La muerte de universitaria cuyas causas tienen en vilo a Barranquilla

La muerte de universitaria cuyas causas tienen en vilo a Barranquilla

Más de un mes después, la Fiscalía sigue sin determinar si fue homicidio, suicidio o un accidente.

Madelayne

La menor de edad fue encontrada en el bloque B de la sede centro de la Universidad del Atlántico, en Barranquilla. Su muerte, ocurrida el pasado 18 de diciembre, es un interrogante.

Foto:

Vanexa Romero. EL TIEMPO

Por: Barranquilla
23 de enero 2020 , 11:08 a.m.

Con la próxima llegada de Bogotá de tres expertos forenses, entre ellos un arquitecto y un topógrafo, la Fiscalía pretende reconstruir en 3D la escena en la que se presume que murió una joven de 17 años en la madrugada del pasado 18 de diciembre, en el bloque B de la sede centro de la Universidad del Atlántico, en Barranquilla, cuando el campus permanecía bajo el control de un grupo de ‘tomistas’ que fomentaban el paro en esa alma mater de carácter público.

De igual manera, se espera que el teléfono móvil Huawei P20, propiedad de la joven estudiante de segundo semestre de Derecho, pueda ser desbloqueado cuanto antes, también en la capital del país, para extraer mediante equipos especiales la información que almacena y conocer algún detalle que sirva para el avance en las pesquisas, las cuales se han tornado complicadas para el ente investigador, pues no hay suficientes pruebas que lleven a afirmar o descartar que la muerte obedezca a  un suicidio, un homicidio o un accidente.

Lo cierto es que resultados preliminares de pruebas realizadas por el Instituto de Medicina Legal en el momento de la necropsia establecen que el fallecimiento se dio a  causa de un 'trauma craneoencefálico severo en caída en altura' y que la hora de la muerte oscila entre las 4 y las 6 de aquella madrugada.

(Le recomendamos: Misteriosa muerte de joven estudiante en sede de Uniatlántico)

Una fuente de la Fiscalía confirmó que —según relatos recopilados a través de entrevistas realizadas a cinco personas que tuvieron contacto con la joven la noche cuando ocurrieron los hechos, entre ellas, el novio y varias amigas cercanas— se estableció que aquel día, cuando se cumplían 18 días desde el inicio de la toma de la universidad, con el control absoluto del campus, el grupo optó por comprar algunas botellas de licor para departir. 

Sin embargo, cada una de las informaciones de los supuestos testigos coincidieron en que no habían visto ni escuchado nada que los llevara a inferir las circunstancias en las que se produjo la muerte.

En síntesis, los investigadores —algo estancados— enfrentan una especie de limbo ya que no existe una persona en el radar como posible sospechoso de un presunto homicidio, pero tampoco se ha podido afirmar que se haya presentado un accidente o que la menor hubiera decidido quitarse la vida.(Lea también: Muerte de estudiante de Uniatlántico habría sido accidental: Fiscalía)

Yo la imagino todo el tiempo en la sede norte y no en la del centro, por eso me sorprendo cuando me dicen que la encontraron en ese lugar

Últimos contactos

Pero sí se conoció que fue uno de los 'tomistas' de la universidad, el mismo que a las 5 de la madrugada gritó duro "aquí está" para avisar a los demás del hallazgo de la joven sobre un charco de sangre, quien habló con ella por última vez a la 1:30 a. m., tres horas y media antes de conocerse lo ocurrido. 

Roberto Ortega, padre de la joven, agregó que antes de las 9 de la noche del 17 de diciembre, su hija le respondió a través de un chat de WhatsApp que se encontraba bien, aunque a la 1:40 de la noche escribió a una amiga, mediante esa misma vía, la frase "estoy emputada". Este sería su último contacto. 

"Ella se despide de mí el 1.⁰ de diciembre en la casa en la que vivíamos en el barrio El Hipódromo de Soledad, (municipio del área metropolitana de Barranquilla) con un  beso en la frente. "Chao, pa, ya me voy", me dijo, cuando caigo en cuenta, salgo detrás de ella y ya no la encuentro. La llamo y es cuando me indica que se había unido a la toma de la universidad. Yo todo el tiempo me imagino que está en la sede norte y no en la del centro", informó el padre de la menor fallecida. 

Joven

Este es un aspecto de parte del lugar donde fue encontrada la joven, dentro de la Universidad del Atlántico, hace más de un mes.

