Secciones
Síguenos en:
La casa blanca en la que se incendió la campaña de Merlano
Aída Merlano

Allanamiento de la Sijín a la sede política de Aída Merlano en Barranquilla.

Foto:

Vanexa Romero / EL TIEMPO

La casa blanca en la que se incendió la campaña de Merlano

La congresista Aída Merlano Rebolledo fue suspendida por la Procuraduría. Así ocurrieron los hechos.

Desde hace tres meses, la tranquilidad que se vivía en las calles del barrio El Golf, en el norte de Barranquilla, fue interrumpida por la llegada masiva de personas a la casa blanca de la carrera 64 número 81B-72, donde funciona la sede política de la congresista Aída Merlano Rebolledo, la dirigente conservadora de las entrañas del gerleinismo.

La cuadra donde está la sede política de un momento a otro se llenó de personas y carros que como hormigas llegaban y salían, hasta que el domingo de elecciones la Policía allanó el sitio, lo que a muchos vecinos no sorprendió, porque la tramoya que se ‘cocinaba’ de puertas para adentro se sentía en todo el barrio.

Ese ‘olor’ llevó a los investigadores a develar el sofisticado sistema para la compra de sufragios, como lo denominó la Fiscalía al asumir la investigación. Allí se hallaron 260’441.000 pesos en efectivo, certificados y planillas electorales, mercados, cuatro armas de fuego sin salvoconductos, además de computadores y videos de cámaras, y calcomanías con códigos de barras para hacerles seguimiento a los líderes encargados de la compra de votos en los barrios y pueblos de la Costa, según el balance que entregó el comandante de la Policía Metropolitana, general Mariano Botero Coy.

La cuadrilla de Merlano era el sitio donde se concentraban desde coordinadores políticos o líderes, capitanes, mochileros y hasta los conocidos ‘puyaojos’, estela de personajes que forman parte la estructura clientelista que se mueve en las campañas políticas para capturar votos, cuyas funciones y características han sido estudiadas por investigadores como Ángel Tuirán, de la Universidad del Norte de Barranquilla.

“El que entraba a esa casa salía con su bolsa de mercado y embilletao”, dijo un vecino. “La mayoría era gente de pueblo, algunas se quejaban porque les retenían las cédulas. Eso allí era dando y dando”, aseguró un taxista que trabaja en una estación de la zona y varias veces transportó a potenciales sufragantes. Una cifra revelada por favorecidos da cuenta de que pagaban 40.000 pesos por voto, más 5.000 de transporte.

Aída Merlano es una mujer que nació y se levantó en el barrio Buenos Aires, un sector populoso de Barranquilla. A los 15 años ya era líder juvenil del Partido Conservador de la mano de su padre, Domingo Merlano, trabajador de Julio Gerlein, uno de los contratistas más fuertes del Caribe y el hombre de las finanzas del movimiento político de su hermano Roberto.

REDACCIÓN BARRANQUILLA

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.