La nostalgia y la alegría se conjugan en Batalla de Flores

La nostalgia y la alegría se conjugan en Batalla de Flores

Artesanos con la satisfacción del deber cumplido despiden sus obras en medio de la tristeza. Crónica

Roy Perez

Este año César Morales, Paraguitas, es uno de los homenajeados y Roy Pérez uno de los más grandes artistas plasticos de Barranquilla le rinde tributo con esta carroza, 'Alma de Marimonda'.

Foto:

Carlos Capella

Por: Jorge De la Hoz Serrano
02 de marzo 2019 , 05:32 p.m.

Cada sábado de Carnaval se cumple el desfile más esperado del año por los gozones de la fiesta, la Batalla de Flores, en el que sobresalen majestuosas carrozas engalanadas con hermosas reinas, tráileres decorados armoniosamente con artistas, personajes de la farándula y música en vivo, entre comparsas, cumbiambas y disfraces como constancia de la tradición folclórica de la capital del Atlántico y la región Caribe colombiana.

En los últimos 10 años, quien hoy es la directora de Carnaval S.A.S, Carla Celia, y su grupo de trabajo han venido uniendo la cultura carnavalera, fortaleciendo la fiesta y ratificando la tradición a una escala que supera la realidad.

Durante unas seis horas, quienes se dan cita en los 4,2 kilómetros en el Cumbiódromo de la Vía 40 pueden apreciar todo ese mundo desbordado de alegría, colores, en el que se destaca la creatividad de las carrozas, obras de arte rodantes, en las que participan, durante meses, diseñadores, escultores, pintores y artesanos, no solo son de Barranquilla sino de toda Colombia, incluso de otras partes del mundo.

Este año son 17 carrozas las que estarán a lo largo y ancho del adaptado escenarios carnavalero.

Aunque para los creadores bajaron la demanda de estas, las que participan no dejan de sorprender por los detalles que las componen y los mensajes que transmiten. Entre ellas existen dos, diseñadas y fabricadas por un mismo artista, 'Alma de marimonda' y 'La novia de Barranquilla', de Roy Pérez, arquitecto y artista plástico de profesión que se ha dedicado a plasmar anécdotas vividas a través de sus creaciones.
Este año, él fue el elegido para rendirle tributo a dos estrellas que alumbran el firmamento carnavalero de La Arenosa, César Morales ‘Paraguitas’ y Esthercita Forero.

Ambas carrozas tienen una historia que contar. ‘La novia de Barranquilla’ relata dos etapas de la vida de Esther Forero, una cuando era joven y la otra cuando maduró pero el amor a su Barranquilla se mantuvo intacto, por tal razón incluye objetos alusivos a sus canciones, como los faroles y la Luna, así como un enorme monocuco (disfraz típico del Carnaval) con alas de ángel, resumiendo que siempre estará en el corazón de los que viven la fiesta.

En la siguiente obra de arte, ‘Alma de marimonda’, se relata como César Morales, ‘Paraguitas’, dejaba de ser él para darle vida a un nuevo ser, que solo busca reírse de la sociedad, mostrando que la vida es una alegría total y llena de colores.
El proceso de construcción de cada carroza se hace con dedicación y amor.

Según Roy, el valor promedio es de 17 millones de pesos, y “es ridículo pensar que esto deja ganancias, ya que lo hacen más por el amor a las fiesta que por el dinero; venimos pensando en los ingresos de esta época y, la verdad, la recompensa es muy poca, pero la satisfacción y el reconocimiento de las personas son los mejores pagos”.

Nostalgia en los ‘carroceros’
Carroza Alma de Marimonda

El alcalde de Barranquilla, Alejandro char; y el jugador de fútbol Carlos 'El Pibe' Valderrama salieron acompañando a 'Paraguitas' en la carroza.

Foto:

Carlos Capella

Luego de, aproximadamente, tres meses trabajando, la hora cero llega.

Previamente, hacia las 10 de la noche del viernes de Carnaval, los carroceros, como se les conoce, comienzan a sacar poco a poco sus a ‘hijas’ a la Vía 40 para colocarlas en el puesto designado por la organización para el desfile de la Batalla de Flores.

Los artistas pasan semanas sin dormir, pero el cansancio es superado por el orgullo que sienten al ver la obra lista.

Todo parece fácil, pero la fase final es considerada la más sensible ya que la mayoría llora al ver la carroza terminada.

“Nos da sentimiento desprendernos de nuestra obra”, afirmó un ayudante de Pérez.

En el caso de Roy Pérez lleva ganado tres Congos de Oro por sus obras de arte. “Es inexplicable lo que se siente al ver la obra en la Vía 40”, afirma.

Eduardo Castillejo es otro artista que se queda sin palabras al definir ese sentimiento; solo dice que es “mucha emoción la que se vive cuando la logística enfila las carrozas en la Vía 40”.

Como algo sublime es descrito el momento justo del paso de la carroza frente a los palcos, según comenta Jassir Daza, quien vive la Batalla de Flores junto a su ‘hija’, la obra de arte hecha realidad.

“Ver lo que tu pensaste y soñaste supera tus expectativas; eso te llena de mucha emoción y admiración”, asegura.

Otra de las piezas artísticas para ver lleva como personaje a ‘El Quijote de la Mancha', por lo que representa la locura que se da en los carnavales, de acuerdo con Álvaro De La Hoz, quien destaca la “felicidad de haber cumplido con la construcción en un tiempo récord”.

El triste final

Las carrozas son consideradas como un arte efímero por los artistas, pero no deja de sorprender su final.

Algunas son desarmadas el domingo por sus propios creadores debido a cuestiones de espacio y de reutilización de materiales.

Otras, en cambio, apenas quedan solas en el sector Barlovento, donde termina el desfile carnavalero, son destruidas sin contemplaciones por parte de recicladores con el fin de quitarle el hierro u otros materiales de alto valor y venderlos, según denuncia Pérez.

“Si se llevaran una figura o una flor eso está bien, porque eso no incide en nada, pero se llevan un podio, una instalación que nosotros podemos utilizar al año siguiente”, anota.

Esta es una práctica que afecta a todos los artesanos, que en ocasiones temen por su bienestar, según lo explica Emerson Torres, ayudante de Roy Pérez. “No esperan que uno se baje y empiezan a desarmarla y ¿Quién se pone a pelear con ellos?, en menos de 30 minutos la desbaratan toda”, señala.

Aunque hay ‘carroceros’ que dicen que este problema ha ido quedando en el pasado. Castillejo y de Daza resaltan el apoyo de la Policía en el sector, que ha incrementado la vigilancia, “logrando que estas puedan volver a las bodegas de donde salieron sin tanto daños como hace años”.

La solución para esta situación la propone y defiende Roy Pérez, quien viene insistiendo ante la Alcaldía y Carnaval para ver la posibilidad de realizar un museo de carrozas, aunque reconoce que conllevaría a una inversión alta. Pérez también sugiere la necesidad de construir un ‘cumbiódromo’ adecuado.

Pero mientras que esto tiene eco en las entidades responsables de la fiesta, la exhibición de las carrozas puede ayudar a que estos actos no se multipliquen.

“La carroza ganadora que sea exhibida para los barranquilleros en el Gran Malecón, ya que no todos tienen la oportunidad de ir a la Batalla de Flores y pagar un palco”, recalca.

JORGE DE LA HOZ SERRANO
Especial para EL TIEMPO
Barranquilla
En Twitter: @Jorgedelahoz2

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá:

Empodera tu conocimiento

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.