Advierten el pésimo estado de los sistemas lagunares, en Atlántico

Advierten el pésimo estado de los sistemas lagunares, en Atlántico

Grupo de ambientalistas se dio a la tarea de evaluar estados en municipios del sur del Departamento

La laguna en Repelón

Este es el panorama que registra la laguna de oxidación del sistema de tratamiento de aguas servidas en el municipio de Repelón, sur del Atlántico.

Foto:

Cortesía. Porfirio Castillo

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
24 de marzo 2019 , 12:53 p.m.

A raíz de haber tenido conocimiento de distintas situaciones que repercutieron en el orden público de poblaciones del Atlántico, y tras concluir que obedecieron a problemas en su sistema de saneamiento básico, Porfirio Castillo Zamora, abogado y ambientalista, conformó un grupo y verificar de primera mano la situación del Departamento en dicho sentido.

Fue así como los días 14 y 15 de enero realizó visita de inspección a municipios del cono sur, conformado por Manatí, Repelón, Luruaco , Candelaria y Campo de la Cruz, para verificar, in situ, y disponer de información actualizada y veraz de los sistemas sanitarios.

Castillo Zamora es un convencido de que, directa e indirectamente, esos sistemas guardan relación con todo el complejo ambiental definido como flora, fauna, suelos y en especial agua que se utilice como fuente de agua cruda para acueductos y para su utilización y consumo en agropecuarias y piscícolas, entre otras.

Cuenta que su objetivo fue definir con precisión el estado actual de los sistemas, su impacto ambiental y plantear con carácter de urgencia algunas alternativas de solución que resuelvan, tal cual como son, exigencias evidentes que no admiten espera por el estado crítico en que se encuentran con grave afectación para la salud y vida de los habitantes, que obligan a tomar definiciones inmediatas, y estratégicas frente a esta problemática.

En el caso de Manatí, municipio ubicado en una zona privilegiada por su cercanía a grandes fuentes de agua como el embalse del Guájaro y el Canal del Dique, el trabajo de campo, por ejemplo, sirvió para establecer que la estación de bombeo de está fuera de servicio hace varios meses.

“Encontramos que la empresa prestadora del servicio justificó que la bomba sufrió un daño grave y que está en mantenimiento. Según la misma fuente, aproximadamente en 10 días estaría instalada y operando, lo que no se dio, aunque hoy en día, debe estar en uso”, está consignado en el informe.

Con fotografías, la investigación denunció que se aprecia el agua residual saliendo de la estación de bombeo directamente al canal de aguas más próximo que se utiliza para el drenaje y consumo de actividades agropecuarias.

En Repelón, se detectó que la laguna, su sistema de tratamiento de aguas residuales, pese a que bajo contrato 098 de 2005, suscrito con la Corporación Autónoma Regional del Atlántico (CRA), se construyó hace más de 10 años, pero nunca funcionó. “Se han efectuado tres inversiones, posteriores a la construcción y aun sigue sin operar”, dice el informe.

Para los investigadores es evidente el problema de contaminación en el municipio sin alternativas de solución inmediatas.

Apariencias de buen estado

En la Laguna de Luruaco en ese municipio, se observa una laguna en aparente buen estado. Allí se pueden ver mangueras instaladas para conducción de agua, al parecer de las tierras vecinas para uso de riego sin autorización alguna.

Pese a que de los sistemas lagunares visitados en funcionamiento, el de Luruaco es el que, al parecer, está en mejor estado, aunque el agua no es apta para el consumo.
Según el informe, al llegar al municipio de Candelaria los investigadores se encontraron con lo que describen como un reactor Uasb que
actualmente no está en funcionamiento.

“Después del reactor se encuentran unas lagunas que deberán ser revisadas para verificar su estado y el tratamiento, en los términos de la Resolución 0631 del 2015, reglamentación aplicable a los vertimientos de aguas residuales domésticas y no domésticas de los prestadores de servicios públicos de alcantarillado, a cuerpo de aguas superficiales. Esto ya plantea otra situación: cuando se elaboraron los proyectos, esta reglamentación no estaba vigente. Si no se cumplió con la anterior, mucho menos con la actual, que es más exigente”, advierte el informe.

La situación en Carreto, en los límites entre Atlántico y Bolívar evidencia, según la investigación, la ausencia de los geosintéticos alguna vez instalados, para la impermeabilización del sistema lagunar.

Allí, el sistema cuenta con tres lagunas en serie, aunque el alcantarillado no está operativo. En el momento se está construyendo.

Por último, en Campo de la Cruz el equipo encontró dos lagunas nuevas. Una de ellas, al parecer, finalizada y la otra en etapa de terminación.

A la fecha, sin tratamiento el agua está llegando a los canales de drenaje, riego y consumo de actividades agropecuarias del distrito construido por el proyecto ‘Atlántico número tres’, para el desarrollo agropecuario y pesquero, lo que soporta el 80 por ciento de la economía de esa región del Atlántico, con graves consecuencias para la salubridad pública y la vida de los habitantes del sur.

Laguna de oxidación en Luruaco, Atlántico

En Luruaco, la situación relacionada con su laguna de oxidación del sistema de alcantarillado es diferente a las de sus vecinos.

Foto:

Cortesía: Porfirio Castillo


El informe muestra el gran impacto que esa situación genera en el ambiente y la salud de los habitantes circunvecinos, caso palpable en la estación de Manatí donde hay familias viviendo casi que dentro de la estación de bombeo.

Con dicho panorama, la investigación concluye que todos los sistemas de tratamiento de las aguas residuales domésticas de los municipios visitados se encuentran en la necesidad de intervenirlos urgentemente para su rehabilitación.

Castillo reconoce que la Corporación Autónoma Regional del Atlántico (CRA) viene trabajando, al igual que la Gobernación, pero no es suficiente.

Aportes a las soluciones

Tras la visita, el equipo que intervino las poblaciones ya mencionadas sugirió, además, que se deberán revisar en detalle las memorias de diseño de cada uno de los sistemas de tratamiento para ajustarlos a la normatividad existente.

También es urgente definir cada uno de los componentes técnicos para evaluar y optimizar la rehabilitación.

“Sin esta información es imposible establecer si lo que está diseñado y construido puede operar eficientemente. No hay otra manera de definir la optimización”, argumenta el equipo investigador.

Redacción Caribe
EL TIEMPO
BARRANQUILLA

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá:

Empodera tu conocimiento

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.