Secciones
Síguenos en:
Entre cultivos de yuca, estudiantes buscan conexión de internet
Bohorquez

Los estudiantes del corregimiento de Bohorquez deben buscar sitios para conseguir la señal de internet.

Foto:

Cortesía de Sharon calvo

Entre cultivos de yuca, estudiantes buscan conexión de internet

En Bohórquez, Atlántico,  el colegio no tiene energía y en el pueblo no hay señal de wifi.

El corregimiento de Bohórquez fue noticia nacional hace 11 años, cuando por la ruptura del canal del Dique, brazo del río Magdalena, quedó bajo una lámina de agua, que lo ahogó y borró del mapa.

Cuando las aguas volvieron a su nivel, los habitantes de este pueblo de agricultores y pescadores, localizado en cono sur del departamento del Atlántico, comenzaron a reconstruir sus casas y lo poco que quedó en pie.

Al poco tiempo llegó el Fondo de Adaptación con inversiones. La primera fue la construcción de la Institución Educativa de Bohórquez, una de las primeras megaestructuras educativas del sur del departamento, que tuvo un costo de 5.080 millones de pesos.

Aquí fueron trasladados los estudiantes de las dos sedes de educación primaria que hay en esa población, además del bachillerato. En total unos 600 niños estrenaron colegio.

(También: Drama en sala de espera: cuando el tiempo se detiene en Barranquilla)

La felicidad les duró poco. Hace casi tres años un daño eléctrico dejó al colegio sin energía. Ingenieros de Electricaribe explicaron que no podían energizar la institución porque tenía problemas, cuyo origen estaba en los diseños. Es decir quedó mal hecho.

Para atender la situación, Cormagdalena, dentro de un plan piloto para energizar los colegios rurales en su área de jurisdicción, ordenó la instalación de 150 paneles solares para generar energía eléctrica, y mejorar condiciones para estudiar. Esto solo alcanzó para el área administrativa, los salones y el resto del plantel siguieron a oscuras.

Los padres deben acompañar a los niños a las afuera del pueblo, donde pueden conseguir señal de internet.

Foto:

Cortesía de Sharon calvo

“Las clases las recibíamos en los pasillos, y a veces fuera del colegio, en cualquier lugar fresco. El calor es terrible en el pueblo”, recuerda Silvana Carbarcas, quien los dos últimos años debió asistir así a clases, hasta que se graduó el año pasado.

“Los eventos los hacen en la mañana, para evitar la sofocación”, agrega la joven, quien dijo que con la pandemia y la emergencia sanitaria el tema fue peor.

Sin señal

Evelin Cabarcas, madre de dos hijos, asegura que al problema de los estudiantes no termina por la falta de electricidad del colegio. Asegura que hay otro igual de grande: la falta de señal de Internet en el pueblo.

Este corregimiento se encuentra sobre la margen de la Troncal de Oriente, que comunica al Atlántico con Bolívar y el interior del país. Es entre Campo de la Cruz, que su cabecera municipal, y el corregimiento de Puerto Giraldo, a una hora de Barranquilla.

(Lea: Familias invaden viviendas de conjunto abandonado en Santa Marta)

Pese a estar en un punto central, aquí no hay infraestructura o antenas de los operadores de telefonía celular, como sí la tienen sus vecinos.

Los habitantes tienen que salir a las fuera del pueblo a buscar donde se pueden conectar. Hay un sitio que le dicen ‘El Correntón’, hasta donde llegan estudiantes y alumnos en busca de conexión, lo mismo que cualquiera persona que necesite hacer una llamada o navegar en internet.

Es un pueblo de gente muy pobre, en donde los padres de familia hacen mucho sacrificio para conseguir la recarga de un celular para que los niños puedan hacer la tareas por wasap, pero ni señal tienen

Para que los estudiantes logren conseguir señal deben meterse entre los cultivos de yuca o maíz, alzar el brazo con el celular y, si tienen suerte, consiguen conectarse.

“Es un pueblo de gente muy pobre, en donde los padres de familia hacen mucho sacrificio para conseguir la recarga de un celular para que los niños puedan hacer la tareas por wasap, pero ni señala tienen”, asegura Cabarcas.

La carretera, por encontrarse en una parte alta, es otro de los puntos donde hay señal. Si pasa por allí no será raro ver a un lado de la vía, a estudiantes haciendo sus tareas de manera imperturbable, pese al ruido de camiones, tractomulas, motos o buses.

Cabarcas recuerda que terminó su bachillerato, haciendo las tareas en un restaurante que se encuentra en esta parte. “Allí la señora me prestaba una silla para hacer las tareas”, dice.

“La gente no se queja. Las guías educativas no son la solución, hay familias donde son tres hermanos y solo un celular, solo uno puede estudiar, el más grande, los pequeños se queden sin estudiar. A veces no hay plata para las recargas”, confiesa Cabarcas.

La mujer pregunta por las tabletas que asegura regalaron al colegio, pero que nunca se las han prestado a los estudiantes, en especial en estos días de pandemia. Cuestiona el modelo educativo que están implementando en el pueblo por la falta de energía y conectividad,

“Los niños están ganando el año, pero sin estudiar, son los padres los que están haciendo las tareas”, subraya.

En un restaurante que se encuentra en la parte alta del pueblo, los niños llegan a buscar señal de internet para hacer sus tareas.

Foto:

Cortesía de Sharon calvo

La Secretaria de Infraestructura del Atlántico, Nurys Logreira, explicó que el problema del colegio se le está buscando solución con el Fondo de Adaptación y la misma Alcaldía de Campo de la Cruz para la reparación del sistema eléctrico.

“Sabemos que el Fondo de Adaptación entregó unos recursos a la alcaldía para atender esta situación”, dijo Logreira, quien confía en que este tema tendrá pronta solución. EL TIEMPO contactó al alcalde de Campo de la Cruz, Richard Gómez, pero no respondió.

Logreira, sobre el tema de la conectividad, dijo que hay varias localidades del departamento con el mismo problema, como es el caso de Chorrera o Repelón, donde no es fácil acceder a la señal de internet.

La funcionaria recordó que hay un plan del Ministerio de las Tics para ampliar la infraestructura de telecomunicaciones y conectar a todo el departamento, “se va a llevar internet a todos los rincones, esto toma tiempo pero se tendrá el servicio”, puntualizó Logreira.

Mientras tanto los estudiantes de Bohorquez seguirán perdidos y abandonado, como si no existieran.

Leonardo Herrera Delgans
corresponsal de EL TIEMPO
Barranquilla
En TW: @leoher69
Escríbeme a leoher@eltiempo.com

Lea más noticias de Colombia

-En Quindío declaran alerta roja hospitalaria

-Los sueños de Santiago, el joven que murió en protestas de Ibagué 

-Agente del Esmad, herido con arma de fuego en Cali

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.