‘El sur de Córdoba aún sigue sin la mano tendida del Estado’

‘El sur de Córdoba aún sigue sin la mano tendida del Estado’

Para el cordobés e investigador social Víctor Negrete, lo que sucede era previsible. 

Exodo campesino en Cordoba

Son 2.156 las personas que llevan casi un mes de estar en albergues, en el corregimiento de Juan José, luego de dejar sus parcelas y caseríos en el sur de Córdoba.

Foto:

Archivo particular

Por: Álvaro Oviedo C.
14 de abril 2019 , 02:02 p.m.

Todo lleva a pensar y a deducir que la violencia en el sur de Córdoba, siempre ha estado allí, agazapada, sacudiéndose por temporadas y sacando de su entorno a todo el que se le atraviese

Prueba reciente es el éxodo de familias campesinas, que con sus narraciones llenas de terror, llegan a la zona rural de Puerto Libertador.

El investigador social Víctor Manuel Negrete Barrera lleva décadas estudiando el fenómeno y su punto de vista es el que, a continuación, comparte con los lectores de EL TIEMPO.

Un investigador social como Usted, ¿Cómo ve el panorama actual de su Departamento?
Aparentemente se habían superado muchas cosas, con ocasión, primero cuando la desmovilización del EPL, en el 91; después con la de las autodefensas, 2003 - 2006; luego se pensó que la tensión se iba a reducir con los diálogos de paz de las Farc, pero vuelven a resurgir los problemas de orden público.

¿Por qué vuelven?
Por varias cosas. Primero, por los sembrados del narcotráfico, que no han desaparecido. Los informes dados indican eso, que en los últimos años han aumentado; por lo tanto los grupos que se benefician del cultivo, tráfico y consumo, siguen.

Un segundo factor, ¿Cuál puede ser?
No se ha atendido, como debe ser, las necesidades de los municipios del sur de Córdoba. Hay estudios como los que se acordaron con programas de desarrollo con enfoque territorial, que identificaron muchas necesidades en vías, salud, educación, producción, desnutrición, en fin, que vienen de muchos años atrás, pero que no se han atendido lo suficiente.

Entonces, pese a que ya se saben de las necesidades, ¿Todo sigue en promesas de ayuda…?
Sí. Nos identifican, hay unos acuerdos, incluso se firman y todo lo demás que se reconocen como tal, pero no se resuelve nada.

Destaque algunos de esos acuerdos incumplidos…
Los programas de sustitución de cultivos, que es una buena iniciativa, no cumplieron con lo que debían cumplir. Y en los últimos meses han habido movilizaciones porque no les han girado los recursos suficientes, la comercialización no funciona. En síntesis, el programa no se ha cumplido como debe ser.

¿Es igual con la erradicación ?
Tampoco se ha cumplido.

¿A todo esto, qué dicen las instancias estatales vinculadas?
Nada. Si ellas se esmeraran más por todo eso, y vieran las necesidades, yo estoy seguro que eso podría disminuir.

¿Habría que hacer qué?
Que el Gobierno Nacional tiene que mirar con más atención lo que está sucediendo en el sur del Departamento.

Las cosas llegan de manera esporádica o insuficiente y, prácticamente, el problema sigue igual y esto causa más frustración y desesperanza a la gente

¿Eso incluye militarización?
No solamente eso, sino que los Gobierno Nacional y tanto los de Antioquia como Córdoba, las alcaldías, los concejos municipales, las organizaciones sociales, tengan un papel más activo que cumplir, involucrar a las comunidades y que se atendieran las necesidades de manera constante.

En conclusión, lo que sigue viéndose es que de nada valen firma de acuerdos y anuncios…
Así es. Está bien que se hagan estudios porque ellos dicen la situación es la siguiente y hay que hacer esto, y van a intervenir las autoridades y entidades, entonces viene el asunto del cumplimiento, la instrumentación, ahora sí, pero luego las cosas llegan de manera esporádica o insuficiente y, prácticamente, el problema sigue igual y esto causa más frustración y desesperanza a la gente.

¿En sus análisis cabe el hecho de que a las comunidades, a sabiendas de incumplimientos, cuando llegan las elecciones reeligen al que siempre incumple, o no?
Ese es un asunto muy difícil. Por ejemplo, son comunidades que no tienen ese contacto real con las autoridades encargadas de solucionarles el problema, porque el contacto es a través de algunos miembros que tienen vínculos con los grupos políticos, pero en el sur, muy rara vez, hay políticos que tenga visión y poder decisorio, por ende la representatividad política que tienen es mínima.

