Secciones
Síguenos en:
Apertura de frontera a Ecuador causa diferencias entre Nariño y Carchi
Rumichaca

Puente internacional es clave para el tránsito hacia ambos países.

Foto:

Mauricio de la Rosa

Apertura de frontera a Ecuador causa diferencias entre Nariño y Carchi

Opiniones divididas por apertura del puente internacional que conecta a Colombia con el vecino país.

Un gran dilema es el que viven hoy los habitantes en la frontera entre Colombia y Ecuador. 

(Le recomendamos leer: 'Me arrastró dos kilómetros un arroyo y terminé en el río Magdalena')

En el caso de Nariño viven la apertura del puente internacional de Rumichaca, pero en la provincia del Carchi se oponen radicalmente a la medida y opinan que ese paso se debe dar el próximo año.

Las posiciones de un lado y otro del puente que divide a los dos países cada vez se vuelven más radicales; los comerciantes y empresarios en plena pandemia defienden sus posturas.

El propio presidente de Colombia, Iván Duque, en su más reciente visita al departamento de Nariño, había expresado que “lo que esperamos, evaluando todas las condiciones, es ponernos la tarea de poder hacer esa reapertura a partir del primero de noviembre”.

De acuerdo con la explicación que hizo el mandatario nacional, una reactivación segura depende de los pobladores que habitan en la zona binacional, al igual que de los controles que se ejerzan entre las autoridades de ambos países.

(Lea también: El joven lgbti que se le escapó a la muerte tras una paliza y abusos)

“Nosotros sabemos que esa reapertura es muy importante, la hemos venido estudiando”, había asegurado Duque a las autoridades y gremios de la región.

Fue entonces cuando las posiciones en el departamento de Nariño y la provincia del Carchi salieron a relucir con más certeza.

Para el coordinador de la Asociación de Comerciantes de Ipiales, Mario Pantoja, la única alternativa para reactivar la economía fronteriza es la apertura del puente de Rumichaca.

“Es imperativo, es la única posibilidad después de varios estudios y análisis que se han hecho, los mismos que concluyen que para reactivar todos los sectores de nuestra economía se requiere abrir la frontera”, advierte sin vacilaciones el comerciante.

De no abrirse la frontera al finalizar este año muchos negocios serán cerrados definitivamente

Sin embargo, es partidario de que al rehabilitarse el paso de habitantes de un país a otro, se haga bajo estrictos controles y teniendo en cuenta los protocolos de bioseguridad, ya sea aplicando la estrategia del pico y cédula o en su defecto que un día pasen los hombres y al otro día las mujeres.

“De no abrirse la frontera al finalizar este año muchos negocios serán cerrados definitivamente, eso significará una verdadera debacle comercial para Ipiales y toda la frontera colombo-ecuatoriana”, asegura y agrega que un comerciante que antes de la pandemia tenía en su negocio 10 empleados ahora solo tiene 5, lo que implica que el desempleo en la zona creció de manera considerable.

(Le puede interesar: Crucifijo y flores en amenaza a lideresa de zona rural de Cali)

Es urgente la frontera abierta

Según la comerciante Cristina Montenegro ya es hora de poner en marcha una reactivación económica en la frontera, “es urgente contar con la frontera abierta porque estamos padeciendo hambre, en este momento es muy grave la situación laboral de los ipialeños”.

Estima que por el covid-19 las ventas en los negocios y almacenes han bajado un 95 por ciento “pero ya no podemos más, hemos tenido acercamientos y reuniones con las autoridades en Colombia, a las que les hemos dicho que no aguantamos más esta situación de parálisis económica”.

“Hay muchos hogares que aquí dependían de un pequeño negocio, pero les tocó cerrarlos porque no podían pagar los arrendamientos y menos los gastos por servicios públicos”, declara la preocupada comerciante.

(Además: El susto que generó la presencia de babilla en barrio de Barranquilla)

Puente internacional de Rumichaca

En época normal, el puente internacional registra un alto tránsito de viajeros.

Foto:

AFP / Luis Robayo

Como un año muy complicado y difícil califica el 2020 el alcalde de Ipiales, Luis Fernando Villota, quien enfatiza que a la atención a la salud por la pandemia, también se ha tenido que enfrentar varios fenómenos de inseguridad ciudadana, tal vez, provocados por el alto desempleo en una ciudad que en un alto porcentaje deriva su sustento del comercio.

El funcionario señala que en una reciente charla que sostuvo con el gobernador de la provincia vecina del Carchi, le había expresado que allí sus habitantes no quieren que se dé la apertura de la frontera.

“Él fue muy contundente y fue muy claro en el sentido de que el 72.9 por ciento de los carchenses no querían que se abra la frontera”, cuenta Villota, quien indica que también ha sostenido diálogos con su colega, el alcalde de Tulcán, quien le había manifestado que al gobierno del Ecuador le han propuesto que la frontera sea abierta pero de manera paulatina a partir del próximo año.

(Lea también: Mujer atacó con ácido a una menor de edad por problemas pasionales)

Colombia anunció que aumentará su personal en el Puente Internacional de Rumichaca, principal paso fronterizo con Ecuador

“Las determinaciones las toman los presidentes, esperemos que nos informen oportunamente”, dice.

Al otro lado del puente de Rumichaca, en la ciudad de Tulcán sus autoridades y pobladores piensan todo lo contrario.

Jairo Poso, directivo del Comité Cívico de la provincia del Carchi, opina sobre el controvertido tema que la apertura se la debe hacer por etapas y con períodos de evaluación.

“Nuestro planteamiento es que se tome en cuenta un corredor comercial en donde primeros pasen mercancías con los debidos procesos de bioseguridad”, advierte el dirigente ecuatoriano.

(Le recomendamos leer: Cárcel a pastor evangélico por abuso sexual de niñas de 12 y 13 años)

“Por las redes sociales muchos ciudadanos se han pronunciado y en un 70 por ciento solicitan que no se abra totalmente la frontera”, recalca el empresario y anota además que la crisis económica del Carchi no es de ahora, viene de tiempo atrás, “por eso ahora estamos consumiendo lo nuestro, estamos consumiendo en nuestras tiendas y nuestros centros comerciales y esto ha contribuido para la reactivación de varios sectores de nuestra economía”.

“Yo exhorto a que tanto las autoridades de Nariño como del Carchi vean la manera de buscar un punto neutral para seguir manteniendo unas buenas relaciones y que no se vayan a deteriorar”, subraya.

PASTO

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.