Secciones
Síguenos en:
‘Quiero estudiar ingeniería eléctrica en los Andes o Uninorte’
Estudiante Alejandro Salas

El barranquillero Alejandro Salas, estudiante con puntaje perfecto.

Foto:

Alejandro Salas

‘Quiero estudiar ingeniería eléctrica en los Andes o Uninorte’

Alejandro Salas, estudiante con 500/500 del Icfes, contó en EL TIEMPO cómo fue su preparación.

“Un amigo me hizo el favor de revisar los resultados y él fue quien me mostró el 500. Yo dije: ¡me estás mamando gallo!”. Así se enteró el barranquillero Alejandro Salas que fue uno de los tres estudiantes con puntaje perfecto del Icfes en el país.

(Lea también: Daes le ofrece beca a estudiante con puntaje perfecto en Barranquilla)

Este domingo, mientras trata de descansar tras hacerse público su logro, dialogó con EL TIEMPO acerca del proceso que vivió para su preparación, del presente en el que todos lo están llamando para felicitarlo y de las becas propuestas que ha recibido ya y por la cual no se decide.

Alejandro Jesús Salas Durán es su nombre completo y tiene 17 años. Es egresado de la Institución Educativa Distrital Alexander Von Humboldt y, tras conseguir la máxima calificación a nivel nacional, recordó lo que hizo desde tres meses antes de la prueba para alcanzar la cifra.

“Era un estudiante normal que salía a fiestas, pero un día dije ¡ya! Me voy a poner a estudiar y eso fue lo que hice”, explicó el joven, quien más allá de dejar a un lado las salidas, tomó la iniciativa de suscribirse al canal de un youtuber para estudiar de manera virtual por la pandemia.

Me aburrí de los juegos. Los desinstalé todos del celular y, cuando iba a estudiar, apagaba el teléfono para no recibir mensajes ni llamadas

Desinstalación de juegos

A ese medio le sumó los grupos estudiantiles de Facebook, Whatsapp y organizó entre sus miembros jornadas de preparación con coordinación de horarios que iban desde las 9:00 a.m. hasta las 4:00 p.m. y desde las 6:00 p.m. hasta las 3:00 de la madrugada de cada día.

“Fue una iniciativa personal. Me aburrí de los juegos. Los desinstalé todos del celular y, cuando iba a estudiar, apagaba el teléfono para no recibir mensajes ni llamadas, con el fin de no desconcentrarme”, dijo Salas.

Además, aparte de esa iniciativa personal, participó en el pre-icfes desde el grado décimo, por lo que considera que los resultados que obtuvo no fueron cuestiones de suerte o casualidad, sino más bien producto de la preparación.

Como redujeron las preguntas, cada una vale más porque se supone que hay que cumplir con los 500 puntos.

“El Icfes, por lo general, tiene unos cuadernillos. Esos cuadernillos los trabajaba con mis compañeros por temas. Entonces, como redujeron las preguntas, cada una vale más porque se supone que hay que cumplir con los 500 puntos. Pero al reducir las preguntas, también hay mayor probabilidad de que te aparezcan varias repetidas y eso me ayudó mucho”, sostuvo el barranquillero como una de sus estrategias.

Agregó que Sociales e Inglés fueron las asignaturas en las que más se le dificultó. Sin embargo, fueron estas temáticas donde aparecieron algunas preguntas que coincidían con las otras y eso produjo que ganara tiempo y puntos.

Así fue su 15 de noviembre

Otra estrategia que utilizó, según contó, fue dejar las preguntas que le produjeron más dudas de último, pues veía que el tiempo pasaba y pasaba y se desesperaba porque el mismo se le podría agotar.

“Ese 15 de noviembre llegué temprano a la Corporación Universitaria Latinoamericana (CUL). Por distanciamiento social nos tenían a dos metros y no pude saludar a mis amigos. En el curso habían solo seis personas, seis sillas y dos metros”, indicó.

