo primero que como analistas entramos a analizar es qué tan modificada está la escena. Una vez tratamos de establecer eso con el mayor grado de probabilidad, comenzamos a discernir, a mirar cuál evidencia nos daría más información para generar un contexto más objetivo del caso”, precisó uno de los líderes de esta investigación.

Un video que fue grabado en el momento del hallazgo de los jóvenes –y que hace parte del material probatorio que se usará en el juicio– evidencia que dos cuerpos fueron movidos por sus familiares en medio del desespero por identificarlos. Esto alteró la escena.

No obstante, el análisis de la trayectoria de las balas, que determinó que los proyectiles ingresaron por el cráneo de las víctimas de atrás hacia adelante, y de arriba hacia abajo, además de la posición en la que quedaron algunos de ellos, dejó ver que fueron cercados, sometidos, impidiendo que huyeran, puestos en estado de indefensión y ultimados con arma de fuego en el mismo sitio donde fueron hallados.

Unas marcas en la piel de todos los jóvenes llamó la atención de los detectives. ¿De qué se trataba? ¿Qué generó esas lesiones?

Para cometer un crimen de estas características era necesaria la participación de más de una persona, por lo que se identificó que hubo varios autores. Además, usando drones, levantamiento topográfico en 3D y otras técnicas avanzadas, se logró establecer con exactitud cómo ocurrieron los hechos. Incluso, se elaboró un video que recreaba la escena. Hasta ese momento se sabía cómo había sucedido la masacre, pero no quién la cometió ni por qué.

También faltaba determinar a qué hora pasó todo. El hallazgo en el cañaduzal ocurrió entrada la noche. En medio del caos surgieron comentarios que advertían de supuestas personas huyendo con armas blancas y ensangrentadas, o que los policías querían quemar los cuerpos para desaparecer la evidencia.

No obstante, unas marcas en la piel de todos los jóvenes llamó la atención de los detectives. ¿De qué se trataba? ¿Qué generó esas lesiones? Peritos de Medicina Legal concluyeron tras algunos análisis que eran quemaduras por el sol.

En Llano Verde lloran por los cinco menores.

En Llano Verde lloran por las trágicas muertes de los cinco menores, y exigen justicia.

Foto:

Santiago Saldarriaga. EL TIEMPO

“Con respecto a la piel que muestra esos cambios se identifica que fue una exposición a un sol radiante muy fuerte. Eso nos va ubicando una hora en el día. ¿Dónde está el sol más fuerte? Está entre las 12 del mediodía y las dos 2 de la tarde, por eso nos ubicamos con esa ventana de muerte de alrededor de la una de la tarde”, señaló un funcionario de Medicina Legal que inspeccionó los cadáveres. Ese día, a esa hora, averiguaron los agentes, Cali estaba entre los 33 y los 35 grados centígrados.

(Lea esto: Una selfi, fundamental para esclarecer la masacre de Fontibón)

Con todo esto, la Fiscalía estableció que la muerte ocurrió entre las 12:30 del mediodía y la 1:30 p. m. del 11 de agosto. Esta información llevó a la siguiente pregunta: ¿quién más estuvo a esa hora en el lugar aparte de los menores de edad?

En medio del anuncio de una recompensa inicial de hasta 200 millones de pesos, el equipo interinstitucional de investigadores también hablaba con familiares y habitantes del sector. En total fueron 82 entrevistas, de las cuales, cuenta Eufemia Cárdenas, directora de la seccional Cali de la Fiscalía, cinco aportaron la mayor fortaleza probatoria.

De estas labores apareció el primer nombre relacionado al crimen: Juan Carlos Loaiza. Uno de los entrevistados, Jhon Alexánder Vera, dijo que Loaiza le había confesado que él había estado presente cuando ocurrió la masacre. Loaiza, celador, y Yefferson Marcial Angulo, quien era operario de maquinaria en las obras que se adelantan en el jarillón, fueron capturados el pasado 28 de agosto, señalados de ser coautores, 17 días después del crimen.

“Cabe resaltar que una vez aprehendidos, los indiciados voluntariamente aportaron información en interrogatorio con la que se confirmó la teoría del caso de la Fiscalía con su consecuente formulación de imputación y solicitud de medida de aseguramiento en centro carcelario en contra de los imputados”, añadió Cárdenas.

(Le puede interesar: Un tatuaje y una funcionaria, claves para atrapar al asesino de Dylan)

Los detenidos no solo confirmaron la teoría que ya se había establecido sobre cómo y a qué hora sucedieron los hechos, sino que aportaron el nombre de una tercera persona, Gabriel Bejarano, alias el Mono, quien sería, según la versión de los capturados, el responsable de disparar. “Ellos no confiesan toda la verdad, dicen que fue uno solo el que hizo todo, que como que cerraron los ojos, como que estuvieron de compañía, pero que no hicieron nada”, dijo la directora de la seccional Cali de la Fiscalía.

Falta una captura

No obstante estas labores, han surgido varios interrogantes sobre la investigación. Uno de ellos tiene que ver con las heridas que tenía uno de los asesinados. Un informe de Policía judicial indica que, en efecto, presentaba lesiones distintas a los demás. Un abogado de las víctimas, Élmer Montaña, cuestiona que, según él, no hay claridad sobre quién asesinó al único menor que tenía una herida por arma cortopunzante en el cuello y golpes.

Gabriel Alejandro Bejarano sin barba, pero también con barba, como lo habrían visto algunas personas en el oriente de Cali.

Gabriel Alejandro Bejarano sin barba, pero también con barba, como lo habrían visto algunas personas en el oriente de Cali.

Foto:

Policía Metropolitana de Cali

“Con todo el respeto que merece el señor abogado, que no comprenda lo que significan estas lesiones no significa que la Fiscalía no tenga claro el contexto y el por qué y cómo fueron las circunstancias en que se generaron, y que van a ayudar a sustentar la teoría en juicio”, señaló uno de los investigadores del caso.

Sobre alias el Mono explicaron que es un condenado por porte, tráfico y fabricación de armas de fuerzas militares que estaba en prisión domiciliaria y que cumplirá su condena más o menos el próximo 15 de noviembre.

Mientras tanto, la Policía publicó una foto suya –en la que se ve barbado y con una gorra– y está ofreciendo una recompensa de hasta 50 millones de pesos a quien de información que permita dar con su paradero.

Siga leyendo:

La trágica historia de abuso de una madre y su hija de cuatro años.

Crímenes resueltos, los homicidios que más impactaron a Bogotá.

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.