Habla el publicista cuyo contrato generó polémica a Jorge Iván Ospina

Habla el publicista cuyo contrato generó polémica a Jorge Iván Ospina

Es Guillermo Lombana, a quien Fiscalía también imputó cargos, pero en proceso aparte al de Ospina.

Jorge Iván Ospina reiteró que sigue adelante con su campaña a la Alcaldía para llegar al cargo por segunda vez.

Jorge Iván Ospina reiteró que sigue adelante con su campaña a la Alcaldía para llegar al cargo por segunda vez

Foto:

Juan Pablo Rueda. EL TIEMPO

Por: Cali
15 de octubre 2019 , 06:00 a.m.

Un contrato por 460 millones de pesos que hace 11 años lo firmó quien era el secretario general del entonces alcalde Jorge Iván Ospina, hoy presidente del partido Alianza Verde y firme candidato por segunda vez a la Administración municipal, mantiene agitado el ambiente político en la ciudad donde el excongresista se disputa cabeza a cabeza con Roberto Ortiz la intención de voto de los caleños en las próximas elecciones.

Este es el contrato por el cual, la Fiscalía citó al aspirante a una audiencia de acusación el próximo 15 de noviembre en el Juzgado Octavo Penal del Circuito, luego de que en mayo le imputó cargos por el presunto delito de celebración de contratos sin el cumplimiento de requisitos legales y que, de nuevo, levantó polvareda. 

En medio de este panorama, Ospina anunció la semana pasada ir a una huelga de hambre hasta las elecciones por lo que calificó "una campaña sucia" en su contra por la que ha solicitado rectificación a aquellos, de acuerdo con el presidente de Alianza Verde, que lo habrían venido difamando y poniendo su vida bajo riesgo. Pero este lunes festivo anunció levantar la huelga. 

Ospina manifestó:  "Durante estos días de reflexión y de ayuno, me llamó monseñor Darío de Jesús Monsalve (arzobispo de Cali) y me dijo que el ayuno que he hecho es de valientes, pero no podía continuar y exponer mi vida. Además de otros amigos nacionales e internacionales, me han señalado que la mejor manera de honrar lo que estoy expresando, es que a partir de mañana salga y he decidido que efectivamente, no podemos regalar las calles”. 

El polémico contrato por 460 millones de pesos tuvo dos momentos. Primero se anuló y luego hubo una segunda contratación, pero no con una sociedad limitada como en un comienzo, sino con una persona natural.

La historia se inicia el 4 de abril de 2008, cuando Pedro Luis Barco, quien se desempeñaba como secretario general del municipio en la administración de Ospina, firmó con la agencia de publicidad Visión Digital Comunicación Estratégica Ltda. 

El objeto de la polémica contratación fue el diseño de la publicidad y la socialización de programas del municipio de Cali, como marca de gobierno, que incluía el Plan de Desarrollo y una Constituyente Social. 

El objeto de la polémica contratación fue el diseño de la publicidad y la socialización de programas del municipio de Cali, como marca de gobierno

El secretario general de la Alcaldía de Ospina en ese 2008 era Pedro Luis Barco, a quien la Procuraduría Provincial de Cali le abrió pliego de cargos en octubre de ese mismo año y lo hizo seis meses después de la firma del contrato con Visión Digital Comunicación Estratégica Ltda. Sin embargo, a partir de allí comenzaron los interrogantes, pues la Procuraduría advirtió que la sociedad Visión Digital Comunicación Estratégica Limitada “se habría constituido dos días antes de la firma”, del contrato en cuestión.

El Ministerio Público también señaló en esa época que “la Procuraduría Provincial de Cali al elevar el pliego de cargos cuestionó además que el contrato hubiese sido firmado sin el visto bueno del comité de contratación y el haberlo disuelto a dos días de su constitución para posteriormente, firmar un nuevo contrato con Guillermo Eduardo Lombana Zapata como persona natural, quien anteriormente, se había desempeñado como el representante jurídico de la empresa Visión Digital Comunicación Estratégica Ltda.

La Procuraduría también informó que como resultado de la investigación se logró determinar a través de una consulta adelantada con la comisión Nacional Electoral de ese entonces, “a través del informe de los gastos de campaña que Lombana Zapata, habría sostenido vínculos directos con la campaña que condujo a Ospina a la Alcaldía hace una década”.