Para Alejandro Salas, haber anulado la interacción entre sus compañeros y docentes fue uno de los retos que le trajo la pandemia. Sin embargo, el colegio lo hizo menos complejo al facilitar recursos, como las plataformas virtuales, donde recibían las clases, y la constante exigencia del plantel, que no flexibilizó sin importar las circunstancias.

Estudiante Alejandro Salas

Alejandro Salas cuenta con el apoyo de su madre y del resto de la familia, que ahora se mantiene orgullosa.

Foto:

Alejandro Salas

(Le puede interesar: Falleció el escritor Ramón Illán Bacca en Barranquilla)

Circunstancias motivadas por un caso de fuerza mayor como lo fue el covid-19, virus que acabó con la vida de un familiar, un hecho que sin duda lo afectó a él y a su hogar, aunque no lo logró amilanar en su intento por continuar adelante.

“Un tío por parte de mi mamá falleció a mediados de 2020. Tuvimos que tomar precauciones, evitamos las salidas, aumentaron las videollamadas con la familia para seguir acompañándola en ese momento”, aseguró.

La verdad es que yo pensaba que iba a sacar 450, pero 500 nunca me lo imaginé. No lo creía

El momento en que se enteró

De acuerdo con Salas Leal, su familia está muy alegre. Tiene 1.000 mensajes de primos, profesores y amigos que no ha podido responder por tiempo, el mismo que ha necesitado para comprender su realidad y la magnitud de lo que logró.

“Estoy muy contento, porque somos Generación E. Otros amigos del colegio también lograron puntajes por encima de los 450. La verdad es que yo pensaba que iba a sacar 450, pero 500 nunca me lo imaginé. No lo creía”, dijo Alejandro entre risas.

Salas Durán relató que, días antes de los resultados, soñaba con la prueba. La espera le generó ansiedad. Tras saber el resultado, “me quedé sin palabras y hasta me dio ganas de vomitar”. Hasta llegó a pensar que fue un error humano, pero luego lo confirmó.

El futuro de Alejandro Salas

El joven barranquillero trata ahora de descansar, pero a la vez saca tiempo para pensar, desde ya, en lo que viene, en sus proyectos, su formación y la universidad a la que aspira llegar para formarse como profesional.

“A mí me gusta la Ingeniería Eléctrica. Aún estoy decidiendo en qué universidad. No sé si tengo posibilidades en los Andes (De Bogotá) o en la Norte (de Barranquilla). Entonces no estoy muy seguro de si me quiera ir o si me quedo aquí”, reconoció.

Algunos familiares le han comentado que se vaya a estudiar fuera del país, aunque prefiere quedarse en Colombia, donde está hablando con otros amigos para estudiar juntos en algunas de estas universidades en las que ellos ya están estudiando.

(Le recomendamos: ‘Mantenido’: el vendedor ambulante que causa sensación en Barranquilla)

Además, en las últimas horas, el empresario Christian Daes le ofreció una beca a través de la fundación Tecnoglass, una noticia de la cual apenas se enteró gracias a EL TIEMPO. Sobre esta pregunta, Salas le respondió a este medio que “no lo sabía, lo voy a hablar con mis padres”.

El joven destacó que no solo fue él el que obtuvo el puntaje perfecto y les envió de igual manera felicitaciones a los otros dos colombianos que lo lograron.

“Con la Ingeniería Eléctrica quiero aportar a la mejoría de mi país. Ya comencé creando un grupo para dar recomendaciones a otros estudiantes. Yo no era un estudiante aplicado. He ido como a 20 quinceañeros, videojuegos, fútbol, baloncesto, pero con dedicación, amor por estudio y disciplina, pude lograrlo. Todo se puede”, fue el mensaje final de Alejandro Salas.

Deivis López Ortega
Corresponsal de EL TIEMPO Barranquilla
En Twitter: @DeJhoLopez
Escríbeme a deilop@eltiempo.com

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.