Los seis ríos que tienen a Barbacoas con el agua por el cuello

Los seis ríos que tienen a Barbacoas con el agua por el cuello 

Municipio nariñense sufre por mayor inundación en 4 décadas. No hay recursos para soluciones.

Inundación en Barbacoas (Nariño)

Las aguas se metieron al casco urbano y rural de Barbacoas, Nariño.

Foto:

Presidencia de la República

Por: Pasto
24 de abril 2019 , 11:44 a.m.

El domingo se presentó una creciente de ríos que dejó anegado parte del casco urbano de Barbacoas, donde hubo cerca de 7.000 afectados. Sus pobladores todavía limpian el lodo que se metió en casas y negocios. Y hasta la estación de Bomberos quedó anegada.

Esta localidad de la Costa Pacífica de Nariño, con unos 38.00 habitantes, vive con el riesgo de inundaciones. No se cuenta con dineros para una solución y menos para un traslado porque, pese a las inundaciones y otros asuntos sanitarios, entre los barbacoanos predomina el apego a ese terruño entre ríos que, en invierno, se convierten en caballos desbocados, como dice uno de sus residentes.

El presidente de la República, Iván Duque, visitó el fin de semana los municipios de Barbacoas y Tumaco (Nariño). Dijo que “estamos en Barbacoas para hacer presencia y brindar nuestra ayuda luego de las inundaciones ocasionadas por el desbordamiento del río Telembí”, al reunirse con el gobernador de Nariño, Camilo Romero; el alcalde de la localidad, Eder Escobar, y funcionarios de la Dirección del Riesgo de Desastres local y regional.

El Jefe del Estado declaró que “venimos a coordinar acciones para atender a las familias damnificadas y determinar las soluciones más rápidas que permitan llevar alivios a los afectados por la ola invernal.

Inundación en Barbacoas (Nariño)

Los barbacoanos han debido asear casas y calles, mientras que esperan que cesen las lluvias.

Foto:

Archivo particular

La creciente súbita de los ríos Telembí, Guelmambí, Sumbiambí, San Miguel de Ñambí, Telpí y el Iguambí dejó un total de 7.990 personas damnificadas, de las cuales 5.810 corresponden a la zona urbana y 2.180 al área rural.

Con Duque llegaron los ministros de Vivienda, Ciudad y Territorio, Jonathan Malagón; Salud, Juan Pablo Uribe; Comercio, Industria y Turismo, José Manuel Restrepo; directora del ICBF, Juliana Pungiluppi, y funcionarios del Departamento de Prosperidad y Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo.

Después el Presidente Duque acompañado de su comitiva se desplazó hasta el municipio de Tumaco donde el desbordamiento del río Caunapí generó inundaciones en la vereda La Espriella, en la que inicialmente unas 55 familias perdieron enseres, electrodomésticos y cultivos agrícolas.

Duque dijo que el Estado no solamente quiere enfrentar la calamidad, “sino también saldar deudas históricas que se tienen con las comunidades”.

Ante las constantes inundaciones provocadas por el desbordamiento del río Telembí y de otras corrientes que circundan a esta localidad, en el denominado triángulo del Telembí, por la cabeza de autoridades y ciudadanos del común ha pasado la posibilidad de trasladar al pueblo a un sitio más seguro.

Inundación en Barbacoas (Nariño)

Los estragos de las crecientes de ríos en Barbacoas.

Foto:

Archivo particular

Barbacoas tiene 38.708 habitantes, de los cuales 16.588 se encuentran en su zona urbana que derivan su sustento de la agricultura, la pesca y el comercio.

Para el capitán Elber Benavides, comandante del Cuerpo de Bomberos Voluntarios, Barbacoas vive ahora una de las peores emergencias de los últimos 40 años, por el desbordamiento de seis ríos.

Para el gobernador de Nariño, Camilo Romero, se debe pensar en acciones más puntuales que generen un beneficio social y directo a toda la comunidad barbacoana.

En su opinión es más importante adelantar un plan de restauración social, tal y como se lo planteó al Jefe del Estado, pero para los municipios que integran el triángulo del Telembí, es decir, Barbacoas, Maguí Payán y Roberto Payán.

