El hombre que lleva 65 años sin cabeza en el Carnaval de Barranquilla

El hombre que lleva 65 años sin cabeza en el Carnaval de Barranquilla

Artículos y contenidos relacionados para el especial multimedia.

Ismael Escorcia, creador de ‘El Descabezado’, sigue aún puliendo este disfraz a sus 89 años de edad.

‘El Descabezado es un disfraz popular que hace parte de la tradición del Carnaval de Barranquilla.

Desde 1954, su creador Ismael Escorcia Medina decidió burlarse de las historias que le contaban en su infancia. La aparición de ‘La Llorona Loca’, del ‘Burro sin cabeza’ y otros ‘espantos’ lo mantuvieron con miedo durante muchos años de su vida.

Fabricar a ‘El Descabezado’ le llevó seis años. En sus inicios era un muñeco con un cuerpo hecho de varillas, vestía una camisa blanca manchada de agua con anilina (compuesto químico) roja para emular la sangre. El disfraz que pesaba aproximadamente 5 kilos, era completado con cabeza cortada hecha de losa y un machete de madera.

“Con el pasar el tiempo todo fue cambiando. Le bajé el peso a 2 kilogramos, utilizando icopor en la cabeza y esponja en el cuerpo; además de lucir un vestido entero de color oscuro, preferiblemente negro o azul; le puse un deposito con agua y menticol para simular que es la arteria que se reventó”, detalla Ismael.

El disfraz simbolizaba lo que él veía desde pequeño y lo complementó con la historia que le contaban sus abuelos y padres para que se portara bien, la del ‘Burro sin cabeza’. Y el mensaje, según su autor, es decirles a las personas que lo que ven en el Carnaval no se debe repetir en la vida.

Unas de las anécdotas que cuenta Ismael, porque lo puso cerca de la muerte, fue que en uno de los desfiles roció agua con anilina y le cayó en una camisa blanca a un espectador, el cual no era de Barranquilla y estaba armado, lo que complicó la situación, por lo que Escorcia decidió cambiar este químico por menticol.

En el año en que nace este disfraz, Adelita Segovia era la soberana de la fiesta popular más importante de Colombia, en la cual se vivió un renacer de una tradición que estaba acostumbrada a lo clásico. En 1954 comparsas como ‘Los Cabezones’ y ‘Las Negritas Puloy’ surgieron, al igual que ‘El Murciélago’, ‘Cantiflas, y ‘María Moñitos’, que luego se popularizaron y multiplicaron en las carnestolendas.

“Así como la Semana Santa obliga a la oración y al respeto, ésta del Carnaval convoca a la del relajo y la concupiscencia. El que peca y reza empata, dice el adagio popular”, mencionó Alfredo De la Espriella, en su Centenario de la Batalla de Flores 1903 -2003

Espíritu fiestero

Ismael Escorcia Medina nació el 17 de diciembre de 1930. Hoy, a sus 89 años, se dedica a reírse, gozar su vida y a pulir cada una de sus obras de arte.

Asegura tener un buen estado de salud y fuerza suficiente para seguir viviendo el Carnaval. “Dentro de mí tengo, desde mi primer día de gestación, eso que llaman Carnaval”, relata entre risas Ismael.

Dice que cuando cumplió 5 años observaba en su casa de Calamar (Bolívar), que los cadáveres de la guerra de los conservadores, liberales y grupos armados pasaban por el río Magdalena sin cabeza o sin alguna extremidad, lo que le llamó la atención al descubrir que ya no eran cuentos sino realidad.

En el año 1948 cuando se registró el asesinato del entonces candidato a la Presidencia de Colombia, Jorge Eliecer Gaitán, el niño atemorizado, se había convertido en todo un joven y sus miedos a la muerte habían desaparecido.

A sus 19 años, comenzó a reflexionar sobre lo que guardó en su mente y cómo mostrarlo a los demás, a través la creación del hombre sin cabeza.