Foto:

suministrada

Cuenta Ortega que desde el inicio del paro nacional, el 21 de noviembre, notó que su hija estaba bastante obsesionada con el tema de salir a las calles y sumarse a las manifestaciones. "La inspiraba la justicia y le dolía lo que le pasa al país", destacó. 

Visiblemente dolido, el padre de la joven pidió a la Fiscalía celeridad en la investigación, a la vez que recuerda que desde que supo que su hija se había sumado a la toma de la universidad —por el hecho de ser menor de edad— recurrió tanto al ICBF como a una inspección de Policía, con el fin de impedir que estuviera en ese ambiente, pero no pudieron ayudarlo.

"Ella se comunicaba con su madre casi que a diario y también conmigo ya unos días antes de su muerte. El 17 de diciembre alcancé a decirle que estaba comprándoles la ropa de diciembre a sus hermanos y que si quería que nos encontráramos para que comprara, como todos los años, su ropa para el año nuevo. Solo me dijo: 'Pa, estoy bien'", agregó Ortega. 

La llevaron ellos mismos hasta la puerta principal, la subieron a la ambulancia que la transportaría a la clínica San Diego, donde se estableció su muerte a las 7 a. m.

Grafiti y marcas en cuello y muñecas

EL TIEMPO conoció que los resultados preliminares de la necropsia realizada al cuerpo de la menor barranquillera descartaron que en su organismo hubiera algún tipo de sustancia alucinógena y que hubiera sido violada. Sin embargo, en su cuello y muñecas tenía unas marcas.

No obstante, la fuente allegada a la Fiscalía confirmó el hallazgo, pero se concluyó que lo detectado no cuenta con el rigor suficiente para determinar que se relaciona con algún indicio de violencia. En conclusión, es una pista que no sirve para enfocar la investigación con rumbo fijo a una de las tres hipótesis planteadas. 

La reconstrucción de los hechos, de acuerdo con lo explicado por testigos, establece que una vez el sujeto que la encontró gritó despavorido, la reacción de los 'tomistas' fue impedir el acceso de las autoridades y la seguridad de la universidad, para luego cargar el cuerpo con el fin de transportarla hasta la entrada principal, donde esperaba una ambulancia que fue llamada por ellos mismos. 

"La llevaron ellos mismos hasta la puerta principal, la subieron a la ambulancia que la transportaría a la clínica San Diego, donde se estableció su muerte a las 7 de la mañana y se realizó el levantamiento del cuerpo por parte del CTI de la Fiscalía", comentó la fuente.

De acuerdo con lo relatado por las personas interrogadas, la menor reposaba boca arriba sobre un charco de sangre que salió por la única herida que le fue encontrada: la de su cabeza al recibir el impacto. Eso es lo que consignaron los peritos del CTI de la Fiscalía tras haber podido ingresar, algo tarde, a la presunta escena de la muerte de la menor.

Esa mañana, luego de conocerse el deceso, el acceso a la zona se prolongó por más de dos horas, en medio de la salida de los 'tomistas', quienes después de lo ocurrido decidieron salir del campus universitario y levantar la protesta. No se descarta que la escena de la muerte haya sido contaminada, lo que ha complicado sin duda la investigación. 

Todavía se está a la espera del informe completo de la necropsia, la cual, según Medicina Legal, podría tardarse un par de meses, por lo que los investigadores se concentran en lo que pudieron observar en el lugar donde habría sido encontrado el cuerpo. 

Ese sitio, donde aún se puede ver algo de sangre seca, corresponde al costado de las escaleras de la torre dispuesta en esa sede de la Universidad del Atlántico para las clases de cursos libres de la carrera de Idiomas. Uno de los entrevistados, tras asumir que nada sabía de lo ocurrido, sugirió que la joven pudo haberse caído del segundo piso, donde queda un baño. 

Los peritos analizaron lo que pudieron tras su ingreso tardío a la zona, como trazos de sangre que dibujaban huellas de zapatos deportivos.

Llama la atención que en una de las paredes colindantes al lugar donde aparecería el cuerpo quedó consignado un grafiti escrito con sangre que dice: 'Made te amo', y al lado un corazón y una especie de espiral. 

Sobre ese aspecto, el padre de la joven explicó que uno de los 'tomistas' se le acercó y le dijo que escribió ese mensaje como muestra de un amor que sentía por ella como de hermana y casi en el anonimato. " 'Nunca se lo pude decir, y ella era una gran líder', me dijo este sujeto", contó el padre.  

Muerte

Este es el grafiti escrito con la sangre de la menor que fue encontrada en la sede centro de la Universidad del Atlántico.

