Secciones
Síguenos en:
La visita de un gato y el amor le traen alivio a una paciente en Cali
Karen Ruiz pudo ver a su gato gracias a su novio y a la complicidad médica

Karen Ruiz pudo ver a su gato gracias a su novio y a la complicidad médica.

Foto:

Archivo particular

La visita de un gato y el amor le traen alivio a una paciente en Cali

Karen Ruiz pudo ver a su gato gracias a su novio y a la complicidad médica.

Karen Ruiz pudo reencontrarse con su felino, gracias a su novio y la clínica Imbanaco de Cali.

Los médicos y especialistas del área de experiencia de la institución de salud evaluaron el pedido del novio de la paciente, que les aseguró que la visita de su mascota podría ser un remedio para ella, en una larga estadía.

Por primera vez, el equipo facultativo dio permiso para el acceso de un gato y esa fue una visita de esas que traen sosiego y alegría.

( Le puede interesar: Animales de personas en condición de calle ya tienen su guardería )

A Karen Ruiz, de 27 años, le ha tocado permanecer bajo cuidado médico en la casa de salud, en el barrio San Fernando, en el sur de la capital del Valle del Cauca.

(Le puede interesar: Ofrecen recompensa para capturar a homicidas del periodista Marcos Montalvo)

Además de sus dolencias, a ella no ha dejado de inquietarle saber sobre su gato Horus que permanecía en casa. “Más que mi mascota es parte de mi familia, es mi bebé, mi consentido, es mi hijo”, dice la estudiante universitaria.

A su novio Gilberto Rodríguez se le fue ocurriendo que podría traerlo como sorpresa y consultó cómo se podría presentar una visita felina en la clínica.

(Lea también: Encuentran los cuerpos de tres personas asesinadas en zona rural de Tuluá)

El joven les preguntó a la jefe de enfermería y a la médica de piso sobre la posibilidad de la visita de un gato. Le dijeron que sí había tenido algunas visitas de mascotas, aunque no felinos, solo que se debería analizar.

Las esperanzas no eran mayores, pero esa noche se acercó a la habitación una integrante del grupo de Experiencia del Paciente de Imbanaco, que les hizo preguntas sobre su estadía en la clínica y les dijo que había escuchado sobre el gatico. Una de sus preguntas es si estaba vacunado.

Gilberto argumentó: “Somos dos papás, mamá y papá, el gato es nuestro hijo y la mamá llevaba más de una semana hospitalizada, entonces dije que, emocionalmente, sería un apoyo genial”.

Entonces, consiguió los certificados de vacunación y en la clínica le dijeron que consultarían al Comité de Infecciones.

(Además: 

Carolina Mejia, la gerente de Experiencia del Paciente, dijo que "el ingreso de mascotas ha demostrado con hechos y evidencias positivos cambios en la actitud y bienestar del paciente. Les traen alegría y, especialmente, hay una conexión que los hacen tener una mejoría cuando reciben esas visitas".

Gilberto entra con el gato Horus a la clínica y lo recibe María Fernanda Valencia.

Foto:

Archivo particular

Los médicos consideran que no representa riesgo alguno, pero sí muchos beneficios para los pacientes.

Critshian Pallares, coordinador del Comité de Infecciones de Imbanaco, detalló que “es bajo un protocolo que incluye que la mascota tenga su esquema de vacunación completo y vigente y también que esté limpia”. 

El novio Gilberto estuvo acompañado en el secreto por el personal de salud para llevar una dosis de amor en la recuperación de Karen.

Horus, el gato de raza Sagrado de Birmania, trae alivio.

Foto:

Archivo particular

Cuando Horus fue cruzando el umbral, con sus ojos, a Karen la sorprendió, pero también le hizo brillar la felicidad en el rostro. Ambos se reconocieron en un abrazo gatuno.

"Fue algo inesperado. No llegué a imaginar que mientras que estaba en hospitalización, enferma, iba a contar con esta gran experiencia que es tener a mi mascota. Nunca esperé que en una institución iban a aceptar su visita. Horus es mi hijo, él me ha ayudado y ahorita porque me libera, me desetresa", dice la universitaria.

Gilberto dice que en el momento que la mamá vio a Horus fue muy sorpresivo y emocionante e indescriptible. La clínica facilitó el proceso con sus medidas.

Para Karen fue una inspiración. “Fue algo que me llegó al corazón. Hizo que olvidara parte de mi dolor, me hizo sentir tranquila y en paz”.

CALI

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.