Al único presidente afro de Colombia le querían 'blanquear' su retrato

Al único presidente afro de Colombia le querían 'blanquear' su retrato

Juan José Nieto Gil salió del olvido en su natal Sibarco y de Baranoa, donde pasó la infancia.

Presidente negro

Nieto Gil ha recibido en los últimos años reconocimientos en el país.

Foto:

Archivo/EL TIEMPO

Por: Deivis López Ortega
12 de noviembre 2020 , 03:45 p. m.

Los habitantes del pequeño y desconocido corregimiento de Sibarco, en Baranoa (Atlántico), pueden darse lujo de contar con orgullo que viven en la cuna de un presidente de Colombia, y no de cualquier presidente, sino del único presidente afrodescendiente que ha gobernado el país: el general Juan José Nieto Gil.

(Lea también: De esta forma se vino Arena del Río a Barranquilla)

Nieto Gil creció en un finca algodonera que pertenecía a sus padres el 24 de junio de 1805.

Sibarco es una población de 2.000 habitantes, ubicada apenas a cinco kilómetros del casco urbano de Baranoa, donde sus pocos habitantes se dedican a sembrar maíz, yuca y guandú.

Según dicen historiadores, exalcaldes de la región y representantes de la comunidad afro, el hombre se destacó como líder desde muy joven entre los polvorientos callejones de lo que en ese entonces era un caserío.

Fue un hombre muy inteligente hasta tal punto de convertirse en el primer autodidacta que tuvo Colombia

Sin embargo, su estancia duró poco allí, pues se radicó con sus padres en una casa de Baranoa, donde se dedicaron a la fabricación de algodones. Hoy, esa fábrica de algodones es la sede del Palacio Municipal.

De hecho, fue en este municipio donde se formó y tomó las aptitudes para destacarse como un escritor, cuya actividad fortaleció y le dio continuidad cuando se marchó con su familia a Cartagena, en 1811, año en que coincidió con la independencia de esta ciudad.

“Fue un hombre muy inteligente hasta tal punto de convertirse en el primer autodidacta que tuvo Colombia. Ahora esa inteligencia se puede reflejar en la última generación de sus familiares”, aseguró Manuel Patrocinio Algarín, destacado historiador de Baranoa.

Y que se destaque no es para menos, pues don Algarín hace memoria y siempre está dispuesto a recordar como si hubiese sido ayer los grandes acontecimientos del municipio donde vive, a pesar de sus 101 años de vida.

Aunque sea precisamente esa vasta experiencia la que le permite contar con autoridad los comienzos y las huellas que dejó su coterráneo General, para narrarlas lúcidamente, sin que se le quiebre la voz o escuchar la de su interlocutor hasta por un viejo teléfono fijo, porque por mucho celular de alta tecnología que haya, prefiere seguir haciendo uso de ese instrumento inmóvil con auricular y micrófono.

Algarín cuenta, con un tono de orgullo, que esa inteligencia y la expresión de sus ideas a través de las letras llevó a Nieto Gil a levantarse en 1844 como el primer novelista de Colombia, tras escribir y publicar Ingermina o la hija de Calamar.

Presidente negro

En la Casa de Nariño, Juan José Nieto Gil recuperó su lugar.

Foto:

Cortesía Presidencia de Colombia

Su inspiración se originó al frecuentar Calamar, municipio de Bolívar, donde iba en ese entonces el joven Nieto. La obra se dedicó a las costumbres y cotidianidad de la población, ubicada a una hora y 40 minutos aproximadamente de Cartagena, en automóvil.

Siendo Mariano Ospina Rodríguez presidente de Colombia, en Popayán todo estaba revuelto, por lo que Juan José Nieto se proclamó presidente desde Cartagena

Perfilado a la política

Sus espacios de tiempo para la escritura los intercambiaba con sus actividades políticas, a la que se fue perfilando por las “conciencias civiles”, según explica Algarín, a través del partido Liberal. Entonces, encabezó el ejército en la costa para defender las causas liberales.

Así, fungió también como representante a la Cámara, Gobernador de Bolívar, participó en la excursión del obispo Pedro Antonio Torres, de Popayán, y el primer presidente constitucional de Colombia, o lo que en ese entonces se llamaba la Confederación Granadina, entre el 25 de enero y el 18 de julio de 1861.

“Siendo Mariano Ospina Rodríguez presidente de Colombia, en Popayán todo estaba revuelto, por lo que Juan José Nieto se proclamó presidente desde Cartagena. Eso no le gustó al titular, quien lo quiso fusilar, pero el pueblo se opuso y lo condenó con la pena de destierro”, recordó Algarín.

(Le puede interesar: La enfermiza mente criminal del asesino serial colombiano en Chile)

Nieto estuvo en el exilio, en Jamaica, pero luego regresó en 1847.