Foto:

Suministrada

Autopsia sicológica, frenada

La Fiscalía pidió la realización de una autopsia sicológica, una técnica o procedimiento que solo se ha usado dos veces en 20 años en Barranquilla y que consiste en analizar la mente de los seres humanos a través de entrevistas con personas de su núcleo familiar que permitan establecer el estado emocional, en este caso, de la menor que fue encontrada muerta dentro de la Universidad del Atlántico. 

El primero que fue entrevistado como parte de este procedimiento fue Roberto Ortega, padre de la menor, quien manifestó a este medio su inconformismo porque siente que lo que contó a los investigadores se ventiló a personas que no tenían por qué acceder a esa información y que ahora la utilizan para insinuar que su hija se suicidó, cuando él está convencido de que se trató de un asesinato. 

Así las cosas, Karen Villa, madre de la joven, trinó hace un par de días a través de su cuenta de la red social Twitter lo siguiente:

“No he querido conversar porque nada de lo que haga me va a devolver a mi hija, solo por decir que tengo la plena seguridad de que ella no se suicidó y que no pienso decir una sola palabra hasta que Medicina Legal no se digne a dar el informe final, ya lo había conversado con Guillermo Santrichk, funcionario del CTI”. 

Para soportar que el estado emocional de su hija estaba normal, hasta unas horas antes de haber sido encontrada muerta, Villa agregó en el mensaje unos pantallazos de conversaciones con ella a través de WhatsApp que demuestran que ella solo tenía planes para el futuro. 

“Es mi país, es mi educación. Estamos siendo amenazados y me duele”, le dijo en su momento la menor a su mamá.

“Mi hija tenía todo para ser una excelente profesional, luchaba por su derecho a la educación, le dolía ser vulnerada, por supuesto que la apoyaba y no me arrepiento de ello”, sostuvo Villa.

Muerte

Estos son los pantallazos que recientemente publicó la madre de la menor para demostrar que el estado emocional de su hija no era el de una persona que piensa en suicidarse.

Foto:

Tomado de Twitter

De mantener la postura de no acceder a los cuestionarios que hacen parte de la autopsia sicológica, dicho proceso queda suspendido hasta que la madre decida retomarlo, lo que para la Fiscalía se constituye en otra talanquera para poder avanzar en la investigación. 

Por el momento, el ente investigador asegura que no se ha cambiado al fiscal que tomó el caso en un principio. Pero el padre de la menor, Roberto Ortega, tiene entendido que la situación es otra; además, está próximo a contratar los servicios de un abogado para que se encargue de buscar la manera de defender sus intereses. 

"Tengo entendido que hubo un cambio de fiscal y la autopsia sicológica de nada sirve si se filtra la información que surge de las entrevistas que nos hagan. Tengo muchos interrogantes sobre la muerte de mi hija, y los resultados de la necropsia no se conocen. Cuestiono al ICBF, a las autoridades y a la justicia, porque esto que le pasó a mi hija es consecuencia de lo que ocurre dentro de la universidad", manifestó Ortega. 

Por otro lado, el padre admitió que su hija le había manifestado que tenía un noviazgo con un joven de 24 años, conocido como Joel, estudiante de Ingeniería Química en la Universidad del Atlántico. 

Como padre, asegura que le dijo de inmediato a su hija que no le agradaba mucho la noticia porque el muchacho era mayor que ella, pero que optó por no interponerse en la relación, entendiendo lo contraproducente que resulta la represión en la educación de los hijos. 

"Creí que el tiempo de conocerlo iba a llegar en su momento, aunque no me agradaba la idea. Tuve una buena relación con mi hija y como todo, tuvimos nuestros problemas, cuando le negaba un permiso o alguna cosa, pero en general eramos muy unidos, pues vivíamos juntos, pese a que estoy separado de su madre. Me inquieta es que al sol de hoy no conocí al muchacho", amplió. 

A la espera de que de un momento a otro aparezca una pista que permita el avance de la investigación, tanto al padre como a la madre de la menor los desvela el hecho de que su instinto protector los lleva a concluir que ella no se suicidó. Por tal motivo, son relevantes los resultados que arrojen el análisis de la información del teléfono de la menor, la reconstrucción en 3D de la escena de la muerte y la autopsia sicológica.

Por su parte, la Fiscalía se mantiene en que las tres hipótesis, la del asesinato, la del accidente y la de un suicidio, se mantienen completamente abiertas, sin que alguna en particular incline más la balanza.(Le recomendamos: Misteriosa muerte de joven estudiante en sede de Uniatlántico)

REDACCIÓN CARIBE
BARRANQUILLA​

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.