El estamento anotó: “Para la Procuraduría con su comportamiento, el secretario General de la Alcaldía de Cali (en 2008) pudo haber incurrido en una falta gravísima, como quiera que al aspirar para este alto ejercicio y adoptar decisiones debía conocer la normatividad, actuando de manera libre y voluntaria, estando en la posibilidad de elegir entre los lícito y lo ilícito, vulneración que podría constituir como infracción del deber funcional”.

Esta investigación en la Procuraduría no ha terminado, pero la Fiscalía les abrió una a Lombana y a Barco a quienes en el último año les han realizado dos audiencias, tras imputación de cargos sobre las presuntas anomalias en el contrato de los 460 millones de pesos. 

Cuando empezó toda esta polémica historia hace 11 años, el exsecretario general Barco recibió una sanción y estuvo suspendido durante un mes de su cargo.

Barco, en declaraciones dentro del actual proceso con Lombana en la Fiscalía, ha sostenido que está tranquilo porque la primera de las dos contrataciones no se llevó a cabo.

¿Qué dice el contratista?

Ante la polémica, EL TIEMPO buscó a Lombana Zapata. Se trata de un publicista, de 56 años y nacido en Bogotá, cuya cédula es de Yumbo.

Lombana explicó que desde el 17 de julio de 2001 tiene registro en la Cámara de Comercio de Cali como Guillermo Eduardo Lombana Vissión Digital, nombre que mantiene en la actualidad, y que mucho antes de eso ya venía laborando en la creación de campañas publicitarias para entidades, tanto públicas como privadas.


Lombana, egresado de la Academia de Dibujo Profesional, señaló que en ese 2008, cuando Ospina empezó su mandato como alcalde, esta Administración lo buscó para trabajar en la marca de gobierno pero, según el publicista, consultó con un abogado si no había problema en que la contratación no se hiciera bajo persona natural porque temía por su vida por amenazas e intimidaciones, precisamente relacionadas con una contratación previa, también con un estamento público.

Lombana, hijo de un general de las Fuerzas Militares, dijo que este abogado le habría contestado que podía constituir una sociedad y que la experiencia de los socios era soporte suficiente para la misma. Fue así, afirmó Lombana, constituyó con su esposa la sociedad Visión Digital. “Pero cuando reventó el escándalo y dijeron que era una empresa de garaje que nunca ha sido así porque yo ya venía con experiencia, el contrato se rescindió y no recibí ningún pago”.

No obstante, manifestó que la contratación continuó y avanzó, pues luego se suscribió un nuevo contrato por el mismo monto, los 460 millones de pesos, pero como persona natural con su establecimiento registrado en la Cámara de Comercio desde el 2001. Aseguró que por esa segunda contratación sí recibió el dinero y se puso en marcha hasta diciembre de aquel 2008.

Ahora, 11 años después, luego de que el 18 de mayo de este 2019, la Fiscalía le imputó cargos a Ospina por este contrato, al igual que lo hizo con Barco y con Lombana, este último señaló que no ha cometido ningún acto ilegal, pues reiteró que el problema radicó en el primer contrato, “pero nunca se pagó, no hubo ni acta de inicio porque se rescindió". Dijo que la empresa creada en ese 2008 “jamás ha hecho un contrato. No existe”.

Lombana manifestó, además, que no tiene ningún problema con Ospina, que los cuestionamientos a este candidato no obedecen a que esté asesorando al contendor Roberto Ortiz. Sostuvo que en la actualidad trabaja en la publicidad de otras siete campañas políticas de aspirantes a alcaldías en el Valle del Cauca de diferentes partidos, como Liberal y La U, pero que en Cali, solo lo hace para el candidato Ortiz.

Dijo que no está con ningún partido, sino que hace negocios de la publicidad que es lo suyo y lo que le permite seguir trabajando con 15 personas a cargo, pues él sigue dirigiendo la entidad con el nombre Vissión Digital, "como persona natural con un establecimiento".

