Esta es la historia de Cali, una ciudad en evolución

Esta es la historia de Cali, una ciudad en evolución

Este 25 de julio se celebra el cumpleaños de una de las ciudades más importantes del país.

El monumento de Sabastián de Belalcázar, el fundador.

El monumento de Sabastián de Belalcázar, el fundador.

Foto:

Juan Pablo Rueda. EL TIEMPO

Por: Cali
25 de julio 2019 , 09:36 a.m.

La transformación de Cali se percibe en sus 483 años de historia no solo por sus principales calles, por el aumento del número de habitantes, por logros en los campos de la ciencia, la salud, el deporte, la cultura y la misma economía para ir convirtiéndose en una de las ciudades de más importancia en el país, más promisorias y referente en el continente.

Esta es la ciudad que reconocidas publicaciones en el mundo la han catalogado como uno de los mejores vivideros.

Es la ciudad de la brisa que cruza los Farallones y las empinadas montañas a pocos metros del mar de Buenaventura, de su gente de brazos abiertos, que hace lo imposible por orientar al turista o al desconocido cuando pregunta por alguna calle. Esa es Cali, la del pandebono, las empanadas tradicionales con su infaltable ají para darle picante a una reunión de amigos o de familia. Es la Cali del champús y hasta el raspado para darles sabor a los días más soleados, escuchando, y moviendo las caderas y los pies al ritmo de canciones tan emblemáticas y electrizantes, como el Cali pachanguero del Grupo Niche, que se volvió parte de toda una identidad de la misma región.

La ciudad de antaño. Este era el centro de Cali.

La ciudad de antaño. Este era el centro de Cali.

Foto:

Archivo Histórico de Cali

Los caleños y todo aquel al que la ciudad lo adoptó como propio están de celebración por todo lo alto.

Esta es Cali, cuyas primeras calles y viviendas nacieron justo en todo el corazón de la ciudad, ese que está ubicado en la carrera 4, entre calles 7 y 9, y a pocos metros del río tutelar. Allí, se concentraban las principales actividades de los caleños raizales que hace cuatro siglos comenzaron a vislumbrar una ciudad palpitante en esas primeras vías empedradas. 

El tradicional barrio El Peñón, en el oeste. Allí estaba ubicada la Biblioteca Departamental, que hoy funciona sobre la calle Quinta.

El tradicional barrio El Peñón, en el oeste. Allí estaba ubicada la Biblioteca Departamental, que hoy funciona sobre la calle Quinta hacia el sur de la ciudad.

Foto:

Archivo Histórico de Cali

Precisamente, la Cali del ayer se gestó en ‘El empedrado’, como conocedores de la memoria histórica caleña llamaron a uno de los primeros sectores de la ‘Sucursal del cielo’ y donde hoy se mantiene en pie la tradicional iglesia La Merced. Allí, en ese antiguo altozano de aquella rústica capilla de techo de paja, la capital vallecaucana empezó a hacer historia a partir de su fundación en ese 1536.

El barrio San Nicolás y su iglesia en todo el parque de este céntrico sector. La iglesia se conserva.

El barrio San Nicolás y su iglesia en todo el parque de este céntrico sector. La iglesia se conserva.

Foto:

Archivo Histórico de Cali

De casas con techo pajizo, Cali fue cambiando a las casonas que se fueron levantando hace unos 200 años en torno a una plazoleta en tierra, que atraía las miradas de propios y extraños, especialmente, durante los días de mercado público y frente a la Catedral erguida en la esquina de la calle 11. Ese sitio fue el lugar propicio para los carnavales de la década del 20 que divertían a la población de antaño, en los cuales, automóviles como los viejos Lincoln-Ford eran adornados con follajes de árboles.

Era la época de cuando esa plaza, que tenía por nombre el de La Constitución para después tomar el de la reconocida Plaza de Cayzedo, atrajo las miradas y las concentró en la calle 12 por ser la primera en ser pavimentada.

En ese entonces la ciudad vivía el año 1925, cuando pequeñas piedras pulidas que habían sido extraídas de canteras del cerro de las Tres Cruces sirvieron para hacer ese pavimento, anunciando el progreso de los más antiguos barrios: San Nicolás, El Obrero, San Antonio, El Peñón y Granada. En este último, el Paseo Bolívar recibía la sombra de cuatro gigantes, aquellas ceibas insignes. 

Aquellos años 20 en Cali.

Aquellos años 20 en Cali.

Foto:

Archivo Histórico de Cali

Diez años antes, el tren había recorrido algunos trayectos desde Buenaventura hasta la ciudad. Los caleños veían la locomotora aproximarse a todo vapor y se ensordecían cuando la máquina de hierro cruzaba un puente sobre el río Cali, al tiempo que el río Cauca empujaba más el desarrollo citadino, como el corredor de comercialización de toda clase de mercancías y de transporte de pasajeros. Muchos de ellos solían desembarcar en inmediaciones del puente Carlos Holguín, de Juanchito, que en esa época era un puerto, y en el hoy Paso del Comercio.

Al panorama de optimismo se sumaron el tranvía, en el cual, la gente se montaba curiosa en sus tres o cuatro vagones que llegó a arrastrar, y el primer avión que aterrizó piloteado por el italiano Ferruccio Guichardi.

Los abuelos recuerdan que era el 21 de abril de 1921, cuando un aparato con alas salió del cielo que parecía cargado de algodones grises y blancos. “¡Un avión… Viene hacia acá…corramos!”, fue la primera reacción de una multitud que divisaba un objeto negro con hélice delantera y que hacía maniobras sobre un campo donde ese día había carreras de caballos. Pero los aficionados quedaron atónitos mirando sin parpadear el firmamento.

Fue en el antiguo hipódromo de la ciudad, donde quedó registrado en fotografías el acontecimiento del año. Algunas mujeres querían tomarse las imágenes con el osado italiano que posó con ellas portando la bandera de su país. Cuenta la historia que este extranjero a bordo del avión llamado ‘Telégrafo 1’, fue seducido por una Cali emprendedora, al punto de que decidió quedarse. De hecho, murió entre los caleños y sus restos reposan en la iglesia San Fernando Rey.

Así, Cali siguió creciendo en un Valle constituido como departamento a partir de 1910, pero en esa expansión que se dirigió rumbo al sur, el centro caleño preservó una arquitectura colonial, casas y puentes como el antiquísimo Puente Ortiz que llegó a resistir la circulación de los primeros carros para luego ser testigo de la naciente Avenida Colombia. Era una arquitectura que contrastaba con estructuras republicanas y, casi 50 años más tarde, con los edificios que emergieron del suelo como los indicios de una modernidad que se ha conservado en el tiempo: el actual Centro Administrativo Municipal (CAM) y la torre de la Gobernación o Palacio de San Francisco.

Con los Juegos Panamericanos de 1971, Cali continuó progresando y mejorando su infraestructura para posicionarse desde entonces como la ciudad deportiva de Colombia, siendo luego epicentro de otros mundiales y donde se han formado los más talentosos deportistas al punto de subir al podio de los Olímpicos en repetidas ocasiones.

Esta es Cali, la de su música, la de cientos de bailarines de salsa que dejan en alto el nombre de esta capital.

Es la capital de la diversidad, la de hombres y mujeres que, a diario y con tesón, trabajan pensando en el progreso de una ciudad que sigue y seguirá abriendo paso a su transformación.

CALI

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.