Vigilante en cuarentena
Vanexa Romero/EL TIEMPO

Pablo Caballero es portero de un edifico en el norte de Barranquilla, vive en el suroccidente de la ciudad, sin embargo, debió quedarse en su lugar de trabajo para cumplir la cuarentena obligatoria. 

Vigilante en cuarentena
Vanexa Romero/EL TIEMPO

Una linterna es su acompañante al momento de realizar las rondas nocturnas del edificio, antes de irse a descansar.

Vigilante en cuarentena
Vanexa Romero/EL TIEMPO

En uno de los espacios comunes del recinto se armó una cama improvisada, la cual se convirtió en guarida para Pablo. Allí descansa algunas horas.

Vigilante en cuarentena
Vanexa Romero/EL TIEMPO

Una máquina de afeitar, llaves, guantes y su celular, son las accesorios personales que lo acompañan.

Vigilante en cuarentena
Vanexa Romero/EL TIEMPO

El dueño de un apartamento del edifico, cedió el espacio para que este vigilante de 53 años, de Salamina (Magdalena), pudiese bañarse diariamente. 

Vigilante en cuarentena
Vanexa Romero/EL TIEMPO

En sus más de 30 años de trabajo como vigilante, nunca utilizó tapabocas diario para realizar alguna actividad.

Vigilante en cuarentena
Vanexa Romero/EL TIEMPO

La única interacción que tiene con los residentes del edifico, radica cuando limpia las áreas comunes, como las escaleras. 

Vigilante en cuarentena
Vanexa Romero/EL TIEMPO

Pablo cuenta con alcohol antiséptico para su uso, cada vez que termina los oficios. Se cuida del coronavirus, pues sabe que lo esperan tres hijos y su mujer en casa.  

Vigilante en cuarentena
Vanexa Romero/EL TIEMPO

Es la primera vez, en sus 37 años de casado, que no prueba la comida de su esposa tan seguido.

Vigilante en cuarentena
Vanexa Romero/EL TIEMPO

Los domiciliarios son la única interacción con el exterior del edificio. Puede atender a varios de ellos en menos de una hora.

Vigilante en cuarentena
Vanexa Romero/EL TIEMPO

Al terminar de almorzar, cae la tarde y Pablo vuelve a desinfectar las áreas comunes, para llegar la noche y volver a empezar toda su agenda hasta el último día de la cuarentena obligatoria por el covid-19 en Colombia.

Barranquilla 23 de abril de 2020 , 07:00 p.m.

Pablo, un guardián en confinamiento

Así es el trabajo de un vigilante en cuarentena.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.