Fallece Alba Barreto, protectora de los jóvenes de Aguablanca en Cali

Fallece Alba Barreto, protectora de los jóvenes de Aguablanca en Cali

Por más de tres décadas la líder se distinguió por su incansable labor por comunidades vulnerables.

Murió la hermana Alba

La hermana Barreto llegó en 1987 a Cali, donde empezó su trabajo social en el Distrito de Aguablanca.

Foto:

Juan Pablo Rueda Bustamante / EL TIEMPO

Por: Cali
26 de febrero 2019 , 06:45 a.m.

Este domingo, decenas de personas de Aguablanca lamentaron el fallecimiento de la hermana Alba Stella Barreto, una de las líderes que se destacó por su gestión desinteresada por más de 30 años a favor de las comunidades desfavorecidas en las comunas 13, 14, 15 y 21, que conforman el Distrito y el oriente de Cali. 

'¿Quién dijo miedo?', decía la hermana Barreto, quien murió a causa de quebrantos de salud este 24 de febrero.

En estas últimas tres décadas, la mujer dejó al descubierto su cabello corto y, vestida con pantalón y camisa, sacaba a relucir su alma como la religiosa que siempre ha pertenecido a la comunidad franciscana, mostrando cómo la austeridad, las palabras y las buenas obras son el mejor blindaje ante las balas que pasan zumbando por las casas del distrito de Aguablanca.

No vestía de hábito, porque pensaba "que el hábito no hace al monje" y quería que la población del Distrito la viera como su igual.

La hermana Alba Stella, como la llamaban niños, adolescentes, adultos y ancianos en aquel humilde barrio y lleno de necesidades de Marroquín II, así como en otros del mismo Distrito donde había creado casas para ayudar a los más necesitados, entre adolescentes abusadas sexualmente, madres abandonadas o jóvenes que ha rescatado de las galladas, en el extremo del oriente caleño, también era reconocida porque se había parado en la mitad de una calle cuando había un enfrentamiento de estos grupos que siguen azotando a Aguablanca con las 'fronteras invisibles' para decir con voz firme: “¡Se me van todos de aquí a hacer sus cosas a otra parte!”.

Murió la hermana Alba

La hermana Alba tenía un caracter fuerte, pero la mayoría de personas que la conocieron, afirman que siempre tenía una sonrisa en su rostro.

Foto:

Juan Pablo Rueda Bustamante / EL TIEMPO

En Marroquín II, la hermana creó la fundación Paz y Bien desde 1987 y que tuvo su personería jurídica en 1992.

A la hermana Alba Stella le tocó vivir con rostros en medio del hambre y la miseria, como aquella vez cuando medió para que dos pandillas dejaran de disparar, mientras ella y otro grupo de voluntarias de la Fundación en Marroquín II buscaba proteger a los niños.

Este fue solo un ejemplo de la cotidianidad de Aguablanca, donde la hermana se había ganado el respeto de los mismos jóvenes de esos grupos con hechizas, armas cortas y cortopunzantes, algunos que cautivó para evitar que fueran reclutados por la delincuencia común y las llamadas y temidas bandas criminales.

Ese respeto lo tuvo a pesar de que la habían amenazado y la habían hasta robado con cuchillo algún celular o pertenencia, estos muchachos buscaban para devolvérselos y decirle:“Perdón, hermana, es que a usted no le podíamos hacer eso”.

“No tengo miedo. No lo he tenido nunca”, llegó a decirle a EL TIEMPO. Y fue así con esa voluntad de hierro, como la describen cientos de mujeres cabezas de hogar y en condición de desplazamiento que la religiosa franciscana ayudó.

La hermana llegó hace precisamente 32 años al Distrito de Aguablanca. Fue por encomienda del entonces arzobispo de Cali, monseñor Pedro Rubiano, para ser misionera en Aguablanca, una zona que empezó entre matorrales y humedales y donde casas de esterilla fueron amontonándose entre sí para consolidar barrios por quienes llegaban desplazados de otras regiones del Pacífico.

Murió la hermana Alba

Su trabajo incansable por los más necesitados hicieron que mucho la vieran como un ángel.

Foto:

Juan Pablo Rueda Bustamante / EL TIEMPO

Esta bumanguesa de temple arribó a Cali, hace más de tres décadas, tras haber trabajado en Silvia y Puracé (Cauca), durante nueve años. Antes estuvo en Bogotá como subdirectora operativa del Departamento Administrativo de Bienestar Social de la Alcaldía Mayor.

Además fue decana de Educación en la Universidad de San Buenaventura, también en Bogotá por cuatro años. Fue en la capital del país donde la hermana Alba Stella estudió licenciatura en Educación con énfasis en Psicología de la Universidad Pedagógica Nacional, siendo ya miembro de la comunidad de las hermanas franciscanas de María Inmaculada, a donde ingresó a los 16 años, en Pasto.

La hermana siempre estuvo orgullosa, como ella misma lo dijo, de vivir el carisma de San Francisco y Santa Clara de Asís “para aceptar el mensaje de paz y bien, en una comunidad gestora de paz”. Pero aseguraba que en Aguablanca falta más voluntad de las autoridades no solo para disminuir la violencia. Decía que falta más inversión social y oportunidades de empleo para que las familias ya no padezcan hambre.

La hermana también es recordada porque ayudó a que decenas de mujeres sean microempresarias y a otras para ser buenas mamás, labor social que se ha extendido al consolidar otros programas como la 'Casita de la Vida'. Este era un servicio que recuperaba la dignidad y las condiciones de vida digna de futuras madres.

Así mismo creó las que llamó Casas Francisco Esperanza,  un programa con niñas, niños y jóvenes cuyas edades están entre los 7 y los 25 años, que pretendía prevenir su vinculación al conflicto armado urbano, en la modalidad de microtráfico, participación en bandas delincuenciales y prestar atención a quienes ya están participando de estas modalidades de violencia”. 

Este programa ofrecía espacios de atención y encuentro diurno de esta población. 

Las 'Casas Francisco Esperanza' están ubicadas en las comunas 14, 15 y 21 de Cali. Su labor alcanzó otros barrios del Distrito como Mojica y en la comuna 21, Potrero Grande.

Murió la hermana Alba

Su mayor preocupación siempre fueron los niños y jóvenes, pues esperaba que todos tuvieran una buena educación, pese a las dificultades socioeconomicas del sector.

Foto:

Juan Pablo Rueda Bustamante / EL TIEMPO


La hermana Alba Stella Barreto siempre siguió con la frente en alto, dispuesta a continuar en el Distrito de Aguablanca, su hogar,  y siempre velando por enfrentarse al hambre y al desempleo, y por brindar salidas, en medio del zumbido de las balas que rodavía siguen retumbando en el oriente caleño.

CALI

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.