Viaje a la biblia tallada de los indígenas Mokaná

Viaje a la biblia tallada de los indígenas Mokaná

Plan para que Piedra Pintada, sitio sagrado de Tubará sea un lugar accesible para el turista.

Piedra Pintada

Esta es Piedra Pintada, el sitio sagrado de los indígenas Mokaná localizado en la zona rural de Tubará, en el Atlántico.

Foto:

Archivo EL TIEMPO

Por: Leonardo Herrera Delgans
30 de octubre 2020 , 05:05 a. m.

A 23 kilómetros de Barranquilla se encuentra el municipio de Tubará, en el norte del Atlántico, un rincón poco conocido del Caribe colombiano, donde la magia y el misticismo se respiran desde que se pisa el suelo.

Es la tierra de los descendientes de los Mokaná, pueblo indígena precolombino --que traduce 'los sin pluma', ya que se distinguían de las otras tribus de no adornarse con plumas--, cuyo pasado no se encuentra extraviado ni perdido en el olvido, como muchos han hecho creer.(Lea también: Adjudican obras complementarias del puente Pumarejo)

Si bien ya no conserva la lengua primitiva y se han perdido muchas tradiciones orales, los herederos de esta cultura insisten en que su ancestral legado sigue vivo y presente en los rostros de los habitantes de Tubará, con sus pómulos sobresalientes, labios carnosos y ojos rasgados.

También en los hallazgos arqueológicos que se encuentra en esta zona (vasijas, entierros con osamentas humanas, flautas, cuentas de collar, zumbadores, narigueras, piedras de hacha y piedras de pilar, entre otros).

Pero hay un legado de los primeros habitantes de esta región, conocida como Tierra Adentro, el triángulo que conforman el Mar Caribe, el río Magdalena y el Canal del
Dique, que tiene más de 900 años de antigüedad y que no deja de fascinar a arqueólogos, antropólogos, sociólogos, historiadores, turistas y a los mismos habitantes de Tubará, que les recuerda su origen indígena.

Piedra Pintada

El sitio que fue tallado sobre la roca con expresiones alusivas a la naturaleza, la caza, actividades sociales y míticas.

Foto:

Prensa Gobernación del Atlántico

Se trata de las inscripciones de la misteriosa Piedra Pintada, petroglifos sobre el lecho del arroyo, que fueron tallados sobre piedras milenarias.

“Piedra pintada es para nosotros una biblia tallada y un libro sagrado y abierto para los que quieren conectar con nuestras raíces”, dice el gobernador Mokaná, Digno Santiago Jerónimo, un feroz guardián de la memoria de su pueblo.

Jerónimo explica que el lugar es conocido como Kasmhashoru de la lengua Arawak, que significa la esquina tranquila del Dios U. “Por eso es un lugar sagrado para nosotros”, dice.

Un paseo por la tierra Mokaná

En el área rural de Tubará, que en lengua indígena traduce el sitio donde se reúnen los caciques, se encuentra el corregimiento El Morro, donde comienza el viaje para llegar a Piedra Pintada.

El recorrido parte desde la capilla de este pueblo perdido en el mapa. Por allí se inicia un viaje por el sendero El Cielo, un camino real, que dura aproximadamente 30 minutos a pie para llegar al sitio arqueológico.

Piedra pintada es para nosotros una biblia tallada y un libro sagrado y abierto para los que quieren conectar con nuestras raíces

El visitante tiene la oportunidad de conocer vegetación de bosque seco tropical, que a medida que se adentra se torna sombrío y la magia del misticismo aparece en el ambiente.

Es un camino tranquilo, donde el canto de aves silvestres y el movimiento entre los árboles que provocan especies de micos, permite ver la naturaleza salvaje en su viva expresión.

Piedra Pintada

Para llegar al sitio hay que hacer un recorrido de 30 minutos por un sendero.

Foto:

Prensa Gobernación del Atlántico

Es un bosque virgen, libre de contaminación, donde no se aprecia tala y por el que las brisas frescas corren y susurran.

Al final se encuentra la cueva, bordeada por un arroyo, en donde se encuentra Piedra Pintada, el sitio que fue tallado sobre la roca con expresiones alusivas a la naturaleza, la caza, actividades sociales y míticas de los primitivos pobladores que deambularon por estas tierras hace miles de años.

Este recorrido se estima que al año lo hacen unas 2.000 personas, en especial en los meses de agosto, septiembre y octubre.

En plan turístico

Desde hace varios meses, muchos antes que iniciará la pandemia de coronavirus, desde la Gobernación del Atlántico se teje un plan para convertir este recorrido, por las tierras de los Mokaná y en especial llegar a Piedra Pintada, en un destino turístico.

La semana pasada, de la mano del gobernador Mokaná, Digno Santiago Jerónimo, se realizó un recorrido con funcionarios del departamento por la zona para hacer la planeación de la señalización de senderos y promoción que permitirá potencializar a piedra Pintada como un atractivo turístico obligado de visitantes nacionales y extranjeros.

Queremos para generar ingresos a los municipios, pero además que se haga conservando la memoria ancestral

“Buscamos que las comunidades Mokaná aledañas puedan jugar un papel fundamental en la historia detrás de este lugar y además que hagan parte de las estrategias de señalización y promoción que estamos implementado”, dijo la gobernadora del Atlántico, Elsa Noguera.

La estrategia para impulsar este sector se llama VisitAtlántico, programa que busca visibilizar los lugares del departamento que a pesar de ser grandes escenarios turísticos aún no son conocidos.

Por esta razón, la Gobernación del Atlántico trabaja para generar la infraestructura necesaria que permita lograr que los destinos turísticos del departamento sean agradables y generen experiencias a todos los turistas.

“Queremos para generar ingresos a los municipios, pero además que se haga conservando la memoria ancestral”, agregó Noguera.

Piedra Pintada

Un equipo de la Gobernación del Atlántico y autoridades indígenas visitaron el lugar para iniciar el plan de recuperación de las vías de acceso a Piedra Pintada.

Foto:

Prensa Gobernación del Atlántico

El gobernador Mokaná apoya la idea de convertir a Piedra Pintada en un destino turístico. “Lo que buscamos es que sea un lugar accesible para el turista, pero respetando el significado de este lugar y reconociendo los valores ancestrales que en ella se encuentran”, dice.

Miguel Vergara, secretario de Desarrollo Económico, sostiene que la única forma de hacer un desarrollo sostenible es escuchando a la gente que está en el terreno y por eso el plan se está diseñando de la mano del gobernador Mokaná.

“Estamos trabajando para mirar cómo contar esta historia y cómo poder hacer de esta ancestralidad un desarrollo turístico que permita no solo atraer a la gente, sino especialmente dar a conocer todo esto que nos hace únicos como departamento”, afirmó Vergara.

Es una historia que desde hace muchos años los habitantes de Tubará han querido mostrar al mundo y que fue plasmada en piedra siglos atrás por los Mokaná.

Lea más noticias de Colombia

Leonardo Herrera Delgans
Corresponsal de EL TIEMPO
Barranquilla
En TW: @leoher70
Escríbeme a leoher@eltiempo.com

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.