El doctor que ha salvado vidas en 3.000 trasplantes

El doctor que ha salvado vidas en 3.000 trasplantes

El médico Luis Armando Caicedo dice que cada vez más crece más la cultura de la donación.

El jefe de Trasplantes de la Fundación Valle del Lili, de Cali, Luis Armando Caicedo.

El jefe de Trasplantes de la Fundación Valle del Lili, de Cali, Luis Armando Caicedo.

Foto:

Archivo particular

Por: Cali
03 de septiembre 2018 , 05:20 a.m.

Estaba en tercer año de medicina cuando Luis Armando Caicedo Rusca sintió el dolor de la muerte de un paciente con falla renal.

No había diálisis, ni otros procedimientos para aliviarlo en esa sala del hospital Universitario del Valle (HUV). Entonces, hablar de trasplantes era algo lejano y rodeado de mitos. Esa experiencia le abrió el camino de lo que se convirtió en una lucha para siempre.

Al lado del médico Luis Mariano Otero, uno de los primeros nefrólogos de Colombia, conoció sobre la diálisis y aprendió a conectar venas y arterias de enfermos renales.
Hablar de trasplantes se asociaba a mitos y solo para personas adineradas. Caicedo no se detuvo, se especializó en Londres.

En el HUV, con el médico Édgar Escobar Navia abrieron el primer programa de trasplante renal. Fueron 184 cirugías que salvaron vidas.

Ahora, Caicedo es jefe médico de la Unidad de Trasplantes de la Fundación Valle del Lili Hospital Universitario, docente de la universidad Icesi y lleva más de 30 años en esa misión vital. Se emociona con la amistad de los pacientes trasplantados.
Apenas se declara la muerte irreversible de un donante potencial en esa casa de salud, un equipo médico, de unos 30 especialistas, empieza una contrarreloj.
Es una carrera, que parte del diagnóstico de muerte irreversible. La meta es darles oportunidad de vida a quienes están en las largas listas de espera en Colombia.

El médico Caicedo recalca la importancia de que la ciudadanía haga donación.

El médico Caicedo recalca la importancia de que la ciudadanía haga donación.

Foto:

Archivo particular

Es una misión que incluye informar a la familia de la persona en muerte cerebral sobre su condición de donante. Luego se debe tener la viabilidad funcional de los órganos, que no haya infección en el donante. Una vez se avisa al receptor del órgano, hay un proceso de análisis y la puesta en servicio de quirófanos especializados.

No puede haber improvisación en este proceso científico. Es una operación milimétrica, con el reloj andando, porque no se tendrán más de cuatro horas para retirar ese órgano vital, a la vez de preparar y alistar a quien lo recibe.

De acuerdo con el doctor Caucedo, “la tasa de negativas familiares bajó del 50 al 25 por ciento y las tasas de aceptación a la donación han aumentado de un 66 a un 75 por ciento, reflejándose en más donantes efectivos lo que se traduce en más personas trasplantas, más segundas oportunidades y mejor calidad de vida”.

Es un panorama diferente al de hace cinco años, en 2013, cuando el propio doctor Caicedo era la fuente de una noticia en la que se reportaba disminución del 40 por ciento en la donación.

El año pasado se incrementó el número de trasplantes en 21 por ciento frente a 2016, al pasar de 1.068 a 1.287 en el último año.

El año pasado se incrementó el número de trasplantes en 21 por ciento frente a 2016, al pasar de 1.068 a 1.287 en el último año

El Valle del Cauca hace parte de la regional 3 de la Red de Donación y Trasplante, al igual que Quindío, Risaralda, Cauca y Nariño. “Aportamos al país para el 2016, un 19,8 por ciento de los donantes efectivos”.

“Tengo la satisfacción de decir que este año vamos a completar los 1.000 trasplantes de hígado y más de 2.000 de riñón. Esto representa más de tres décadas de pacientes beneficiados y que han salido de la diálisis”, dice el doctor Caicedo.

En Cali se realizan entre 80 y 100 trasplantes de hígado al año, 200 de riñón, 15 de corazón y de 3 a 4 de pulmón. El año pasado hubo ocho trasplantes de páncreas en la Valle del Lili. En el historial tienen pacientes con triple trasplante: hígado, páncreas y riñón.

Tengo la satisfacción de decir que este año vamos a completar los 1.000 trasplantes de hígado y más de 2.000 de riñón

El Jefe de Trasplantes destaca que esa institución cuenta con una estrategia educativa desde el 2014 llamada ‘Hospital Donante’, enfocada en generar una cultura de donación, entre el personal médico, asistencial, pacientes y familiares, lo que ha permitido aumentar los donantes. Esto derivó en que la cantidad de llamados sobre posibles donantes aumentó un 20 por ciento frente a 2016.

En su opinión, cada vez más la población vallecaucana acepta la donación. “Lo deseable es que nadie se muriera, pero resulta que con la donación se puede conseguir que muchas personas puedan seguir viviendo. Uno de cada cuatro personas dicen que no, pero tres responden que sí”, dice.

Ha favorecido la Ley 1805 del 2016 que ha llevado a las personas a abordar el tema en familia. Para Caicedo, es un fenómeno histórico en el que han tenido incidencia los medios de comunicación, a través de campañas.

La misión no cesa, se debe seguir desmontando las creencias como que se desfigura al donante o se roban los órganos. O las creencias o los debates de religiones porque todas convergen en una palabra: el amor y donar es un acto de amor, dice el especialista.

Siempre hay más pacientes en espera de trasplante, que número de donantes. Pero el doctor Caicedo siente que la tarea de su equipo encuentra cada vez más gente pensando salvar vidas.

CALI

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.