Carnaval de Pasto, fiesta de las razas y de la creatividad

Carnaval de Pasto, fiesta de las razas y de la creatividad

La celebración llega a los 10 años de haber sido declarada Patrimonio de la Humanidad.

Carnaval de Blancos y Negros en Pasto

Carnaval de Blancos y Negros en Pasto

Foto:

Juan Pablo Rueda

Por: Mauricio de la Rosa
Especial para EL TIEMPO
Pasto
06 de enero 2019 , 09:10 a.m.

Diez años después de que el Carnaval de Negros y Blancos que se celebra en Pasto fuera declarado por la Unesco como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad el gran reto de las autoridades, artistas y cultores es mantener su magia artística y conservar su tradición popular.

Es la fiesta de la fina mezcla del arte, el folclor y el juego que une razas, pueblos y costumbres en una ciudad que de 500 mil habitantes durante cuatro días pasa a tener más de 1 millón de personas con los turistas que llegan procedentes de Cali, Bogotá, Medellín y hasta del vecino país del Ecuador.

Es el carnaval mágico que retumba de norte a sur en la ciudad sorpresa de Colombia con la fantasía de sus majestuosas carrozas, la música pegajosa de las murgas, el colorido de sus comparsas y los disfraces y el encanto de la danza que ofrecen los colectivos coreográficos.

Son las expresiones artísticas, culturales e históricas de esta fiesta tradicional las que cautivan a propios y extraños que no casi no duermen con tal de no perderse los desfiles, el juego y la rumba.

Carnaval de Blancos y Negros en Pasto

Juego de Negritos durante el sábado en Pasto.

Foto:

Mauricio de la Rosa

Y es que en las faldas del volcán Galeras Pasto se ha constituido en cuna de grandes artistas, pero también de grandes artesanos; tanto los unos como los otros cada año le aportan al carnaval su inspiración, creatividad e ingenio para convertirlo en uno de los mejores en Colombia y tal vez en el continente.

Esa magia se refleja también cuando hombres y mujeres de todas las edades y estratos sociales con diminutas figuras en sus rostros y vestidas de traje multicolor, danzan por las calles reviviendo el espíritu indígena al son del sonsureño y los aires del folclor andino.

Pero simultáneamente del 4 al 6 de enero miles y miles de personas se divierten desde el día y hasta la noche, cuando juegan a los blanquitos y negritos en los parques, avenidas y vías de San Juan de Pasto.

Carnaval de Blancos y Negros en Pasto

Carnaval de Blancos y Negros en Pasto

Foto:

Juan Pablo Rueda

Este año la Alcaldía Municipal expidió un decreto que restringe el uso de espumas, talco industrial, cal y harinas con el fin de evitar afectaciones a las personas, daños en los distintos motivos y la contaminación ambiental. Gracias a ello el pasado año se redujo en un 28 por ciento la recolección de residuos sólidos durante el mes de enero.

Ahora la invitación es a jugar con los elementos que enaltecen la fiesta cultural como el cosmético negro, el talco perfumado, el confeti y la serpentina.

Es entonces cuando en todos los rincones de la capital de Nariño se escucha el grito: ¡que viva Pasto carajoooooo! y de inmediato se oye la respuesta: ¡que vivaaaaaaaa!

Diez años con un honroso título a cuestas

Para la investigadora y docente de la Universidad de Nariño, Claudia Afanador, el paso de la primera década con tan honroso título ha servido para aprender más y aplicar nuevos conceptos sin cambiar su propio estilo.

“Han sido diez años de crecimiento, transformación en términos de las nuevas necesidades culturales del carnaval, también ha sido un crecimiento económico”, señala la experta, quien resalta que los cambios también se reflejan en cuanto al número de participantes, en la aparición de escuelas y de los proyectos de salvaguardia que se han implementado en esta época.

“Como el mismo carnaval por la demanda de la población de Pasto se ha enriquecido en expresiones como es el caso de la música”, sostiene Afanador, quien defiende la tesis de que el evento ha ganado en lo artístico y en lo conceptual.

El tema de la responsabilidad social es un tema que debe ser trabajado hacia el futuro según Afanador, porque como el juego de la pirinola todos ponen.

“Hay aspectos que se deben fortalecer mucho, otros que ya se cumplieron y aspectos como la capacitación se los debe mejorar”, argumenta.

Para el artesano Raúl Ordoñez, quien desde hace 10 años maneja una escuela del carnaval con niños de 8 a 15 años de edad, la parte artística del carnaval se está perdiendo por lo que aconseja se deben tomar los correctivos a tiempo.

“Hoy los niños ya no hacen sus disfraces, no hacen las carrozas, no hacen ni una comparsa por lo que la escuela no está cumpliendo su función”, reitera y reprocha que ahora la música autóctona de la región se ha visto desplazada por los ritmos modernos que aparecieron en el país y hasta de otros países del mundo.

“Hay que volver a las raíces y a las esencias del carnaval, de lo contrario vamos perderlo o vamos a transformarlo”, indica Ordoñez.

En el mismo sentido se pronuncia Marcela López Villareal del colectivo coreográfico San Juan Bosco, cuando afirma que en el Carnaval de Negros y Blancos ahora se escucha música peruana, boliviana, ecuatoriana “pero no estamos trabajando lo nuestro y eso es muy triste”, dice.

El majestuoso desfile de cierre

Como todos los años el evento se cierra con broche de oro el 6 de enero, con el majestuoso desfile que es el más esperado por foráneos y pastusos.

En esta versión ante Corpocarnaval se inscribieron un total de 18 carrozas, 10 carrozas no motorizadas, 30 comparsas, 30 murgas y 30 disfraces individuales.

Es el desfile de los mitos, leyendas y personajes con mensajes dirigidos a la conservación de la naturaleza, la paz, la reconciliación, la tolerancia y el respeto entre todos.

Pero sin duda alguna que son las hermosas y gigantescas carrozas las que engalanan el desfile y que en su mayoría son elaboradas en icopor y papel encolado. Los artesanos en su elaboración tardan entre cinco y seis meses, algunos en improvisados locales y otros en modestos talleres. El 6 de enero en cada una de ellas se movilizan entre 30 y 50 personas que van vestidas con trajes especiales y con gritos y frases invitan a jugar a los blanquitos con alegría, civismo y regocijo.

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.