Para el también poeta y compositor Manuel Algarín, uno de los hechos que le causó tristeza fue el abandono a la memoria del General Nieto Gil, por lo que en los años 90, cuando compuso el vigente himno de Baranoa, lo inmortalizó en una de sus 12 estrofas.

Juan José Nieto, valiente soldado / a la patria, servicios prestó / presidente de los colombianos / tu grandeza orgullo inflamó”, interpretó el historiador, quien el próximo 13 de noviembre cumplirá sus 102 años.

Presidente negro

Un busto en honor a Juan José Nieto Gil permanece en la plaza de Baranoa.

Foto:

Cortesía Ana Perea

Aquí lo tenían olvidado, no conocían a Juan José Nieto y gracias a esta humilde persona que le dio vida, porque lo incluí en una de las estrofas

Relata que además de inspirarse en el arroyo grande, en sus paisajes y en su gente, consideró que el himno del municipio también debía ir dedicado a su hijo ilustre.

“Aquí lo tenían olvidado, no conocían a Juan José Nieto y gracias a esta humilde persona que le dio vida, porque lo incluí en una de las estrofas (vuelve a interpretar la sexta estrofa), por eso se conoce”, estima Algarín.

Y él no está tan alejado de la realidad, pues el retrato del expresidente afrodescendiente, diseñado en 1860 en Francia, seis años antes de su fallecimiento en Cartagena, fue guardado en lo más oscuro del Museo de Cartagena, según descubrió el sociólogo Orlando Fals Borda junto al historiador Moisés Álvarez.

Presidente negro

Los reconocimientos no se han hecho esperar en Baranoa, cerca a su natal Sibarco: el Palacio municipal lleva su nombre.

Foto:

Cortesía Lázaro Escalante

La razón es que a la sociedad cartagenera de ese entonces no lo recibieron de buena manera y, según anotó Fals Borda, había sido enviado a Francia para que fuera blanqueado.

Tras una petición, se hizo un nuevo retrato de Nieto y fue develado a cargo del presidente de ese entonces, Juan Manuel Santos, en agosto de 2018, para incluirlo en la galería de expresidentes, en el Palacio de Nariño.

Y es que Nieto Gil, antes de ser presidente, ya libraba una batalla en contra de la esclavitud. Por ello, firmó el documento con el que se oficializó el derecho a la libertad de la población afrodescendiente.

En la institución, los profesores han venido haciendo conversatorios acerca de esa historia de Juan José Nieto

Espacio en las escuelas

Para Ana Pera, representante de la comunidad afro en Baranoa, la discriminación racial mantuvo en el olvido a Juan José Nieto, por lo que es motivo de orgullo y desde 2014 se trabaja en esta comunidad por el autoreconocimiento y caracterización de la población afrodescendiente.

Incluso, en las escuelas locales, el hijo del municipio tiene su espacio. No solo en las clases de historia, sino también en el nombre de una de las instituciones educativas.

“En la institución, los profesores han venido haciendo conversatorios acerca de esa historia de Juan José Nieto, al igual que la Organización Étnica Afrodescendiente, que ha venido haciendo un resarcimiento frente a la violación de derechos”, indicó la representante de la comunidad, que es compuesta por 350 familias.

Presidente negro

Aspecto de uno de los salones del colegio que lleva el nombre de Juan José Nieto en Baranoa.

Foto:

Archivo/EL TIEMPO

En la actualidad, el olvido al que había sido condenado Juan José Nieto por las élites de antaño es cuestión del pasado. Al menos en su tierra, se le ha hecho reconocimientos que van desde la postura de un busto tanto en Sibarco como en Baranoa hasta declarar Día Cívico el 2 de agosto, fecha en que fue develado el óleo en el Palacio de Nariño.

El hecho se cumplió por medio de un Proyecto de Acuerdo, impulsado por el entonces alcalde del municipio, Lázaro Escalante, en lo que fue el marco de la conmemoración de los 215 años del General, quien fue reconocido como hijo ilustre de Baranoa.

“Juan José Nieto es la representación de la gente pujante que caracteriza al baranoero. Luchó en contra de la esclavitud y hoy gracias a Dios se le reconoce. Siempre fue un líder y partió en dos la historia de Colombia”, opinó Escalante.

(Le recomendamos: Campeón mundial de la salsa sobrevive ahora de la chatarra)

Es así como a ese hijo hoy le están dando su lugar. En Sibarco, en Baranoa, en Cartagena y en Colombia ya no olvidan al que una vez abolió la esclavitud y brindó reconocimiento a la población negra, como era él, Juan José Nieto Gil, el único presidente negro del país.

Deivis López Ortega
Corresponsal de EL TIEMPO en Barranquilla
En Twitter: @DeJhoLopez
Escríbeme a deilop@eltiempo.com

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.