Las confesiones de la promotora del 'narcobus' accidentado en Ecuador

Las confesiones de la promotora del 'narcobus' accidentado en Ecuador

La caleña Claudia Orozco se entregó a la Fiscalía, pero no hay cargos en su contra. 

Mujer promotora del 'narcotour' accidentado en Ecuador pide perdónMujer promotora del 'narcotour' accidentado en Ecuador pide perdón
Claudia Orozco, un de las guías del narcobus accidentado, se entrega Fiscalía

Juan Bautista Díaz / EL TIEMPO

Por: Cali
30 de agosto 2018 , 11:33 p.m.

Claudia Ximena Orozco, la organizadora del recorrido que terminó en el accidente en Ecuador, donde murieron 24 personas, pidió perdón desde Cali a las víctimas, a sus familias, a su madre y a sus dos hijos. Le iban a pagar 2 millones de pesos por el viaje.

Orozco dijo este jueves que solo se enteró de que en el automotor había media tonelada de marihuana cuando iban en el trayecto. Aunque en Colombia no tiene orden de captura se puso a disposición de las autoridades.

La confesión la hizo el jueves horas antes de presentarse a la Fiscalía para ponerse a disposición de la justicia colombiana, teniendo en cuenta que en Ecuador habrían abierto una investigación en su contra. 

El vehículo transportaba paquetes con cerca de 600 kilos del alucinógeno ocultos en el piso, la carrocería y en asientos del bus, el cual terminó destrozado a la altura del kilómetro 82 de la vía Pifo-Papallacta, en el país vecino.

Sin embargo, según Élmer Montaña, el abogado de Orozco, esta caleña no tiene orden de captura en Colombia por lo ocurrido. El litigante solo indicó que está pendiente de si las autoridades ecuatorianas solicitan su extradición. Pero hasta el jueves no había ninguna petición del gobierno de ese país sobre dicha medida. El abogado señaló que la Policía en Cali manifestó estar dispuesta a brindarle seguridad a Orozco, mientras se define su situación judicial en alguno de los dos países.

Pero el viaje, que terminó en tragedia en la madrugada del 14 de agosto, no fue el primero que Claudia Ximena Orozco organizaba como guía turística. Con este era el cuarto recorrido y lo hizo porque una amiga fue quien la contrató para estos trayectos.

Orozco dijo que esa amiga era Carmelina Idrobo, de 44 años y una de las 24 víctimas fatales del accidente, entre las cuales había personas del barrio El Guabal, en el sur de Cali, tres ecuatorianos y dos venezolanos.

La caleña manifestó que desde el año pasado conoció a Idrobo y, por este viaje, ella aspiraba a recibir el pago de 2 millones de pesos.

Cuando empecé a trabajar, igual me dieron cierta información de que era un político que necesitaba lavar dinero

“La señora que me contrataba me dijo que tenía una salida (…) Nos reunimos en mi casa, el día domingo (12 de agosto). Tarde. Solo que faltaban unas personas, que si podía conseguir a unas personas que no se les cobraba (por el viaje) y le pedí el favor a una amiga. Ella me ayudó. Eso fue lo que pasó. Arrancamos y me recogió en la esquina de mi casa. Arrancamos normal”.

La amiga que le ayudó a buscar a más turistas es parte de los 22 heridos del accidente y sigue hospitalizada en Ecuador.

Orozco, quien llegó a Cali el viernes pasado en compañía de un familiar, dijo que el año pasado conoció a Carmelina Idrobo. “La conocí porque le vendí productos, cosas y era muy buena cliente, y terminamos siendo amigas. Me mandó a pasear, me dio dinero (…) allí no le vi ninguna intención”.

Añadió: “(…) cuando empecé a trabajar, igual me dieron cierta información de que era un político que necesitaba lavar dinero. Esa información se la di yo a mi amiga (la que le ayudó a buscar a más pasajeros)”.

Accidente en Ecuador

En el accidente del 'narcobus' fallecieron 24 personas.

Foto:

EFE

La caleña aseguró llorando que es madre de dos hijos, uno de ellos, un joven normalista de 19 años que se ha capacitado para ser maestro. Dijo, además, que su hija mayor es una aprendiz de peluquería, de 24 años. Orozco expresó que es cabeza de hogar porque se separó hace seis años y que paga arriendo en el modesto barrio Santa Elena, del suroriente de Cali, además que sostiene a su mamá, pues argumentó ser hija única. También señaló que no tiene un empleo estable y que en ocasiones vendía tintes y productos de belleza, así como comida o cuidaba a niños para reunir unos pesos.

Sobre el recorrido del 'narcobus' que se desvió de la carretera desde Popayán hacia Neiva y de allí a la frontera por una carretera sin pavimentar, Orozco dijo que estuvo conversando con la señora Idrobo. “Cuando íbamos en camino me enteré (de que iba con droga) que iba así, pero no sabía de qué era ni cuánto llevaba. Solamente la señora me comentó algo en el camino. Hicimos una buena amistad y ella me empezó a aclarar las cosas. Como todo empezó con interrogantes, yo se los hacía a ella, y ella decidió hablar conmigo”.

Cuando íbamos en camino me enteré (de que iba con droga) que iba así, pero no sabía de qué era ni cuánto llevaba

Orozco le aseguró a EL TIEMPO que en dos oportunidades les habría dicho a los pasajeros que si querían podían devolverse, pues el bus estuvo varado en algunos tramos, en esos primeros dos días del viaje. Sostuvo que les habría dado la posibilidad de pagarles el pasaje de regreso, “y dijeron que no, que querían seguir en el paseo”. Dijo que la oferta se las hizo cuando pasaron por Neiva y en la frontera con Ecuador.

Orozco también confesó que tomó la decisión de entregarse porque sentía que debía dar explicaciones a las familias de las víctimas, a las que quedaron heridas y a sus hijos.

“Que me perdonen, no más solamente que me perdonen, que me perdonen, solo quiero pedirles perdón a todos. Que si me pudieran conocer, saber un poco y saber quién soy, que siempre soy una buena persona que me equivoqué, que me perdonen”, dijo la caleña, quien expresó llorando que pide perdón a sus dos hijos, a su mamá y hasta la amiga a la que le pidió colaboración para completar el cupo del bus accidentado.

Beatriz Montoya, una de las viajeras y quien llegó a Cali esta semana, dijo que el bus mostró constantes fallas y que la señora Orozco siempre habría mantenido el interés de que el viaje a Ecuador y a Perú, como era la idea, continuara.

Aquí no estamos tratando de poner lo malo como bueno ni lo negro como blanco

De otro lado, el abogado Montaña afirmó que “la intención de entregarse (de su defendida) fue la de pedirles perdón a las víctimas. Esta es una señora que vive en una barrio popular, es cabeza de familia, sin empleo, le habían cortado los servicios y lamentablemente, una amiga le hizo el ofrecimiento de que se vinculara a estos paseos, luego le dijeron que era un asunto de lavado de dinero y el último transportaba droga (…) aquí no estamos tratando de poner lo malo como bueno ni lo negro como blanco. Ella ha hecho unas declaraciones en este sentido que hacen claridad. Cometió un gravísimo error y se está poniendo a disposición de la Fiscalía”.

El pasado 16 de agosto, Orozco grabó un audio que circuló en medios de comunicación y en el cual señaló: "No soy responsable de que el bus haya fallado, no soy responsable de tantas víctimas, puesto que al viaje vinieron personas adultas que tomaron su propia decisión, no fueron personas a las que yo obligué de ninguna manera, cada una fue consciente de a lo que vino".

CALI

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.