Romero es partidario de invertir los recursos en las que considera las dos necesidades prioritarias del municipio: servicios públicos y vías de acceso. “Hemos pedido la celeridad necesaria, estas calamidades son muy complejas y difíciles de atender, pero sin duda alguna expresamos nuestra solidaridad a todos los damnificados”.

Según el censo parcial, esta situación deja 7.990 personas damnificadas, de las cuales 5.810 viven en la zona urbana y 2.180 en el área rural.

Esta vez el caudal del Telembí subió mucho más de los registros normales a tal punto que esa madrugada del domingo mientras los 20 bomberos atendían la emergencia en los distintos sectores, en el cuartel las aguas alcanzaban el metro y medio de altura lo que afectaron papelería, computador y escritorios.

“Nosotros también somos damnificados, todas las unidades estábamos apoyando a la comunidad pero nos olvidamos de la estación de Bomberos, cuando llegamos ya estaba todo mojado. Aquí cada año se registran una o dos inundaciones en promedio pero esta última sobrepasó los límites, esto fue inesperado”, cuenta con tristeza Benavides, comandante desde hace 15 años.

Sin embargo, para atender esta clase de emergencias se requiere, al menos, de una potente embarcación con capacidad para movilizar 30 personas y dotada de chalecos salvavidas y luces, pero Barbacoas no la tiene.

Nosotros también somos damnificados, todas las unidades estábamos apoyando a la comunidad pero nos olvidamos de la estación de Bomberos, cuando llegamos ya estaba todo mojado

Para el comandante sería lo más lógico emprender la reubicación de la localidad “pero aquí todos sabemos que eso es muy difícil, inclusive, las autoridades han dejado que las personas construyan viviendas a orillas del río y hasta permitieron construcciones cerca a las quebradas”.

El líder y comerciante Javier Pantoja cree se debe pensar en la construcción de un canal para desviar el curso del río, 10 kilómetros antes del perímetro urbano de Barbacoas, obra similar a la que se hizo en La Mojana de Sucre para mitigar las crecientes del río Magdalena; esta ejecución podría demandar una inversión cercana a los 3.500 millones de pesos.

“Con esta ejecución, el caudal del río bajaría notoriamente y acabaríamos con las interminables inundaciones del río Telembí. Yo he tenido que presenciar aquí unas 250 inundaciones, desde que tengo uso de razón”
, dice Pantoja, quien añade que la de la madrugada del domingo de resurrección ha sido la más grave.

Recuerda que hace unos 40 años se registró una inundación considerable “pero no tan alarmante como la de ahora”, indica el comerciante que se queja de las pérdidas económicas.

Sobre la conexión terrestre entre los municipios de Barbacoas y Maguí Payán en donde en la actualidad hay muchas dificultades, Duque indicó que “hemos hablado sobre la posibilidad de que Invías avance con los estudios y que la Gobernación de Nariño identifique los recursos que puedan presentarse al sistema de regalías para realizar esa importante obra de conectividad”.

A través del Banco Agrario y de Bancoldex se abrirán nuevas líneas de crédito, con el fin de salvar a muchos comerciantes del llamado “gota a gota” y recuperar a los pequeños y medianos agricultores que perdieron sus cultivos de pancoger.

El Presidente Duque reconoció que son muchas las necesidades que tienen las comunidades en la región, al tiempo que reiteró su solidaridad con las familias, y destacó que “con esta creciente de los ríos no tuvimos ningún reporte de alguien que haya perdido su vida o de daños severos en la salud”.

Grave emergencia en Maguí Payán

Otro de los municipios de Nariño golpeados por el invierno es Maguí Payán, ubicado en el denominado triángulo del Telembí, donde según su alcalde Walter Hernando Quiñonez, el 80 por ciento de la población se encuentra en medio del agua y se contabilizan 3.400 familias damnificadas por el desbordamiento de los río Maguí y Patía.

Fuera de la cabecera municipal los sectores más afectados son las veredas La Aurora, Campo Alegre, Bella Vista, Pipiragua, Pampeta y Brisas de Hamburgo. “Aquí estamos necesitando alimentos, prendas de vestir, colchonetas y medicamentos”, expresó el funcionario, quien agregó que de manera provisional los damnificados se tuvieron que desplazas hasta las zonas más altas para protegerse “pero hay otros que siguen en medio del agua y muy desesperados porque aquí no para de llover”, comentó Quiñonez.

PASTO

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.