Las Diablezas Arlequinas, otro orgullo del Carnaval del Atlántico

Las Diablezas Arlequinas, otro orgullo del Carnaval del Atlántico

El grupo de mujeres nació el año pasado. Además de su brillo y colorido, se destacan por su baile.

Diablezas Arlequinas de Sabanalarga

Un grupo de mujeres, en su mayoría jóvenes, emula una tradición que rescató un sabanalarguero en 1979. El paso que aún les falta concretar es ‘escupir’ fuego.

Foto:

Vanexa Romero / EL TIEMPO

14 de febrero 2018 , 11:35 a.m.

Debajo de las capas de pintura que adornan sus caras, 20 jovencitas se unen en un solo sentimiento al momento de ponerse el vestido con el que dejan de ser conocidas por unos instantes, pierden sus nombres de pila, y empezan a ser una sola: Las Diablezas Arlequinas de Sabanalarga.

La euforia, la emoción y un cúmulo de sensaciones invaden sus cuerpos cada vez que se muestran con el traje de vivos colores rojo, amarillo, azul y verde, ante un público que espera expectante ver la versión femenina de los tradicionales Diablos Arlequines de Sabanalarga, una danza enmarcada en la categoría especial que, entre su ejecución, colorido y llamaradas se ha mantenido vigente desde 1979.

En el municipio del centro del Atlántico, aunque los rayos del sol caigan sin clemencia durante la mayor parte del día y el calor se mantenga constante, cada vez que Las Diablezas tienen una presentación, acuden con puntualidad a la sede ubicada en el barrio Los Robles, donde empieza el protocolo previo.

Lo más fácil es ponerse el disfraz, que a diferencia del de los hombres, es elaborado con brillantes telas de lentejuelas, lo que le da más vistosidad, finura y delicadeza, muy característico de las mujeres. Llevan el torso y las piernas cubiertas por una malla roja, sobre las que caen las telas con cascabeles en las puntas. En los pies llevan puestas alpargatas rojas y en la cabeza, un tocado con la cara del diablo, espejos y flores, mientras que en las manos llevan un par de castañuelas.

Maquillarse es el paso a seguir. Lo hacen una por una. Primero, cubren sus angelicales rostros con una base de pintura blanca, encima, con pinceladas y pintura roja, le empiezan a dar un aspecto más artístico, y cuando llega el dorado, se da por terminada la sesión, rogando que el majestuoso trabajo final no sea estropeado por el inevitable sudor.

Al salir a escena, la tambora, los tambores alegre y el llamador, la flauta de millo y el guache acompañan a las danzantes que marcan el paso con el golpe de la tambora y las castañuelas.

Formación del grupo

El grupo de féminas danzantes provenientes de todos los rincones de Sabanalarga, se consolidó el pasado Carnaval, cuando María Carolina Escobar, una joven músico y coreógrafa de 22 años tomó la decisión de consultar y entusiasmar a Gastón Polo, director de la danza desde la muerte de su padre y fundador de la misma, Apolinar Polo, a innovar con el grupo de mujeres.

Amante y orgullosa de su cultura, por la que siempre ha trabajado en su exaltación y conservación, María asumió la responsabilidad de que el proyecto de las Diablezas Arlequinas, bajo la batuta de Gastón, se convirtiera en una realidad.

Mantener la tradición que ha sido transmitida de generación en generación a los hombres del municipio, es ahora también la tarea de las mujeres entre los 7 y 22 años que integran la nueva danza.

Ellas, que también se sienten con la capacidad de llevar sobre sus hombros una de las demostraciones artísticas más representativas de los sabanalargueros y que ha logrado extenderse hasta el Carnaval de Barranquilla, se sienten muy contentas por ser las abanderadas del género siendo las portadoras de la tradición.

Etapa de aprendizaje

Bailar en la danza que tanto ha llamado la atención a lo largo de su vasto recorrido, es el incentivo de Karen García, una vallenata de 15 años de edad que este año entró a hacer parte de las Diablezas. Ella considera que “lo tradicional siempre se ha caracterizado por ser algo que se mantiene por los años. Esto es una actividad que nos divierte, nos identifica porque es una danza que tiene mucha historia”.

