Secciones
Síguenos en:
Lo que hacen los moteles y sus clientes en Cali por confinamientos
En moteles de Cali hay controles de bioseguridad entre su personal para asear las habitaciones.

En moteles de Cali hay controles de bioseguridad entre su personal para asear las habitaciones.

Foto:

Juan Pablo Rueda. EL TIEMPO

Lo que hacen los moteles y sus clientes en Cali por confinamientos

Ofertas de día con almuerzos -'corrientazos' y platos típicos- y alojamiento hasta el día siguiente.

A Lina y a Javier les gusta tener encuentros en moteles de Cali y así lo han retomado desde el año pasado, cuando en el segundo semestre se flexibilizaron las medidas por los riesgos de contagio de coronavirus de cara a la reactivación económica. 

Pero con el toque de queda que en la capital vallecaucana empieza más temprano, a las 8 p. m. y termina a las 5 a. m. del día siguiente -desde el pasado 5 de abril-, sumado a la cuarentena del anterior fin de semana, la pareja ha tenido que replantear alternativas para continuar con sus visitas.

Lina, una abogada y Javier, un ingeniero civil, cuentan que en uno de los toques de queda quisieron arriesgarse, buscando que algún motel en el centro y en el norte de Cali estuviera funcionando en la noche. 

Fue así que en su vehículo particular recorrieron algunos establecimientos entre 7 y 8 de la noche del jueves pasado. 

(Lea también: Cali endurece su cuarentena a partir de este jueves)

Cuentan que comprobaron que estaban acatando las medidas del confinamiento tempranero. 

Recorrieron algunos sitios tradicionales de la zona de Menga, cerca de la avenida Sexta Norte y hasta fueron a los moteles en la salida de Cali hacia el vecino Yumbo, hacia el mismo  norte, para mirar si aquellos locales en jurisdicción del municipio industrial estaban abiertos. 

Mientras Javier conducía y Lina iba a su lado, ambos recalcando que tuvieron puesto el tapabocas, en el recorrido tenían el corazón acelerado, pensando en los retenes de la Policía. Había dos en la avenida Sexta Norte, por ejemplo. 

(Lea también: Suspenden clases en alternancia en colegios oficiales de Cali)

Al llegar a dos moteles en zona de Yumbo, donde el toque de queda arranca a las 10 p. m. como en el resto del Valle, sin incluir Buenaventura y dos horas después de la medida diaria en Cali, estos profesionales se sorprendieron de que también estaban cerrados. 

"Lo que comprobamos es que hay muy buena iluminación en las calles y en las carreteras hacia estos moteles. Ni siquiera se puede pensar en ir a los parques o zonas verdes de Cali, porque además de que está prohibido visitarlos por orden del alcalde Jorge Iván Ospina, hay mucha luz", dice Javier entre risas.

Ni siquiera se puede pensar en ir a los parques o zonas verdes de Cali, porque además de que está prohibido hacerlo por orden del alcalde Jorge Iván Ospina, hay mucha luz

"En uno de los lugares con habitaciones con garaje cada una, solo vimos a una persona y lo demás estaba totalmente apagado"., recuerda Javier.

"Seguimos en el carro y tuvimos que regresar a las casas de cada uno. Terminamos asustados sin concluir nuestra travesía esa vez, temíamos a la Policía", comenta Javier. 

"Ante eso, supimos que uno de los moteles en el norte de Cali ofrece almuerzos con picadas y fue así que tuvimos que empezar a ajustar nuestra agenda laboral", cuenta Lina, a su turno. 

Quizás por eso, en moteles como Deseos, al norte caleño, en la vía a Yumbo, la venta de almuerzos ha aumentado hasta el transcurso de las tardes.

En otros del norte de Cali que también revisó Lina,  le dijeron que hay rebajas del almuerzo, inclusive a precios de 'corrientazos' y en otros, el cobro por la comida de dos personas es de hasta 30.000 pesos, incluyendo el costo de las bebidas como cervezas. 

(Lea también: Confinamiento en Cali: Cierran un apartahotel por fiestas prohibidas)

Claro está que en el sur, hay parejas que han decidido ir mucho antes del almuerzo. Cuadran sus agendas para la mañana y así ha ocurrido con algunas de ellas que han visitado el motel Eclipse, en la autopista Sur de Cali. 

En otro motel de la Autopista, la afluencia de parejas se ha incrementado en la tardes. 

"Nosotros trabajamos en el norte y pensando en los horarios, es mejor ir al mediodía y a uno que quede cerca de nuestros sitios de trabajo", dice Lina, quien ratifica que han visitado dos moteles en el norte de esta capital, en las últimas dos semanas, donde en la recepción les aplicaron alcohol en gel, en las manos, estando adentro del carro. 

"Nos han ofrecido hasta bandeja paisa, sopas y otros platos típicos al mediodía", dice Lina. 

En Cali hay más de 300 moteles registrados en la Cámara de Comercio que han lanzado ofertas de almuerzos y hay establecimientos hasta con extensión de horarios para que su clientela vuelva.

En uno de los moteles de Cali ofrecen extender el horario hasta por 12 horas, es decir, la pareja ingresa antes del toque de queda y se aloja allí para salir a la mañana siguiente. 

"Es como el servicio de un hotel, pero a precio de motel y por ende, la estadía de las dos personas varía entre los 50.000 y los 80.000 pesos", dice Lina que también conoció la oferta. 

De acuerdo con Ricardo Giraldo, de la Asociación de Apartahoteles, Moteles, Amoblados y Residencias del Valle del Cauca (Asoamar), en los locales siguen las pérdidas. 

Solo en 70 moteles del año pasado, las pérdidas ascendieron a unos 16.000 millones de pesos.

"No hemos llegado ni al 50 por ciento de la recuperación, pese a la reapertura", dice Giraldo.

“Entendemos la pandemia, hay que controlarla, pero hay que entender que en el amor en un motel, los riesgos son menores, porque cada pareja entra directamente a la habitación y no hay contacto con el personal", dice  el empresario Humberto Villegas y dueño de un motel, quien enfatiza en que estos locales tienen en cuenta que no se pueden realizar fiestas porque también están prohibidas. 

"Cuando el motel quise que fuera único y lo hice temático, como un museo", dice el comerciante Villegas, quien en el motel Kiss Me, cerca del centro de Cali, creó ambientes de distinto tipo en las 190 habitaciones, según los gustos de los clientes.

Villegas menciona que hay habitaciones que parecen glaciares con osos polares y una que recrea la isla chilena de Pascua con sus emblemáticas estatuas y su población con atuendos propios del país austral. 

"Hacer el amor es parte de un ciclo fundamental y una necesidad fisiológica. No se generan contaminantes", dice Villegas. 

Dice que se ha cobrado a precios asequibles por la crisis, pensando en los clientes, como 25.000 pesos por cuatro horas en una habitación. 

"Es para que todo el mundo tenga acceso a este motel museo. Eso nos permite vivir decentemente y salir adelante", anota Villegas

Si usted quiere encontrar el Polo venga al motel museo

De hecho, el alcalde Jorge Iván Ospina reitera que no se pueden organizar reuniones ni fiestas en ningún establecimiento comercial, ni en conjuntos cerrados o empresas. Ni siquiera en los hogares, porque allí, las autoridades sanitarias de Cali han detectado más focos de contagios. 

CALI

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.