A propósito de eso, ¿Políticamente, en dónde se concentra el poder en Córdoba?
Está en Montería, Cereté, Lorica, Sahagún y un poquititico en Montelíbano. Entonces, mientras los municipios del sur no tengan representatividad en la Asamblea, en la Gobernación, en el Congreso será difícil. Además, que lo llega al Departamento del Gobierno Nacional es muy poco, y entonces se lo reparten en donde haya más poder.

¿En resumen, en el caso del sur de Córdoba lo que ha hecho falta son líderes de peso?
Fíjate hay un cosa muy importante y es que el sur de Córdoba es riquísimo, primero en agua, pues allí están los nacederos (Nudo de Paramillo) de los ríos Sinú y San Jorge y sus afluentes; tiene minería, la parte más rica que hay está en Montelíbano con hierro y ferroníquel que abarca a (San José de) Uré, Planeta Rica y Puerto Libertador; el oro en Ayapel; hay carbón, petróleo; y el Parque Natural Nacional Paramillo. El sur es sumamente grande.

Y eso es lo que atrae a los narcos, contrabandistas y demás delincuentes…
Lamentablemente así es. Allí también hay contrabando, narcotráfico por la riqueza misma y su localización estratégica.

Eso mismo ocurre en La Guajira y el centro del Cesar, en medio de abundante riqueza naturaleza, una pobreza social que contrasta y entristece…
Así es. El sur de Córdoba, que es compartido con Antioquia, debe llamar la atención del Estado por su potencial de riqueza natural y procurar por el bienestar social de sus comunidades.

La actual situación de gobernabilidad de Córdoba, ¿Qué tanta incidencia ha tenido en la problemática?
El problema de estos temas es que causa desesperanza en la gente, porque empieza ver que las peticiones que se hacen no se cumplen, o se cumplen a medias. Entonces, prácticamente, la credibilidad se pierde, la comunidad se siente como desamparada y empieza perderse el norte y terminan casi que aceptando lo que el político hace como es comprarles el voto, aceptarles becas, en fin.

¿Cómo vislumbra Usted un futuro a corto plazo, si sigue con esta tónica?
Bueno ahí serían varias posibilidades. Uno, las universidades en el Departamento tienen un compromiso grande con la formación ética de los ciudadanos y futuros profesionales. Sería importantísimo que las universidades, nos ayuden a hacer eso. Segundo, necesitamos que las entidades de carácter internacional nos ayuden con planes y programas efectivos; la vinculación de organizaciones al Departamento a nivel social; las acciones comunales; los ambientalistas; los de las artes; los de cultura tienen que hacer que se les apoye.

¿Algo así como frentes comunes?
En el Departamento hay organizaciones de diversos tipos, pero, prácticamente, están con dificultades para existir, no hay apoyo. También la cercanía de los señores alcaldes, los concejales, reúnanse con las comunidades y concerten programas; la cooperación internacional ayuda mucho, sobre todo en la parte humanitaria.

Investigador social, Víctor Negrete

Victor Negrete lleva varias décadas estudiando la situación socioeconómica de su tierra.

Foto:

Archivo particular

Entonces, lo que uno ve es dispersión y protagonismos individuales…
Necesitamos más unión, porque estamos tan dispersos, pensando en sí mismos, y lo que hay que hacer es cómo nos podemos asociar. Que hay diferencias, claro que sí, pero hay puntos comunes en los que se puede trabajar.

¿Quién cree que debe dar el primer paso, el Estado, comunidades, o...?
El primer paso debe darlo el que tenga mejor conciencia social, pueden ser las iglesias, los gremios económicos, los partidos políticos, las entidades gubernamentales, los organismos de control. Todos que de alguna u otra manera tienen conciencia de las necesidades del pueblo. Deben dejar a un lado las diferencias y estoy seguro, en la medida en que se pongan de acuerdo, es mejor para todos ellos.

Este año electoral es la oportunidad de escoger a quienes los puedan representar, ¿No cree?
Sí, hay que estar pendiente de los problemas. Es importante que la gente elabore su propio plan de desarrollo comunitario para ver qué se puede conseguir, que se reúna y se le plantea al político: ‘Tenemos estas necesidades, generemos estas propuestas, esto es lo que queremos y si usted nos ayuda a conseguirlo, nosotros también los ayudamos’.

¿Es decir, la lucha es por comunidades mejor organizadas?
Claro que sea la comunidad organizada, con su propia gestión haga algo en beneficio propio y no ponga todas sus esperanzas en una sola persona.

Conclusión: Que no esperen todo del Estado y ser menos paternalistas...
Eso, que propongan y hasta ejecuten y no esperar que todo provenga del Estado.

Álvaro Oviedo C.
Editor regional de EL TIEMPO
BARRANQUILLA

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá:

Empodera tu conocimiento

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.