Aunque el principal atractivo de la danza es la manera cómo sus integrantes pueden lanzar una llamarada de fuego con la boca mientras bailan al mismo compás de la tambora, ninguna de las mujeres lo hace todavía por el peligro que representa. Sin embargo, todas las niñas y jóvenes integrantes están dispuestas a aprender el truco.

Para lograr hacer el fuego es necesario, antes que nada, tener en cuenta la dirección del viento, tomar un poco de keroseno, con el cuidado de no tragárselo, sino mantenerlo en la boca, y luego escupirlo con fuerza sobre un fósforo encendido que se sostiene en una mano, a una distancia prudente de la cara para evitar accidentes.

Diablezas Arlequinas de Sabanalarga

Los Diablos Arlequines resurgen en 1979, cuando Apolinar Polo rescató un tradicional disfraz de Diablo.

Foto:

Vanexa Romero / EL TIEMPO

El origen de la danza

La figura del Diablo era personificada por los españoles para generar temor en los indígenas en la época de la Colonia, para saquear todas las riquezas que encontraron en nuestros territorios. En los años 30, la Danza de Diablos hacía parte de las procesiones del Corpus Christi.

Los Diablos Arlequines nacieron en 1979 en Sabanalarga, cuando Apolinar Polo rescató un tradicional disfraz de Diablo que recorría las polvorientas calles del municipio en la época de Carnaval y del que era un profundo admirador. Ese personaje interpretado por el artista sabanalarguero Marcial Lavalle, iba vestido de rojo, luciendo espuelas en los zapatos, castañuelas en las manos y arrojaba fuego por la boca.

Después de que la persona que personificaba a ese diablo murió, Polo quedó con la idea del disfraz y lo rescató como danza, pero incluyendo sus propios aportes, que era la mezcla entre el ser y el arlequín, para diferenciarla de otras y por su significado, que es un personaje colorido que divierte a la gente.

Ese año, salió la primera generación de la danza. Eran 6 hombres que causaron sensación en el pueblo por su espectacularidad. Al año siguiente, en 1980, se presentaron por primera vez en el Carnaval de Barranquilla, donde han sido merecedores de más de 30 Congos de Oro y otras distinciones importantes.

Además, han representado a las carnestolendas en países como Estados Unidos, Italia, España, Japón, Francia, Marruecos y otros. Se destaca su participación en la declaración del Carnaval como Obra Maestra del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad por la Unesco, que tuvo lugar en París, el 7 de noviembre de 2003.

En 2017 surge el proyecto de las Diablezas Arlequinas, que va en crecimiento y ha tenido buena acogida por quienes han sido testigos de su majestuosidad.

La mujer en el Carnaval

Casi que desde los primeros registros de la fiesta, la mujer cumple un papel importante en el Carnaval. El género femenino tuvo su primera participación en el Carnaval de Barranquilla a comienzos del siglo XX, cuando en el año 1915 Elida de Castro fue nombrada una como presidenta de la junta.

Luego, en 1918, se eligió a Alicia Lafourie Roncallo como primera Reina del Carnaval, figura que este año cumple 100 años.

Las danzas incluyeron en sus bailes a mujeres años más tarde de haber sido estar apareciendo en fiestas del dios Momo. Sin embargo, la presencia de ellas en los bailes de cumbia siempre ha sido necesaria e importante, porque se hace en parejas de hombre y mujer.

Édgar Rey, sociólogo costeño, destaca que sin la mujer, el Carnaval no tendría la esencia de hoy. “Nosotros valoramos tanto la mujer, que la diferencia entre el Carnaval de Río de Janeiro y el de Barranquilla es que en Brasil desnudan a la mujer, y en Barranquilla la convertimos en una diosa de la elegancia”.

La mujer juega un papel determinante en el Carnaval de Barranquilla por ser el epicentro de este, representadas en reinas populares, capitanas de danzas y comparsas, disfraces, diseños de vestidos y atuendos carnavaleros y un sinnúmero de manifestaciones culturales propias de los barranquilleros y su fiesta más importante.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.