La tragedia de 4 municipios sin lugar para enterrar a sus muertos

La tragedia de 4 municipios sin lugar para enterrar a sus muertos

Los cementerios de Tumaco y otros tres municipios fueron cerrados por graves problemas sanitarios. 

Cementerio de Tumaco

Cementerio de Tumaco

Foto:

Archivo particular

Por: Mauricio de la Rosa
Pasto
22 de agosto 2019 , 07:57 a.m.

En el Departamento de Nariño ya ni los muertos pueden estar tranquilos. Por no cumplir con las condiciones sanitarias y ambientales los cementerios de cuatro municipios fueron cerrados de manera temporal. 

Los funcionarios del Instituto Departamental de Salud de Nariño en sus visitas de inspección a los camposantos pudieron comprobar el notorio deterioro de bóvedas y sepulturas, las grandes filtraciones de agua, olores fétidos y hasta se sorprendieron con el hallazgo de fosas comunes inadecuadas que ponían en alto riesgo la salud de los habitantes.

Con la medida del cierre temporal de los cementerios se ven afectados los municipios de El Charco y Tumaco en la Costa Pacífica y Guaitarilla y Chachaguí en la zona andina del departamento.

En el municipio de Gualmatán su cementerio estuvo a punto de ser cerrado pero las autoridades cumplieron con todas las exigencias, tras realizar las obras que estaban pendiente en un período de tres meses.

“La medida se sostiene hasta el momento en que la administración del cementerio o el representante legal realice las adecuaciones correspondientes”, reveló Vivian Narváez, profesional universitaria de la Subdirección de Salud Pública del Instituto Departamental de Salud de Nariño.

La funcionaria explicó que una vez se adelanten las adecuaciones inmediatamente se dará apertura a los cementerios, “siempre y cuando cumplan con las condiciones ambientales y sanitarias para funcionar”, argumentó.

Cementerio de Chachagüí

Cementerio de Chachagüí, Nariño

Foto:

Telepacífico Noticias

En los cuatro municipios la medida obliga a interrumpir tanto los procesos de inhumación como de exhumación de cadáveres.

Pero la preocupación que tienen ahora los ciudadanos es que si algún familiar o allegado se llegara a morir, entonces dónde lo van a sepultar.

De acuerdo con la explicación de Narváez “si alguien llegara a fallecer en ese lapso de tiempo que el cementerio esté cerrado, el alcalde del municipio está obligado a garantizar el servicio con otro cementerio cercano que cumpla con las condiciones adecuadas”.

Si alguien llegara a fallecer en ese lapso de tiempo que el cementerio esté cerrado, el alcalde del municipio está obligado a garantizar el servicio con otro cementerio cercano

De Acuerdo con la Resolución 5194 del 2010 expedida por el Ministerio de Salud y Protección Social otorgaba un período de transición de dos años, es decir, a partir del año 2012 los camposantos debían estar completamente adecuados.

Sin embargo, en el 2013 los funcionarios del organismo realizaron un recorrido por las diversas localidades encontrando que “todos los cementerios no habían hecho avances en este tema”, por lo que se determinó iniciar un proceso de socialización con las Alcaldías y Parroquias que son las que administran los cementerios.

El caso de Tumaco es muy preocupante porque en temporadas de invierno el agua se filtra hacia las bóvedas por lo que se abren y los cuerpos quedan expuestos.

Encontramos cementerios con fosas comunes pero no estaban adecuadas a las normas, lo que hacían era depositar en un hueco todos los restos óseos, sin ningún tipo de identificación”, reveló la funcionaria.

Pero eso no era todo. Además en algunos camposantos se pudo descubrir que el repello interno de las bóvedas carecía de las condiciones técnicas adecuadas “por lo que los líquidos del proceso de descomposición del cuerpo se filtran hacia las bóvedas siguientes generando olores ofensivos y afectación a la salud de las personas”.

Pero lo contrario sucedió en el municipio de El Peñol donde se alcanzó una experiencia exitosa, toda vez que gracias a la voluntad y gestión del alcalde decidió por cuenta propia cerrar el cementerio, los cuerpos fueron trasladados al vecino municipio de El Tambo y al cabo de dos años se construyó un nuevo camposanto que hoy cuenta con las condiciones adecuadas para operar.

Otros municipios como San Pedro de Cartago, Linares, San Pablo, La Unión, Funes, Taminango y Mosquera cuyos cementerios corrían el riesgo de ser cerrados, también sus autoridades lograron mejorar sus condiciones.

En Guaitarilla autoridades se opusieron

En Guaitarilla donde su cementerio fue cerrado en el pasado mes de julio ocurrió un hecho particular cuando sus autoridades y la comunidad no aceptaron la medida; ante esta situación el caso pasó a conocimiento de la Procuraduría.

Insistimos en la obligatoriedad de que los municipios cuenten con un cementerio público”, dijo la funcionaria quien agregó que en aquellas jurisdicciones donde las parroquias tienen cementerios a su cargo son catalogados como privados y si se llegan a cerrar son las alcaldías municipales las responsables.

Igualmente lanzó una advertencia “la comunidad no debe responsabilizar al Instituto Departamental de Salud del cierre de un cementerio o que lo va a cerrar, nosotros estamos obedeciendo procesos y cumpliendo normas”.

Consultado acerca de la decisión del cierre del cementerio en Tumaco su obispo, monseñor Orlando Olave Villanova, dijo que si los funcionarios que realizaron las visitas determinaron la medida se debe respetar la misma.

“Otro tema es el bien comunitario o el bien público, nosotros no estamos preparados para asumir esas nuevas normas que coloca el Estado”, consideró el prelado y añadió que en las afueras de Tumaco existe un cementerio privado que “empezaría a perjudicar la misma visita de las personas”.

Consideró que se deben analizar las consecuencias que pueden generar ese cierre, “pero se debe mirar de qué manera las familias puedan llevar sus seres queridos pero sin causarles un problema económico, yo creo que hay que hacer una reflexión en ese sentido”.

El religioso le solicitó a la Alcaldía, que es la que administra el camposanto, que adopte todas las medidas para no afectar el bienestar de la comunidad y sobre la posibilidad de que la Diócesis de Tumaco entre a administrar el cementerio existente, respondió que “nosotros no estaríamos en condiciones de asumir ese compromiso”. 

Mauricio de la Rosa
PASTO. 

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.