‘El Descabezado’ a lo largo de su vida ha podido reflexionar sobre sus acciones; aunque no se considera un santo, reconoce que Dios lo ha guardado de muchas cosas.

“Yo sé que Dios existe, me han atracado en varias ocasiones, pero a los días puedo recuperar aún más de lo que me quitaron”, asegura.

Escorcia cree haber encontrado la solución para que todo salga bien. “Uno debe hacer las cosas sin saber cuales serán los resultados”, añade.

Del miedo a la pasión

Las historias de miedo se habían apoderado de la cabeza de Ismael Escorcia, lo que no sabía era que, con el pasar del tiempo, entendería que esto era una forma de hacer que respetara algunas horas del día ó que hiciera algo que era por su bien.

Al ver con sus ojos cadáveres de hombres sin cabeza o sin alguna extremidad bajando por el río Magdalena, se puso a trabajar en la traducción de los hechos.

Laboraba en las Empresas Públicas de Barranquilla y en su hora de almuerzo se dedicaba a ver cómo podía materializar sus pensamientos. “Venía a comer a mi casa y me reposaba fabricando una cabeza humana, ponía un espejo alfrente y miraba como iba quedando, hasta que salió lo que quería”, cuenta.

Este miedo se convirtió en una pasión de toda una familia. Hoy Wilfrido Escorcia Salas, Rey Momo del Carnaval de Barranquilla 2009, junto a Wilfrido Escorcia Camargo Jr., Wilfrido Escorcia Ramírez y Rafael Del Toro Escorcia, preparan junto con el creador, cada año, a ‘Los Descabezados’ de los carnavales. Cuatro generaciones componen este disfraz colectivo.

“En los carnavales de Barranquilla salimos todas las generaciones. Ahora involucramos a vecinos y amigos del barrio el Santuario (Barranquilla) y el Concord (Malambo, Atlántico) quienes aman vestir el disfraz”, sostiene el Rey Momo 2009.

Homenajeados

Se cumplen 65 años de existencia de ‘El Descabezado’ y una de las satisfacciones que más siente Ismael es cuando el disfraz lo representaba el solo y las personas le preguntaban “¿Ajá Guillo el mismo?”, lo cual lo motivó a realizar arreglos y modificaciones hasta tener más de 10 personajes en la actualidad.

Carlos ‘El Pibe’ Valderrama, Édgar Rentería, Joe Arroyo y Diomedes Díaz, Fidel Castro, Jorge Eliécer Gaitán y Pedro ‘El Escamoso’ son otros personajes que acompañan al colectivo familiar.

Anteriormente iban con un machete de madera en la mano y en la otra con su cabeza, ahora en llevan un objeto característico del personaje, por ejemplo, Diomedes Díaz lo acompaña un micrófono y al ‘Pibe’ un balón de fútbol.

“Las personas no lo ven como homenaje, pero yo se lo hago a cada personaje que he realizado”, afirma Escorcia.

Actualmente, el disfraz colectivo es representado por cuatro generaciones de la familia Escorcia, y se le suman aquellas personas que quieren tener un espacio Como vecinos y amigos en donde se les da un ‘descabezado’ para que disfruten los carnavales en cada desfile. “Todo este proceso generacional ha logrado el avance del descabezado”, señala Wilfrido Escorcia Salas, uno de las generaciones.

Cada generación tiene una historia diferente que contar de ‘El Descabezado’, pero también buscan seguir con el objetivo de su fundador salvaguardar la tradición y trabajar por desmitificar el disfraz, mostrando el verdadero mensaje y no el de terror que se creó alrededor de este.

Este disfraz se ha convertido en un símbolo de varios eventos, no solo del Carnaval de Barranquilla. Este año, el Carnaval de las Artes y el Festival de Cine internacional de Barranquilla, , lo tuvieron en cuenta en sus agendas.

"Si todo esto se ha dado de 10 años para acá, creo que ‘El Descabezado perdurará por más tiempo”, concluye Wilfrido

Jorge De la Hoz Serrano - special para EL TIEMPO - Barranquilla

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.