El día cuando Cali zozobró por mentiras en redes

El día cuando Cali zozobró por mentiras en redes

Hubo pánico en el comercio por cadenas sobre saqueos. Jornada terminó con un cacerolazo.

Panico tras el fin del paro

La Policía y el Ejército desplegaron hombres para garantizar la seguridad. Comercio en el centro cerró sus puertas.

Foto:

Juan Pablo Rueda Bustamante / El Tiempo

Por: Cali
22 de noviembre 2019 , 11:46 p.m.

Ayer, los caleños amanecieron desvelados, en zozobra y, algunos, empuñando armas o garrotes luego de que desconocidos ingresaran a unidades residenciales en el sur de la ciudad, generando temor y violando el toque de queda que había impuesto el alcalde Maurice Armitage.

El paro nacional en Cali era pacífico, pero algunos brotes de vandalismo en diversos puntos obligó a las autoridades a decretar que ninguna persona saliera de sus casas desde las 7 de la noche.

Los incidentes que obligaron a tomar la medida fueron las 56 denuncias por saqueos a negocios, muchos ocurridos en el oriente de la ciudad, mientras que en el centro se presentaron ataques contra tres sedes bancarias, una oficina del diario El País y otros locales comerciales.

En los hechos se reportaron 46 policías y 51 civiles lesionados. Además, se aprehendieron a 520 personas que violaron el toque de queda.

“Lo que pasó el jueves, la juventud que atracaba, que todos eran muchachos, jóvenes y niños, es producto de un abandono de nuestra sociedad”, manifestó Armitage, quien añadió que falló la inteligencia de la fuerza pública, pues la única zona de alerta donde pensaban podrían ocurrir desmanes era la Universidad del Valle, pero terminaron aconteciendo en otros sectores y, dijo, no se daba abasto para controlar los ataques.

Armitage, además, solicitó más fuerza pública para la capital del Valle.

Ayer, la jornada también fue tensa. Aunque no hubo hechos de violencia, el pánico generalizado corrió por cuenta de las redes sociales, desde allí empezaron a crearse cadenas con información falsa que señalaban que encapuchados iban a saquear cuanto negocio pudieran en el centro de la ciudad. Los comerciantes, temerosos, cerraron sus locales y se aglomeraron para protegerse con armas y garrotes de los supuestos vándalos que llegarían.

La Policía y el Ejército desplegaron patrullas al sector céntrico.

Otros rumores falsos sobre llegada de ‘asaltantes’ alertó al sector de Alameda, entre el centro y sur de la ciudad. Allí, la plaza de mercado y numerosos negocios prefirieron cerrar sus puertas por temor.

“Es puro pánico”, dijo un comerciante de la zona. Pese a esto, estas informaciones falsas paralizaron las actividades cotidianas en la ciudad.

Toque de queda en Cali

Militares patrullaron durante la noche en Cali.

Foto:

Santiago Saldarriaga / EL TIEMPO

La Policía hizo un llamado a la comunidad “para que se conserve la calma y no se permita que falsas noticias alteren su tranquilidad”.

El coronel Didier Estrada, comandante operativo de la Policía, aseguró que en el centro no hubo nuevos casos de hurto o vandalismo. “Ante una cadena de WhatsApp alertando sobre la posibilidad de la ocurrencia de un hecho de este tipo, los comerciantes salieron a las calles con palos y se encontraron con personas de otro centro comercial que pretendían hacer lo mismo. Todo se aclaró y se normalizó”, manifestó el oficial.

El coronel Estrada llamó a no replicar cadenas ni comentarios de este tipo, reiteró que desde el Puesto de Mando Unificado, donde convergen autoridades municipales y militares, se está vigilando la ciudad para verificar las informaciones.

En tanto, un grupo de estudiantes llegó para apoyar limpieza y reparaciones de la estación La Buitrera, cerca de la Universidad del Valle y centros comerciales. Lo mismo hacían ciudadanos voluntarios en sectores del centro mientras que se realizaba el retiro de barricadas en distintos extremos de la ciudad.

“Cali ha sido siempre una ciudad que trabaja por la paz y el civismo. No vamos a dejarnos intimidar, somos muchos los caleños comprometidos y hoy le demostramos al país que somos la sucursal del cielo y de la paz”, dijo la secretaria de Desepaz, Rocío Cely.

La sicóloga Sarita Echeverry explicó que lo que pasó en Cali “no fue la otra cara del paro, es la otra cara de Cali, la que nadie ve de frente y todos le dan la espalda”.

Los caleños, además, rechazaron los actos de vandalismo perpetrados en la ciudad y reiteraron sus inconformidades con el gobierno del presidente Iván Duque a través de un cacerolazo.

Decenas de manifestantes sacaron sus ollas para hacerlas sonar en la tarde y noche en la plazoleta del CAM.

CALI

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.