Secciones
Síguenos en:
Esta sería la nueva imagen del tercer sospechoso de la masacre de Cali
Gabriel Alejandro Bejarano sin barba, pero también con barba, como lo habrían visto algunas personas en el oriente de Cali.

Gabriel Alejandro Bejarano sin barba, pero también con barba, como lo habrían visto algunas personas en el oriente de Cali.

Foto:

Policía Metropolitana de Cali

Esta sería la nueva imagen del tercer sospechoso de la masacre de Cali

Este es el rostro del hombre que, según Fiscalía, está vinculado. Subió recompensa a $ 50 millones.

Gabriel Alejandro Bejarano es uno de los hombres más buscados por las autoridades en el país. El hombre tenía casa por cárcel y dos condenas por porte y tráfico de armas. 

Su rostro fue revelado por la Policía Metropolitana de Cali y, en comienzo, se ofreció una recompensa de hasta 20 millones de pesos a quien dé informes para capturarlo. 

Pero hoy, cuando la Policía puso a circular el nuevo retrato con el que ya se había difundido, la recompensa subió hasta 50 millones de pesos. 

(Lea también: Esta es la reconstrucción de la masacre de Llano Verde, según Fiscalía)

Este es el tercer hombre que, presuntamente, habría participado en la masacre de Álvaro José Caicedo, de 14 años; Jair Cortés, Léider Cárdenas y Luis Fernando Montaño, de 15 años, y Jósmar Jean Paul Cruz, de 16, el martes 11 de agosto de este año, en un cañaduzal del marginal barrio Llano Verde, en el oriente de la capital del Valle del Cauca. 

Ese día, las familias de estos adolescentes estuvieron buscándolos por la tarde y en la noche, una allegada dio aviso de que los cadáveres estaban en un cañaduzal. 

De acuerdo con la Fiscalía, Bejarano “ha incumplido al menos dos veces su detención domiciliaria: una, el día en el que se perpetró el crimen, y de nuevo ahora, cuando fuimos a buscarlo”.

(Lea también: Envían a la cárcel a los 2 capturados por masacre en Llano Verde, Cali)

El alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, señaló que en las dos capturas de los tres presuntos perpetradores de la masacre que generó el rechazo en Cali y de todo el país habría habido informes entre la ciudadanía para detener a los dos primeros sospechosos. 

El viernes se conoció la noticia sobre la captura de Juan Carlos Loaiza Ocampo y Yefferson Marcial Angulo Quiñónez, indiciados por la masacre.

“Pagaremos la recompensa a quien provisionó información para poder desatar estas tareas. Actuamos de manera intersectorial e interinstitucional, cada uno de nosotros cumplió su papel”, dijo Ospina, horas después de que el presidente Iván Duque anunció en Cali que estos dos hombres estarían vinculados con los crímenes. 

(Lea también: Llano Verde, acorralado por odios y grupos armados)

Uno de los tres presuntos homicidas, según la Fiscalía, era vigilante y, posiblemente, sería Juan Carlos Loaiza, uno de los capturados y que está en la cárcel; otro era obrero y manejaba una maquinaria pesada, este sería Yefferson Marcial Angulo, el segundo capturado.

Ambos no aceptaron cargos y atribuyeron la masacre a Bejarano en el cañaduzal que colinda con el barrio Llano Verde. Este sector es el que el Estado creó en 2013 para familias en situación de desplazamiento por el conflicto armado de la época, para las de reinsertados de la guerrilla y para las familias de reubicados por haber estado en asentamientos subnormales en zonas inundables del jarillón del río Cauca, en el oriente caleño.

No obstante, en la audiencia de legalización de capturas ante el Juzgado 25 de control de garantías, los dos capturados negaron ser trabajadores del cañaduzal, como lo afirmaron en la Fiscalía, y dijeron que son operarios.

La Fiscalía investiga una supuesta empresa de vigilancia y otra que sería una constructora de Bucaramanga que estaría haciendo labores de refuerzo en el jarillón del río Cauca, barrera levantada en tierra hace más de medio siglo para prevenir inundaciones y que el cauce penetre al casco urbano. 

La Fiscalía también indaga si la aparente empresa de vigilancia a la que pertenecerían Loaiza y Bejarano tiene presuntos vínculos con una banda dedicada al tráfico de armas hacia Suramérica y a la cual diferentes organismos de la Policía le dieron un golpe en octubre pasado, con la captura de su supuesto cabecilla y de 16 personas más. 

Estos son los dos indiciados, capturados por la masacre de los menores, durante la audiencia de imputación de cargos.

Estos son los dos indiciados, capturados por la masacre de los menores, durante la audiencia de imputación de cargos, este sábado.

Foto:

Fiscalía

Este sábado se realizó la audiencia de imputación de cargos y solicitud de medida de aseguramiento en el Palacio de Justicia de Cali.

Escena dolorosa del sepelio de los cinco menores, masacrados el 11 de agosto, en LLano Verde.

Escena dolorosa del sepelio de los cinco menores masacrados el 11 de agosto, en LLano Verde.

Foto:

Juan Pablo Rueda. EL TIEMPO

(Lea también: Los cinco niños de Llano Verde: unidos por el fútbol y la tragedia)

“En 16 días se encontraron dos de los culpables que estarán siendo procesados como corresponde. La investigación continúa y se está buscando a una persona más de los responsables. Para la ciudadanía tiene que existir confianza y estas acciones contundentes ratifican la justicia para las familias”, expresó el presidente Duque. 

La investigación continúa y se está buscando a una persona más de los responsables. Para la ciudadanía tiene que existir confianza y estas acciones contundentes ratifican la justicia para las familias

El fiscal general de la Nación,  Francisco Barbosa, señaló que la masacre se registró porque estos tres hombres ya tenían en la mira a los cinco menores que solían frecuentar el cañaduzal para comer caña y bañarse en una laguna de estos terrenos, donde termina el oriente de Cali.

(Lea también: Hablan las familias de víctimas de masacre tras captura de sospechosos)

Así mismo, indicó que los responsables de la masacre en este predio dentro de los llamados ejidos (terrenos que la Colonia española hace tres siglos destinó para servidumbre, con el fin de que tuviera un espacio para el esparcimiento) la habrían cometido porque sentían animadversión hacia estos cinco adolescentes, todos afrodescendientes.  

Cuatro de los cadáveres tenían señales de disparos y el quinto, de haber sido herido con arma cortopunzante. 

CALI

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.