El publicista, que dijo haber asesorado en su momento las campañas publicitarias a Juan Carlos Abadía cuando aspiró a la Gobernación del Valle del Cauca y al congresista Alexánder López, le dijo a EL TIEMPO que en noviembre del año pasado se enteró de que la Fiscalía le había imputado cargos por el contrato de los 460 millones de pesos durante los primeros meses del gobierno de Ospina, y que entre ese mes y este año ha acudido a dos audiencias judiciales con el exsecretario general de la alcaldía de Cali en un proceso aparte al de Ospina aunque en ambos se busque aclarar lo ocurrido con el mismo contrato de 460 millones de pesos.

Lombana afirmó y mostró derechos de petición de 2016 a la Fiscalía solicitando conocer si había algún proceso en su contra porque allegados le habían hecho el comentario de que tendría problemas legales. Dijo que la Fiscalía le respondió que no tenía proceso alguno.

"Yo no tengo nada en contra de Jorge Iván Ospina", repitió al referirse a la polvareda que continúa, mientras que el termómetro sigue subiendo a dos semanas de los comicios regionales en todo Colombia.

¿Qué respondió el equipo jurídico de Ospina?

El equipo jurídico que asesora a Ospina informó en esta historia que “en enero del año 2008, cuando Jorge Iván Ospina Gómez se posesionó como alcalde de Cali le dio facultades a cada uno de sus secretarios para ser autónomos en la firma de contratos de prestación de servicios”.

Así mismo indicó que una vez Barco firmó con Visión Digital en abril de aquel 2008, “en menos de un mes, la alcaldía de Santiago de Cali determinó que el contrato no era viable porque la empresa contratista había sido constituida pocos días antes de la firma del mismo, por lo cual, el alcalde Jorge Iván Ospina, a través de la Dirección de Hacienda Municipal, ordenó que no se pagara el contrato y se liquidara”.

Estos abogados aseguraron que Ospina dio instrucciones al entonces defensor del Tesoro Público, Jaime Sierra Delgadillo, para que denunciara ante la Fiscalía lo acontecido con este contrato.

“Durante casi 10 años, la Fiscal titular del caso no realizó ninguna actuación para esclarecer los hechos que rodearon la denuncia presentada por la misma Administración de Ospina; llama la atención que, durante ese periodo, en el cual Jorge Iván Ospina se desempeñó como Senador de la República, no se remitió la investigación a la Corte Suprema de Justicia, como lo dicta el conducto regular”, sostuvo el equipo jurídico de Ospina.

“Sin embargo, una vez terminado su período como senador el 20 de julio de 2018 y haber anunciado su interés en ser candidato a la alcaldía de Cali, se reactivó la investigación, que estuvo archivada durante casi una década y decidió imputarle cargos el pasado 8 mayo de 2019”, agregó el abogado Eduardo Castillo, uno de los litigantes de Ospina que también manifestó: “Es importante aclarar que, según la normatividad vigente, en la etapa de imputación, el fiscal no debe aportar ningún tipo de pruebas, es solamente una vinculación formal a un proceso, en donde existen garantías de defensa. Por lo anterior, podemos concluir que Jorge Iván no ha sido declarado culpable, ni vencido en juicio, así como no ha tenido la oportunidad de ejercer su defensa porque no se ha llegado el momento oficial para ello. En consecuencia, no corresponde a la verdad afirmar, que el médico Ospina será sometido a un juicio, solamente está citado a una de las etapas de investigación dentro de un proceso”.

“Desde la campaña convocamos a las autoridades locales, regionales y nacionales, para que se nos den las garantías necesarias que nos permitan continuar en la contiende electoral. Tememos por la integridad física y la vida de Jorge Iván Ospina, por lo cual invitamos a toda la ciudadanía a rodear al candidato estos 17 días decisivos para el futuro de Santiago de Cali”, indicó Castillo.

Ospina al hablar de la huelga de hambre señaló que la inició para mostrar “por qué la vida tiene sentido en la medida en que a los seres humanos se les respete su dignidad, su reputación, su derecho al buen nombre, su derecho al debido proceso y que la actividad política se realice sin violencia, sin mentiras, sin agresiones”. Ospina reiteró que espera que la justicia le brinde todas las garantías de ley para ejercer su legítima defensa.

CALI

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.